Síguenos

HTC 8S - análisis

Su nombre oficial es Windows Phone 8S by HTC. Se presentó bajo la sombra del HTC 8X —más grande y más potente—, pero tras probarlo a fondo hemos descubierto una de las opciones más interesantes dentro del mercado actual de Windows Phone. Diseño, rendimiento, soporte para microSD y, sobre todo, precio. Lo hemos analizado en detalle.

Diseño premium por menos de 300 euros

HTC 8S - diseño

El 8S es uno de los teléfonos más bonitos que podemos comprar por menos de 300 euros. Además la sensación en mano es muy agradable gracias sus curvas, tacto y ligereza.

HTC 8S - diseño (parte trasera)

Los dos móviles de HTC con Windows Phone 8 siguen la misma línea de diseño industrial, inspirada en las “ventanas vivas” del sistema operativo (rectangulares y con variedad de colores). Tanto el 8X como el 8S tienen un armazón de policarbonato, suave al tacto, y sólo cristal en el frontal. Pero el hermano pequeño se diferencia —aparte del tamaño y el peso— por una banda de distinto color en la parte inferior, que por delante recoge los tres botones físicos que exige el sistema y por detrás es una tapita de plástico que permite acceder a los puertos de la microSIM y la microSD. El contraste de colores entre el cuerpo y la tapa (negro y azul eléctrico, gris y amarillo lima o —en la configuración que estoy probando— negro y blanco) es un acierto en el diseño y éste a su vez la mejor baza del producto.

Con 113 gramos de peso, el 8S es muy ligero. La pantalla (super-LCD de 480 × 800 píxeles) es de cuatro pulgadas y se deja maniobrar con una mano sin mayor problema. Las dimensiones son más contenidas que lo que estamos viendo últimamente en gama alta: 12,05 × 6,3 × 1,03 centímetros. La curvatura del cuerpo de policarbonato hace que el teléfono parezca más fino de lo que en realidad es.

HTC 8S - detalle del diseño

Nada que destacar en cuanto a la distribución los botones. Los frontales (atrás, home y buscar) son capacitivos. El botón de encendido está arriba hacia la derecha y el conector de auriculares hacia la izquierda. Las teclas de volumen y de acceso a la cámara están en el lado derecho del teléfono. El puerto microUSB abajo, junto al micrófono de cancelación de ruido, y los discretos agujeros del altavoz detrás —bajo el logo de Beats Audio.

La tapa de la barbilla no es fácil de desencajar, hay que ejercer bastante presión a ambos lados. Me imagino que así es más difícil que se suelte sola si se cae el teléfono (no os preocupéis, HTC, no lo he tirado para comprobarlo). De todas formas no tenemos acceso a la batería. La microSD puede ser de hasta 32 gigabytes.

Un punto interesante de los materiales utlizados para fabricar el 8S (aparte del feel and touch, como dicen los anglófonos) es que no tiende a arañarse. Al menos al mío no le ha pasado en una semana de uso intensivo. Un protector transparente sobre la pantalla Gorilla Glass debería bastar debería bastar para que los más escrupulosos se sientan seguros sin usar funda.

Gracias, kernel NT, por estos dos núcleos

HTC 8S - hardware

El HTC 8S no pierde en diseño respecto al 8X, pero sí en hardware: HSPA (vs. LTE), pantalla de 233 ppp (vs. 342), una única cámara (vs. dos), 4 GB de memoria interna (vs. 16), 512 MB de RAM (vs. 1024), CPU de doble núcleo a 1 GHz (vs. 1,5 GHz) y GPU Adreno 305 (vs. Adreno 225, más antigua pero más potente). Hay una excepción: el 8S tiene ranura para microSD, mientras que el 8X no.

Memoria

HTC 8S - memoria interna

Con 512 megas, el 8S va escaso de memoria RAM respecto a su hermano mayor. Pero, ¿quién necesita más RAM cuando la multitarea está tan optimizada? El móvil mueve el sistema sin lags, y las transiciones fluidas y animadas entre menús son lo primero que le enseñas a tu cuñado cuando te pregunta por el móvil nuevo. De hecho, la mayoría de las aplicaciones no funcionan realmente en segundo plano y simplemente se “reanudan” (pulsando el botón atrás vemos todas las aplicaciones recientes con una captura de su último estado).

La que sí se me ha hecho corta es la memoria interna. Podemos guardar las fotos, los vídeos y la música en la tarjeta SD, pero el sistema no nos dejará poner ahí las aplicaciones. Tendremos que valernos de los 4 GB de almacenamiento internos, que descontando los 2,5 que ocupa el sistema y otro medio giga de aplicaciones imborrables… nos deja muy poco para ir de compras por la Store.

Chipset

La escasez de RAM la compensa un chipset de última generación: el MSM8627 de Qualcomm. El procesador Snapdragon S4 de doble núcleo es el mismo que montan los Nokia Lumia 920 y 820, pero con la frecuencia de reloj reducida a un gigahercio. Y la GPU Adreno 305 puede mover vídeo HD a 720p, lo cual es una lástima porque la pantalla es WVGA y el móvil no soporta MHL.

Desde el lanzamiento de Windows Phone 8 (kernel NT, como Windows 8) los partners de Microsoft pueden montar procesadores de dos núcleos en sus smartphones, y eso no sólo ha hecho que en la gama alta sean competitivos (por fin), sino que ahora en la gama media no tienen rival. El 8S rinde extraordinariamente bien dentro de su gama, de acuerdo con mi uso: minijuegos 3D, fotografía y renderizado de webs pesadas, como la nuestra. Sin problemas con el pinch-to-zoom.

HTC 8S - de canto

Batería

La batería, inaccesible, tiene una capacidad de 1.700 mAh. Aunque suene a poco, la autonomía del teléfono es respetable. Llegamos al final del día sin mayor problema con un uso normal, pero para un uso intensivo no queda otra opción que llevar el cargador encima. En caso de urgencia, el menú de configuración cuenta con la opción “ahorro de batería” (desde Windows Phone 7.5 Mango) que desactiva la sincronización del email y las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano.

Cámara

La cámara del 8S es decepcionante, teniendo en cuenta la calidad y el angular de las ópticas que llevan el 8X o los HTC One. El sensor de 5 megapíxeles saca colores poco reales y la lente de 35mm tiene una nitidez que no está a la altura de la mayoría de smartphones de esta gama. En condiciones de baja luz, la apertura de 2.8 f viene bien; pero la probabilidad de sacar una foto movida es alta. Por otro lado, el 8S graba vídeo a 720p y no tiene cámara frontal.

Ver galeria completa » Cámara HTC 8S (8 fotos)

Conectividad

En cuanto a conexión de datos, el 8S es un teléfono 3G y su chip HSDPA alcanza una bajada teórica de 42 mbps. En cuanto a llamadas, es cuatribanda y la calidad es buena, el exterior cuenta con un micro extra para cancelar el ruido ambiente. Por lo demás, nada destacable aparte del receptor GPS/Glonass, Bluetooth 3.1 y WiFi de doble banda. No contamos con NFC —así que la app Cartera (WP8) pierde sentido— ni radio FM.

El ecosistema Windows Phone no da la talla

HTC 8S - software

No nos vamos a repetir sobre las novedades de Windows Phone 8, pero cabe recordar las más interesantes. En primer lugar, el rendimiento: Windows Phone ahora comparte núcleo con Windows, y gracias a la compatibilidad con procesadores de doble núcleo el sistema es todavía más rápido. La pantalla de inicio es —un poco— más personalizable, hay más ventanas vivas dándonos nueva información cada media hora, y podemos cambiar el tamaño de los iconos de pequeño a mediado y de mediano a grande. Y con “Rincón infantil” podemos crearle una suerte de sesión aparte a los más pequeños para que sólo tengan acceso a las aplicaciones que elijamos.

Pero lo mejor de Windows Phone 8 sigue siendo la experiencia de usuario transversal a todas las aplicaciones, menús y transiciones; algo de lo que Android —especialmente— no puede presumir. Un cambio de pantalla es algo tan natural que no te das cuenta de que has “lanzado una aplicación”. Además Windows Phone integra las redes sociales (Facebook, Twitter, LinkedIn…) en varios de sus servicios, igual que SkyDrive, donde disponemos de 7GB gratis para copias de seguridad y documentos.

Nokia Lumia 710 - HTC 8s

No obstante, aunque Microsoft haya destinado una burrada de recursos para que Windows Phone se posicione, el sistema sigue cojeando del pie más importante: el mercado de aplicaciones. Es difícil que un usuario medio se decida a comprar un teléfono si le dicen que Whatsapp funciona fatal, si descubre que Instagram hay que usarlo con una app de marca blanca o si en el escritorio usa los servicios de Google y en el móvil se le va a hacer imposible. Menos aún con la variedad de terminales Android en el mercado.

Por último, en cuanto a las aportaciones de HTC al software del teléfono: primero hay que hacer una mención obligada a Beats audio. Se trata de un ecualizador que procesa todo el audio que sale del teléfono según las preferencias del Dr. Dre y que —a pesar del marketing y el dinero invertidos por HTC— sólo hace que los bajos suenen más fuerte. La taiwanesa también distribuye con el 8S algunas aplicaciones de su cosecha, que podrán ser más o menos útiles: HTC Hub (que centraliza la información del tiempo, la bolsa y las noticias y cuenta con su live tile), Photo Enhacer (un editor de fotos, con filtros), Connection Setup (para descargar APNs) y Flashlight (una linterna).

Conclusiones

HTC 8S - música

El Windows Phone 8S de HTC es un móvil muy atractivo en mano; por su tamaño, su aspecto, su peso y su tacto. En cuanto a sus componentes, lo sitúan en la gama media dentro del catálogo de Windows Phone. Sus peores bazas son la cámara y la memoria interna, y las razones para comprarlo son su diseño, el buen rendimiento, la calidad del audio y —con todo esto en perspectiva— su precio ajustado: menos de 300 euros.

La mejor alternativa al HTC 8S es en mi opinión el Samsung Galaxy S III mini, salvo que el diseño esté muy arriba en tus prioridades. El Galaxy tiene un procesador más lento, pero mueve Android con fluidez gracias a las bondades del “proyecto mantequilla” de JellyBean; y el ecosistema de Android es definitivamente un punto de partido. Por otro lado, la mejor alternativa dentro del mercado de Windows Phone sería el Nokia Lumia 620, y el motivo es el precio más ajustado del Nokia.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios