Compartir
Publicidad

Apple te recomienda no hablar con el teléfono pegado a la cabeza, pero no es la única

Apple te recomienda no hablar con el teléfono pegado a la cabeza, pero no es la única
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque los smartphones de hoy en día sirven para infinidad de tareas, siguen siendo teléfonos que usamos para hacer llamadas, y lo habitual cuando llamamos o nos llaman es que nos llevemos el móvil a la oreja, lo de usar manos libres es cada vez más común, pero no tanto.

Ahora imagina que estás navegando por la documentación legal de tu recién comprado iPhone 7 y te encuentras con la siguiente frase: "Para reducir la exposición a radiofrecuencias, utilice una opción manos libres, como el altavoz incorporado, los auriculares proporcionados u otros accesorios similares". Parece que nos estén diciendo que ponernos el móvil pegado a la cabeza es peligroso, ¿verdad? Pero no, es una recomendación legal que se incluye en infinidad de dispositivos con conectividad inalámbrica.

Don't panic, puedes llamar sin miedo

El debate acerca del peligro de las radiofrecuencias emitidas por los móviles no es algo nuevo de los smartphones. La paranoia de que los móviles provocan cáncer empezó hacia finales de los noventa, una teoría que ha sido desmentida en numerosas ocasiones. Sin embargo, aunque los móviles no suponen un peligro para la salud, deben cumplir una serie de requisitos.

La legislación marca unos límites de tasa de absorción específica (SAR) que los fabricantes de telefonía deben cumplir. Todos estos datos aparecen acompañados de una serie de recomendaciones de seguridad como la sugerencia de evitar llevar el teléfono pegado al cuerpo, un dato que está directamente relacionado con la distancia a la que se realizan las pruebas, pero insistimos en que mientras esté dentro de los límites legales, no hay peligro de hacer una llamada con el móvil pegado a la cabeza.

Bart Simpson

El problema surge cuando se malinterpreta la información y las recomendaciones se entienden como un requisito, que es justo lo que ha sucedido con el iPhone 7, concretamente el modelo A1778. Esta versión, muy extendida en Europa y Asia, cuenta con un módem específico que genera una emisión de radiofrecuencias distinta a la de otros modelos de la serie. A continuación adjuntamos un extracto del documento legal:

El coeficiente de absorción específica (SAR, según sus siglas en inglés) hace referencia a la tasa de absorción de radiofrecuencias del cuerpo. Los valores máximos de SAR son de 1,6 vatios por kilogramo para los países con un promedio máximo superior a 1 gramo de tejido y de 2 vatios por kilogramo para los países con un promedio máximo superior a 10 gramos de tejido. Durante las pruebas, las radiofrecuencias del iPhone se han ajustado para transmitir con el nivel máximo de potencia y el dispositivo se ha colocado en posiciones que simulan el uso habitual orientado hacia la cabeza, sin separación, y cerca del cuerpo, con una separación de 5 mm.

Pueden aplicarse límites SAR adicionales según las dimensiones del dispositivo.

Para reducir la exposición a radiofrecuencias, utilice una opción manos libres, como el altavoz incorporado, los auriculares proporcionados u otros accesorios similares. Transporte el iPhone a una distancia mínima de 5 mm del cuerpo para garantizar un nivel de exposición que no supere los niveles probados. Las fundas con piezas metálicas pueden cambiar el comportamiento de las radiofrecuencias del dispositivo, así como su conformidad con las directrices de exposición a radiofrecuencias. El uso del dispositivo en contacto con piezas metálicas no se ha probado ni certificado.

El blog Androidpit se ha topado con este documento y ha dado por hecho que Apple estaba diciéndonos que no podíamos usar el móvil como todo hijo de vecino. "Esto es extraño. ¿Un teléfono que no deberías poner en tu oreja?" se preguntan.

Sin embargo, si buscamos el mismo documento para otros modelos de iPhone 7 nos encontramos con exactamente la misma advertencia, y lo mismo sucede con modelos anteriores como los iPhone 6 o iPhone 5. En todos ellos Apple nos recomienda no llevar el móvil a menos de 5 milímetros de nuestro cuerpo, aunque si nos vamos más atrás, por ejemplo en el iPhone 4 nos decían que era mejor llevarlo a 10 milímetros de distancia (porque las pruebas se realizaban a esa distancia).

Pero hay más, otras marcas como Samsung, Huawei o LG también incluyen recomendaciones de este tipo en la documentación legal de sus productos y, como decíamos, hay advertencias similares en casi cualquier dispositivo inalámbrico de uso personal. Así que si tienes un iPhone 7 modelo A1778 no tienes nada de lo que preocuparte que tu móvil es totalmente seguro.

Más información | Apple
En Xataka | No, usar móviles no produce cáncer
Imagen | Pexels

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos