Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Juegos en el móvil: la tecnología que los hace posibles

Juegos en el móvil: la tecnología que los hace posibles
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Tweets por @Qualcomm_ES
\"image\"

Entre las aplicaciones que más recursos hardware demandan están los juegos. Los mejores destinados a dispositivos móviles, como teléfonos y tabletas, exprimen todas las posibilidades del terminal al máximo, desde el procesador, pasando por la GPU, la batería y terminando con los sensores. La jugabilidad depende no sólo de las bondades del software, sino también del hardware que hay detrás.

Aunque el mercado de juegos para móviles es ahora el más pujante, frente a consolas o equipos de escritorio, su inicio fue mucho más modesto. En la época en que los teléfonos servían para mantener conversaciones y poco más, algunos fabricantes incorporaron pequeñas piezas de entretenimiento que se programaban directamente en código máquina. Ese valor añadido tuvo un gran éxito.

Juego arcade para móvil

Imagen | Wikimedia

De aquellos terminales en blanco y negro, hasta los modernos smartphones, se ha recorrido un largo trecho, tanto en la programación y concepción de los juegos, como en el hardware de los dispositivos. Tecnologías como J2ME y Qualcomm Brew (Binary Runtime for Wireless), del que ya os hablamos en la segunda parte de la historia de la compañía, han contribuido a mejorar hasta límites inimaginables los primeros juegos para móviles.

h2. Hardware móvil para juegos

Si los juegos para móviles han cambiado, el hardware que los hace funcionar también. Ahora disponemos de procesadores que tienen varios núcleos, respetables cantidades de memoria, GPUs capaces de trasladar a la pantalla con velocidad fulminante todos los cálculos asociados a los gráficos, y mejoras constantes en las capacidades de conexión (porque la tendencia es no jugar solo, sino con otros usuarios).

En medio de todo esto, está la eficiencia energética, porque de nada sirve jugar con el último título plagado de posibilidades, si en mitad de la partida te quedas si batería.

La electrónica móvil de consumo ha progresado gracias a la solución tecnológica denominada SoC (System-on-Chip). Si los juegos sacan todo el jugo del hardware, la integración de componentes consigue mayor rendimiento en todos los aspectos frente a otras soluciones.

Esquema del Qualcomm Snapdragon 800

h3. CPU y GPU

Tanto CPU (Central Processing Unit) como GPU (Graphics Processing Unit), son procesadores. La CPU suele constar de varios núcleos (2 ó 4 es lo normal), y está especializada en el cálculo secuencial.

La GPU consta de muchos más núcleos (centenares), y está especialmente concebida para cálculos en paralelo, en operaciones de coma flotante, dividiendo una tarea en muchas partes, procesando todas a la vez. Su cometido principal es aliviar al procesador principal de los cálculos asociados a los gráficos (geométricos).

La CPU se emplea con carácter general, y en los juegos en particular, para cálculos mecánicos, mientras que la GPU procesa la información que le llega del procesados principal en forma de vectores.

Estos vectores se transforman en primitivas (triángulos, rectángulos, círculos, etc.), que tras su procesamiento se convierten en píxel, a los que se aplica, antes de ser enviados a la pantalla, texturas, efectos de suavizado y otros como sombras, niebla, y aspecto tridimensional. La intervención de la GPU supone mucha más capacidad y potencia de cálculo, y un resultado más realista en la escena del juego.

The Dark Knight Rises

Ahora bien, las GPUs han avanzado tanto que han trascendido el primer uso para el que fueron concebidas, de tal forma que también se aprovechan para descargar al procesador principal de tareas que se pueden procesar en paralelo, aunque no usen vectores. Este es el caso de la descodificación de vídeo. Los navegadores web modernos aprovechan igualmente la GPU para acelerar la representación de imágenes y otros elementos contenidos en las páginas web.

h3. Juegar en línea

El juego en línea con otros usuarios requiere un, cada vez más intenso, intercambio de flujo de datos entre los participantes. Aquí entra en escena la capacidad de conexión del dispositivo móvil; la experiencia del usuario es marcadamente diferente si su hardware es capaz de conectar con tecnología 2G, 3G ó LTE (4G), para jugar de forma fluida y sin experimentar paradas. En un juego de gran acción, si tu móvil es lento y el de tu opositor no, es más fácil que pierdas la partida.

h3. Vida de la batería

La autonomía de la batería está condicionada por dos factores: su capacidad intrínseca y el consumo que de ella hace el hardware. Como los juegos consumen muchos recursos, la eficiencia energética de los componentes es fundamental. En este sentido, las soluciones SoC han demostrado ser las más eficientes desde el punto de vista energético.

Final Fantasy III

h2. Buscando la excelencia

Si eres un jugón empedernido, a la hora de elegir el dispositivo ideal para satisfacer tu afición, has de fijarte en todos los aspectos que hemos comentado. En el mercado hay soluciones de todo tipo. Tienes, por citar un ejemplo, terminales como el Galaxy S4 equipado con Snapdragon 600 a 1,9 GHz, con un rendimiento excepcional.

Si los juegos que más te gustan son muy sofisticados y jugar en línea tu preferencia, contempla la posibilidad de adquirir un LG G2 con Snapdragon 800 a 2,26 GHz. Dentro de nuestro Espacio Qualcomm, puedes encontrar las últimas novedades en smartphones con Snapdragon 800.

Juegos para el móvil

Snapdragon 600 con su GPU Adreno 320, ha sido la referencia en potencia, prestaciones y consumo hasta la aparición de Snapdragon 800, dotado de GPU Adreno 330, cuyas capacidades doblan las de su predecesor, con prácticamente el mismo consumo de batería.

Snapdragon 800 es tan potente que podría estar instalado dentro de un portátil y codearse con otras soluciones en cuanto a rendimiento. Si eres exigente con tus juegos, sé también exigente con el hardware donde van a funcionar. El juego mejor concebido puede resultar un fracaso si está instalado en un móvil que no puede con él.

En Espacio Qualcomm | Snapdragon, el cerebro que da vida a casi mil modelos de dispositivos

Publicidad

Ver más artículos