Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cómo, cuándo y por qué controlar nuestro pulso día a día con la SmartBand 2

Cómo, cuándo y por qué controlar nuestro pulso día a día con la SmartBand 2
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
image

Registrar nuestra actividad se está convirtiendo en una necesidad para muchas personas. La recogida de datos que nos facilitan smartphones, smartwatches y pulseras cuantificadoras hacen que podamos llevar un registro preciso de nuestro día a día. Por eso vamos a ver cómo, cuándo y por qué controlar nuestro pulso día a día con la SmartBand 2.

No todos los dispositivos son igual de precisos a la hora de recoger nuestra actividad. El smartphone nos puede servir, pero no siempre lo llevamos en el bolsillo. El smartwatch ya es mucho más preciso, pero muchas personas prefieren sacrificar funcionalidades a cambio de un dispositivo como la pulsera cuantificadora ya que casi no te das cuenta que la llevas puesta. Este es el caso de la SmartBand 2 de Sony, un dispositivo muy ligero y discreto con el que tomar datos de tu día a día.

Cómo controlar nuestro pulso día a día

Entre otros muchos sensores que incluye la SmartBand 2 se incluye un pulsómetro que será el encargado de registrar nuestro pulso. Lo único que tenemos que hacer es llevar la pulsera puesta para que vaya recogiendo todo los datos. Luego una vez que los conectemos con el smartphone a través de Bluetooth los datos pasarán a la aplicación SmartBand 2.

Desde esta aplicación podemos ver el registro de las pulsaciones junto con los datos de la variación de frecuencia cardiaca tanto en reposo como en situaciones de esfuerzo. Luego nos tocará determinar si ese esfuerzo que aumenta nuestras pulsaciones se debe a una emoción que estamos viviendo a un ejercicio físico que practicamos, etc.

Toda la actividad queda registrada en la app, por lo que podemos recurrir a estos datos cuando lo necesitemos. Desde la propia aplicación nos advierten que no se trata de una app médica, pero si puede ser interesante para ayudar a medir cualquier anomalía que podamos sufrir en nuestro ritmo cardiaco.

Cuándo controlar nuestro pulso con la SmartBand 2

Lo bueno de la SmartBand 2 es que es una pulsera muy ligera, con sólo 25 gramos de peso y de dimensiones reducidas, 40,7 x 15,3 x 9,5 mm, por lo que podemos llevarla sin darnos cuenta y controlar en todo momento nuestro pulso. A ello nos ayuda su batería de dos días de duración, que podemos alargar hasta cinco con el modo STAMINA.

Esto nos ayuda a controlar pulsaciones cuando estamos en reposo, viendo la tele, leyendo o descansando. Es el momento donde tendremos un ritmo cardiaco más bajo. Después subirá ligeramente con una actividad física normal, cuando paseamos, estamos por casa de un lado para otro, etc. Un caso especial de reposo será cuando estemos durmiendo, momento en el cual también tendremos datos que nos ayudarán a comprender si hemos descansado bien o no.

También es importante medir nuestro pulso en situaciones de esfuerzo, normalmente cuando estamos haciendo deporte. Si salimos a correr, a montar en bici o a nadar, puesto que la SmartBand 2 tiene resistencia al agua IP68 hasta 3 metros de profundidad. De esta forma podemos ver como una mejor condición física influye en nuestras pulsaciones y a medida que nuestro entrenamiento es mejor, toleramos mejor los esfuerzos puesto que nuestro corazón disminuye el ritmo de pulsaciones.

Por último, tenemos otra situación especial en la que podemos ver que nuestro pulso refleja valores altos en función de diferentes emociones. Simplemente puede dispararse cuando estamos viendo un evento deportivo por la tele, estamos en el trabajo y hemos sufrido una situación de estrés por un plazo de entrega o nuestro jefe nos ha dado una reprimenda por cualquier motivo.

Para poder identificar en cada momento que tipo de situación se está midiendo tenemos a nuestra disposición la app Lifelog, donde tenemos datos de nuestro pulso que nos indica en qué momento del día se tomaron o qué tipo de actividad desarrollábamos en ese preciso instante. Esto también se relaciona con información de nuestras comunicaciones o entretenimiento que hemos llevado a cabo con el smartphone.

Por qué controlar nuestro pulso

Smartband2

Una de las opciones que nos facilita esta medición es detectar situaciones en las que no hemos descansado bien durante la noche, donde la fase de sueño profundo tiene una duración determinada y que ocurre cuando se interrumpe. Nos ayuda a ver si estamos más alterados de lo normal o las preocupaciones nos impiden tener la tranquilidad necesaria para descansar.

Por otro lado al medir periódicamente nuestro esfuerzo vamos a ser capaces de saber hasta donde podemos llegar. A medida que vamos realizando una actividad física de forma periódica somos capaces de fijarnos objetivos de mejora en función de cómo ha evolucionado nuestro pulso durante la última actividad.

Y todo ello nos va a facilitar tener una mejora en nuestro estado físico, gracias a un conocimiento más completo de nuestro ritmo cardiaco podemos ir estableciendo metas en las que veremos poco a poco cómo reacciona nuestro cuerpo. No se trata de convertirnos en atletas profesionales, pero si buscar una mejora en nuestro bienestar en el día a día gracias a los datos que nos aporta la SmartBand 2.

Pero también en las actividades del día a día, donde podemos controlar el nivel de estrés que llevamos, del que muchas veces no llegamos a ser conscientes del todo. Gracias al control del pulso podemos tener datos precisos y tomar las decisiones adecuados para tratar de reducir nuestro nivel de estrés diario.

En Espacio Sony

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos