Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Xataka Móvil.com

Xperia™ Z: la integración entre la televisión y el móvil ya es realidad

5 comentarios

televisor y sony

Imagina que lo que estás viendo en el móvil, con un solo toque, se reflejara en la pantalla de tu televisor. Pues bien, esto que estás imaginando ya es toda una realidad. Y es que con un toque se puede compartir contenidos gracias a la tecnología NFC, y de ahí su apodo: “one touch mirroring”.

Aunque no es la única vía. La tradicional tecnología HDMI también lo permite. Por tanto, no hay barreras para integrar la televisión con el móvil. Y, tal y como dice Sony, “no wires, cables, or fiddling with settings necessary.” Ahora bien, ¿cómo funciona?

La primera conexión: tecnología HDMI

Si aún eres un “apasionado de los cables”, seguramente te cueste separarte del HDMI, una norma de conexión para dispositivos de audio y vídeo. Detrás de su desarrollo hay un equipo compuesto por gigantes de la industria electrónica, como Sony. Con ella es posible, por ejemplo, conectar un reproductor de HD-DVD a un televisor de alta resolución, y tener como resultado imágenes de excelente calidad. A través de un cable HDMI, es posible transmitir señales de audio y vídeo.

Pero hay más ventajas: es una tecnología que transmite señales de forma totalmente digital. Gracias a eso, es posible obtener imágenes de excelente calidad y altas resoluciones, como las que ya nos ofrece nuestro Sony Xperia™ Z. Sin embargo, ahí no acaba la integración de nuestro smartphone con el televisor.

Tecnología NFC, un paso más a un solo toque

La duplicidad de pantallas, como sabemos, ya se hace con el Screen Mirroring, una tecnología que usan varios fabricantes. Sin embargo, ya es posible hacer ese duplicado de pantallas empleando el NFC.

A diferencia de la tecnología HDMI, ya no hace falta entrar en la conexión del televisor o conectar un cable que a veces no es tan largo como quisiéramos. Ahora, esta tecnología nos permite usar el mando a distancia y poner encima el móvil para que realice la conexión con la televisión. A partir de ese momento todo se hace de forma inalámbrica. Como por arte de magia. ¿No es increíble?

Lo mejor de todo es que la respuesta de la imagen es excelente, con un streaming de vídeo en tiempo real, en Full HD y sin retardos. Esta fórmula es, por tanto, sobresaliente. Y así lo opinarán aquellos usuarios que no quieren complicarse con la configuración de los gadgets. ¿Con cuál te quedas?

+ Deja tu comentario

Comentarios