Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Esto es todo lo que necesitas saber si quieres pagar desde tu smartphone

Esto es todo lo que necesitas saber si quieres pagar desde tu smartphone
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
image

Una de las funcionalidades que también nos ofrece nuestro smartphone es la posibilidad de realizar pagos a través del mismo. Hace tiempo que se habla de esta cuestión y tanto entidades financieras, fabricantes, como los principales sistemas móviles han desarrollado sus soluciones al respecto y para finalizar las soluciones independientes. Por eso no esta de más hacer un repaso para saber qué necesitas si quieres pagar desde tu smartphone.

Esto por lo que nos toca a nosotros, porque luego el establecimiento donde nosotros tenemos que realizar el pago también tiene que tener un TPV que admita dicha forma de pago. En España hay ya un porcentaje muy importante adaptados para recibirlos, aunque no siempre lo ofrecen o tienen los conocimientos necesarios para utilizarlos.

NFC, la clave para la comunicación entre smartphone y TPV

El NFC (Near Field Communication) es la tecnología de comunicación inalámbrica de corto alcance que permite que intercambien datos entre el TPV y nuestro smartphone. Para ello tenemos que acercar ambos dispositivos para que puedan establecer la comunicación. Por lo tanto es una característica de tu terminal que tendrás que tener activada en las opciones de conectividad.

Dentro del protocolo NFC existen dos tipos de modo de funcionamiento, el activo, donde los dos terminales que contactan generan su propio campo electromagnético para comunicarse, y el pasivo donde sólo uno de ellos genera el campo para comunicar y solicita la aprobación al otro.

En este caso de los pagos por móvil, donde es el TPV del comercio el que actúa como emisor y realiza la petición de pago que recoge nuestro teléfono y transmite a la aplicación encargada de ejecutarlos, que debe autorizar y gestionar los mismos.

El punto fuerte de este protocolo a nivel comunicaciones es la rapidez con la que tanto emisor como el receptor se comunican entre sí. También la comodidad que representa, puesto que el móvil es algo que siempre suele estar mucho más a mano que la propia tarjeta de crédito. Hoy en día siempre lo tenemos localizado y está a nuestro alcance.

Respecto a la seguridad del sistema, debido al corto radio de alcance de la tecnología, aproximadamente unos 20 centímetros, es complicado que un tercero se interponga e intente captar los datos transmitidos. Por lo que respecta a los datos almacenados ya depende de la aplicación que hemos elegido, nuestra cartera electrónica, para su gestión.

Si nuestro teléfono no dispone de NFC, algunas entidades bancarias facilitan una pegatina que podemos poner en la parte trasera del terminal que nos implementa esta función y que permite la comunicación entre la cartera electrónica y el TPV para realizar los pagos. Es una buena opción para los teléfonos que no soportan este protocolo de comunicación.

Cartera electrónica, la gestión de las tarjetas de crédito y los pagos

La aplicación que se encarga de la gestión y autorización de los pagos es nuestra cartera electrónica. Aquí podemos optar por buscar una solución que nos ofrezca nuestra entidad financiera, como por ejemplo BBVA Wallet, CaixaMovil store, o Santander, por citar tres ejemplos. También tenemos la opción de utilizar las que nos ofrecen otros independientes, Google Wallet o también operadores de teléfonos como Vodafone. Los iPhones utilizan Apple Pay que por ahora no está disponible más que en Estados Unidos.

En nuestra cartera electrónica podemos asociar una o varias tarjetas de crédito. De esta forma a la hora de pagar podemos elegir a cuál de ellas le realizamos el cargo. Una vez recibida la petición de pago, la cartera nos solicita autorización para ello y la introducción de nuestro número PIN en caso de ser necesario. Una vez efectuado el pago, el comprobante queda automáticamente almacenado en la misma.

Para los pagos menores, por lo general de un rango inferior a los 20€ no suele necesitarse introducir el PIN, aunque este límite depende un poco de la aplicación utilizada. Esta característica nos ahorra mucho tiempo, tanto a nosotros como a los comercios si sólo vamos a comprar un par de cosas o simplemente pagamos un desayuno o una comida en un restaurante. La agilidad que nos ofrece es importante cuando vamos con prisas.

La cartera electrónica es muy útil a la hora de llevar un control de gastos efectuados, de manera que en nuestra aplicación tenemos todos los justificantes y no tenemos que estar pendientes de los incómodos resguardos en papel que en poco tiempo además puede que no podamos leerlos debido a las características de las impresoras térmicas.

¿Y si pierdo el móvil?

Smartphone

Uno de los miedos que muchos tienen a la hora de decidirse a introducir los datos de sus tarjetas en el smartphone es qué ocurre cuando perdemos el teléfono. En estos casos, cada cartera electrónica tiene sus propias medidas de seguridad.

Por lo general la información se guarda cifrada, por lo que en este sentido es bastante complicado que puedan acceder a los datos. Por otro lado, si nos hemos dado cuenta o hemos sufrido un robo, siempre podemos bloquear o anular las tarjetas rápidamente, con lo que nuestras finanzas estarán a salvo. Si sólo se ha tratado de un olvido o que hemos dejado nuestro teléfono al alcance de ojos indiscretos, el acceso a la cartera electrónica también suele estar protegido con contraseñas.

La cartera electrónica, si es de nuestra entidad bancaria, también nos puede ayudar a detectar si se ha realizado algún pago sin nuestra autorización, ya que los comprobantes nos llegan a través de las notificaciones, por lo que al primer movimiento extraño, podemos bloquear la tarjeta directamente desde la aplicación.

Experiencia de compra

Pagar parking con el smartphone

Respecto a la experiencia de compra y las diferencias al pago con tarjeta de crédito, la principal ventaja que nos ofrece para mi está en los pagos menores. En este caso, al no tener que introducir el PIN es mucho más cómodo y rápido. El inconveniente es que estos pagos que normalmente se realizan en efectivo, muchos negocios no quieren pasarlos por tarjeta, por lo que no están muy por la labor de ofrecer este tipo de pagos para las compras más menudas.

También el control de los pagos ya que si utilizamos mucho la tarjeta hay cosas que se nos pueden haber pasado por alto o simplemente no nos acordamos. La cartera electrónica nos puede añadir algún dato, como la localización, de dónde hicimos el pago que nos puede ser de utilidad. Sólo por esta cuestión ya me merece la pena tener esta app, y luego asociar la tarjeta o no ya es cosa de cada uno.

En mi caso, los supermercados de mi zona disponen de TPV Contactless, por lo que generalmente la utilizo de forma habitual. Sin embargo, me he encontrado en muchos sitios que aunque lo tienen, desconocen que pueden ofrecerlo o simplemente no saben activarlo, por lo que lo de dejar la tarjeta en casa todavía no es posible.

En Espacio Sony

Imágenes | Wikipedia | Jason Tester Guerrilla Futures

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos