Compartir
Publicidad

Por qué Google Allo y WhatsApp pueden no jugar en la misma liga

Por qué Google Allo y WhatsApp pueden no jugar en la misma liga
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay temas, empresas y personas que siempre son noticia aunque estrictamente no emitan nada nuevo. Tenemos ejemplos clásicos como Apple y algo más recientes como Musk, pero hoy el protagonista está siendo Google. Esta mañana (bien tempranito) Google estrenaba Allo, una de las dos apps que anunciaba en el pasado Google I/O centradas en la comunicación, aunque cada una girando en torno a un eje distinto: Duo en las vídeollamadas y Allo en los bots de asistencia y la mensajería instantánea.

De ahí que las miradas en seguida se haya puesto en la que apunta a ser la competencia directa, sonando los habituales que de hecho hemos reunido esta mañana. No obstante, Google parte de un concepto distinto a la app de mensajería por antonomasia, WhatsApp (y no sólo ésa). ¿Es realmente la compañía de Facebook la que está en el punto de mira de Google con Allo?

Cuando la mensajería suena, WhatsApp lleva

No hace mucho hablamos de la evolución que estaban tomando las apps de mensajería del territorio Zuckerberg, dado que su criatura Facebook es la matriz de Facebook Messenger y WhatsApp; una siendo esqueje y otra a golpe de talón. Como vimos, justo esos tres productos ocupan el pódium no sólo de apps de mensajería (Facebook per se no lo es), si no de servicios sociales.

WhatsApp llegó ahí por nacer en el momento adecuado (hace unos seis años) y de la manera adecuada, cuando ante él había un latifundio muy fértil de usuarios a nivel global a explotar, Facebook tres cuartos de lo mismo y Messenger con el empujón que da venir del gigante social virtual más grande de la historia. Otros más recientes (y, según se mire, más completos) siguen a un abismo de éstos, como puede ser Telegram (unos 100 millones MAU) o LINE (unos 250 MAU), por lo que el factor costumbre o "lo conocido" pueden ser algo básico para posicionar bien al margen de las características.

Si el colchón de usuarios del alma mater cuenta es un empujón significativo para subir en esta lista, Google lo tendría hecho

Por tanto, ser nuevo penaliza según el caso, es decir, si entras sin ir de la mano de nadie y captando la atención por linaje. De este modo, si el colchón de usuarios del alma mater cuenta es un empujón significativo para subir en esta lista (o directamente colocarse), Google lo tendría hecho, con una comunidad de usuarios casi incalculable si nos basamos en las consultas al buscador (con unos 3 billones de consultas en un año, según DMR). La pregunta es: ¿busca desbancar a WhatsApp?

¿En qué quiere ganar Google con Allo?

Allo parte de un fundamento completamente diferente de WhatsApp

Sólo Sundar Pichai y compañía sabrán los objetivos a cumplir por Allo, pero lo cierto es que el producto parte de un fundamento completamente diferente de WhatsApp. Es indudablemente una app de mensajería, pero quizás aquí el apelativo más exacto no sea "el WhatsApp de Google", sino "el Facebook Messenger". Allo pretende que olvides servicios externos para las acciones que más comúnmente realizas desde tu smartphone (dejando a un lado de momento el escritorio), y de modo más secundario que hables con tus contactos.

Cebo hay, porque nace con stickers y decoración de fotos, los últimos reclamos de moda en servicios sociales. Pero no vemos un énfasis en las características de la mensajería, no al menos por encima del protagonismo que se lleva el bot @google, o mejor dicho Google Assistant. Porque también recientemente hemos tenido una pista de hacia dónde va Google con sus productos: la comunicación inteligente.

Google Allo

Quizás aquí la jugada vaya más allá de ejercer de gallina clueca y hacerse un hueco en esa vertiginosa clasificación por millones de usuarios mensuales activos, más aún teniendo en cuenta ese factor costumbre que mencionábamos. Google parece estar orientando los cambios para perfilar una plataforma que aún consolide más su omnipresencia, de modo que ésta sea un elemento constante en nuestras actividades hasta el punto de ser, como en este caso, un interlocutor más en nuestras conversaciones. Es decir, no un rival de WhatsApp, sino algo mucho más ambicioso.

No obstante, la intención cuenta pero no determina y a Google, con todo su poder, también le han salido mal algunas cosas. Un claro ejemplo es de hecho el germen de Allo (y Duo), Hangouts, si bien el más representativo es el siempre discreto Google+. El objetivo puede ser abanderar la evolución hacia una mensajería inteligente y un entorno permanentemente asistido por inteligencias artificiales que estén a nuestro servicio, y Google cuenta con ventajas en cuanto a billones de datos y usuarios activos, pero faltará ver si éstos aceptan al chico nuevo en la ciudad.

En Xataka Móvil | Google Allo contra WhatsApp, FB Messenger, Skype y Telegram: ¿ha subido Google a primera división?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos