Compartir
Publicidad

HTC 10 Evo, o qué sentido tiene vender hardware antiguo a mayor precio que uno moderno y potente

HTC 10 Evo, o qué sentido tiene vender hardware antiguo a mayor precio que uno moderno y potente
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es frecuente que nos encontremos con presentaciones de productos cuyo hardware no está a la última. No se trata ya de que no encontremos el último procesador de gama alta, pues el chip determina en gran medida la categoría en la que se encastra un móvil durante su lanzamiento, sino versiones anteriores que podríamos llamar antiguas, pese a ser aún funcionales.

No es el primero en hacer algo parecido pero sí el último, hablamos de HTC. El constructor con sede en Taiwán ha convertido finalmente en internacional su HTC Bolt, ahora conocido como HTC 10 Evo, y su llegada a otros mercados lejanos al norteamericano nos ha hecho ver su precio. Comparado con el HTC 10, resulta interesante tratar de ponerse en la mente de los ideólogos de este nuevo smartphone para saber qué pretendían.

El HTC 10 Evo resiste por sí solo

Lo que vemos en el interior y exterior del HTC 10 Evo nos gusta, no es ahí donde radica el problema. Tal vez podría haberse elegido otro procesador, pues el Snapdragon 810 ya demostró ser un error de Qualcomm de la pasada temporada, corregida de forma bastante brillante tanto con el Snapdragon 820 como con su versión más avanzada, el 821.

Pocas cosas nos extrañan en el 10 Evo. Ni su pantalla QHD Super LCD 3 de 5,5 pulgadas, ni su combinación de 3GB de RAM y 32GB de memoria interna. Aunque, todo sea dicho, esas cifras son más propias a estas alturas de una gama media que de un terminal que pretende comercializarse en torno a los 600 dólares que ya cuesta en el mercado norteamericano. No hay precio oficial, pero sin duda aumentará en cuanto tome tierra en Europa y los dólares se tornen euros.

Si cámara tampoco es un problema, con 16 megapíxeles a la espalda y 8 megapíxeles frontales. Ni tampoco sus 3.200 mAh de batería con carga rápida, ni su protección IP57 contra polvo y agua. Ni tan siquiera que haya prescindido del jack de auriculares como otros terminales hicieron antes de él, usando para sustituirlo el puerto USB C con un adaptador para conectar auriculares actuales.

Pero no soporta una comparativa con el HTC 10

Htc 10 Evo

El problema es que en el propio catálogo de HTC hay un terminal llamado HTC 10 que, en estos momentos, ya puede comprarse por menos de 550 euros. Entonces, ¿qué es lo que pretende HTC? Porque sobre el papel, el Snapdragon 810 está más cerca en rendimiento del Snapdragon 652, el penúltimo exponente de la super gama media de Qualcomm, que del Snapdragon 820.

Si establecemos esta comparativa entre los procesadores, el HTC 10 Evo quedaría enmarcado automáticamente entre las super gamas medias, y aquí estaría muy por encima del precio de su competencia. Y ya puestos, si vas a construir una super gama media, por qué no elegir el Snapdragon 653, la última versión del chip de los americanos.

El problema, como decíamos, es que el HTC 10 Evo no tiene ningún sentido pues no puedes tratar de complementar un terminal como el HTC 10 con un modelo de inferior potencia y precio más elevado. No si pretendes cosechar alguna venta, por supuesto. Para ser escudero del HTC 10 ya se presentó el HTC 10 Lifestyle. La opción del sidekick, del Robin del HTC 10, ya estaba cubierta. Si os parece, veámoslos juntos.

HTC 10

HTC 10 Lifestyle

HTC 10 Evo

Pantalla

5,2 pulgadas Super LCD3 QHD

5,2 pulgadas Super LCD3 QHD

5,5 pulgadas Super LCD3 QHD

Procesador

Qualcomm Snapdragon 820

Qualcomm Snapdragon 652

Qualcomm Snapdragon 810

RAM

4GB

3GB

3GB

Almacenamiento

32GB

32GB

32GB

Cámara trasera

12 ultrapíxeles + OIS

12 ultrapíxeles + OIS

16 megapíxeles + OIS

Cámara frontal

5 megapíxeles + OIS

5 megapíxeles + OIS

8 megapíxeles

Batería

3000 mAh

3000 mAh

3200 mAh

Android

Android 6.0 Marshmallow

Android 6.0 Marshmallow

Android 7.0 Nougat

Otros

USB tipo C, lector de huellas

USB tipo C, lector de huellas

USB tipo C, lector de huellas

Precio actual/base

544 euros

-

600 dólares

Y ahora, vistas las características de uno y otro, ¿alguien puede explicar qué sentido tiene este lanzamiento del HTC 10 Evo con un procesador de 2015 que ya demostró su decepcionante rendimiento? Porque un terminal como el 10 Evo tiene sentido si llega en solitario, aunque lo haga con un hardware tardío. Pero para competir contra un hermano más potente y barato, no.

En Xataka Móvil | HTC Bolt, cuerpo de metal y cambios en el diseño para tal vez asomarnos al futuro HTC

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos