Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

El ayer, el hoy y el mañana de las tarjetas SIM: ¿qué pasará con ellas?

El ayer, el hoy y el mañana de las tarjetas SIM: ¿qué pasará con ellas?
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
image

Las tarjetas SIM, acrónimo de Subscriber Identity Moduler, llevan con nosotros desde los años 90 -aunque su desarrollo empezó a principios de los 80- y probablemente sigamos necesitándolas unos cuantos años más. Las tarjetas SIM son el núcleo de nuestro teléfono, las que autentifican nuestra identidad ante la operadora y nos vinculan con nuestro número. Se trata de un estándar internacional surgido en Europa, dada la necesidad de homogeneizar las comunicaciones en el continente.

Las tarjetas SIM se crearon para autentificar la identidad de los usuarios que se conectaban a las redes GSM sin la necesidad de verificar el teléfono móvil al completo, algo que se agradece puesto que muchos de nosotros cambiamos más de smartphone que de cualquier otro gadget. Además, las SIM actuales son capaces de guardar información del usuario como son sus listas de contactos y sus datos, mensajes de texto y su configuración.

Las primeras tarjetas SIM eran del tamaño de una tarjeta de crédito, pero por suerte se han ido reduciendo mientras iba aumentando su capacidad de almacenamiento de datos. Después de la SIM original, surgida en 1991, apareció la mini SIM en 1996 con unas medidas de 2,5 x 1,5 centímetros; en 2003 vimos llegar la micro SIM que reducía levemente su tamaño a 1,5 x 1,2 centímetros; y en 2012 aparecieron las nano SIM con unas dimensiones de 1,23 x 0,88 centímetros.

El futuro de las tarjetas SIM, la embedded SIM

sim

La nueva propuesta de la GSMA es lo que han llamado embedded SIM, una tarjeta SIM que reducirá su tamaño hasta los 0,6 x 0,5 centímetros. La embedded SIM, como bien indica su nombre, irá soldada directamente a un circuito integrado y está pensada para aquellos dispositivos que no necesitan que se cambie la SIM, es decir, está pensada sobre todo para conectar los aparatos a internet, desde coches hasta neveras pasando por cualquier gadget que precise estar conectado. Se espera que los primeros aparatos que incluyan una embedded SIM lleguen al mercado este mismo año.

De todos modos que la SIM esté soldada al circuito no significa que no se pueda modificar, puesto que se podrá alterar su configuración original de forma inalámbrica. Esto elimina la necesidad de ir cambiando las tarjetas SIM y reduce los costes logísticos y de gestión, sobre todo a nivel industrial.

La embedded SIM ha sido acogida por buena parte de las operadoras telefónicas y fabricantes de gadgets como modelo para las comunicaciones entre máquinas, pero su futuro como SIM para smartphones y tablets puede ser complicado y a la vez disruptivo. La facilidad para cambiar la configuración de la SIM de forma inalámbrica permitiría que los usuarios cambiaran de operador de forma habitual, y por ejemplo se podría contratar cada servicio con un operador diferente lo que podría llegar a modificar el panorama comercial de las tarifas de las operadoras. Pero no sólo eso, también aumentaría su necesidad de vender móviles sin liberar.

Las embedded SIM han llegado para quedarse. Varios fabricantes de automóviles ya han anunciado modelos para 2015 que incluirán esta tecnología y parece evidente que en el internet de las cosas basará su modelo de conectividad en este nuevo formato de tarjeta SIM. La pregunta es cómo se adaptará la embedded SIM a los smartphones y cómo la gestionarán las operadoras.

Por parte de los usuarios hay que suponer que no habrá problemas: podremos utilizar diferentes smartphones o aparatos con una sola SIM evitando tener que hacernos duplicados, y aquellos que necesiten más de un número -el personal, el del trabajo, etc.- podrán tenerlos todos en un único smartphone sin la necesidad de utilizar móviles con doble SIM.

En Espacio Sony:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos