Compartir
Publicidad

¿Puede tu móvil aguantar tu ritmo de vida igual que un Moto G?

¿Puede tu móvil aguantar tu ritmo de vida igual que un Moto G?
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los móviles son una presencia casi constante en nuestras vidas. Los llevamos prácticamente siempre encima. Los utilizamos como cámara, para navegar en Internet... ¿Hay algo para lo que no los usemos? Y, si bien cuando nos hacemos con un terminal nuevo lo cuidamos con mimo, pronto les perdemos el respeto y los usamos de un modo despreocupado. No podemos dejar que un dispositivo tecnológico coarte nuestro ritmo de vida, pero eso supone exponer a nuestro smartphone a imprevistos que ponen en peligro su integridad física y tecnológica.

La estadística de la fatalidad

De hecho, las estadísticas hablan por sí solas. Concretamente, Zagg, una empresa especializada en la fabricación de carcasas, hablaba en su informe Smartphone and Tablet Damage Study de que nada menos que el 48% de los propietarios de terminales móviles sufre algún tipo de daño en su dispositivo.

Si entramos en el tipo de daño sufrido, los datos pueden ser realmente llamativos. Por ejemplo, según SquareTrade, en Estados Unidos, nada menos que 23 millones de americanos han dañado su terminal en el transcurso de un evento deportivo.

Moto G Black Front Display

Las caídas son la causa de daño más frecuente, aunque por imposible que pueda parecer, nada menos que un 13% de los daños fueron debidos a cerveza derramada sobre los terminales, con un 18% debido a caídas en el retrete, agua o incluso sudor.

Zagg también tiene en los daños por líquidos un 30% de la causa de problemas con el terminal móvil. Sin embargo, la estadística más llamativa es la que indica que el grado de preocupación por problemas derivados de la exposición a agua o líquidos es sólo del 7%, frente al 30% de accidentes reales por esa causa.

Un dato que dice que somos poco conscientes de que el agua y los líquidos son letales para la electrónica de nuestros smartphones (y de otros dispositivos tecnológicos, desde luego).

¿Sabe tu móvil nadar?

Dentro de las propuestas de terminales actuales, hay modelos para todos los gustos, presupuestos y necesidades, pero si hay un apartado donde apenas hay posibilidad de elección es en el de la protección frente a agua y líquidos. En gamas altas sí es posible encontrar smartphones con este tipo de característica, pero a expensas de usar tapas de goma para los conectores de alimentación y para la tarjeta microSD, por ejemplo.

Moto G White Front Waterproof

En la práctica, en el momento de ir a comprar un terminal nuevo, ni siquiera pensamos en la posibilidad de tener una protección extra como la impermeabilidad, pero es un argumento que debería formar parte de nuestra lista de deseos para un terminal móvil capaz de seguirnos en nuestras actividades cotidianas.

Imagina que está lloviendo a raudales. O que te vas a una excursión o a una piscina. O que te llevas el móvil al baño (el 45% de los españoles usan el smartphone en él según una encuesta elaborada por Kaspersky Lab y B2B International sobre el uso del móvil y riesgos de seguridad). Son escenarios donde la impermeabilidad es importante para despreocuparnos por posibles problemas.

Visto de otro modo, el agua y los líquidos son un enemigo para nuestros dispositivos electrónicos que, además, condiciona el uso que hacemos de ellos. Cuántas fotos no hacemos por miedo a mojar el terminal en un día de lluvia, por ejemplo.

Esta circunstancia es la que ha hecho que Motorola haya incluido la certificación IPX7 en su terminal Moto G de tercera generación en la gama media de terminales. De este modo, da la opción a los usuarios de elegir un dispositivo incluso a prueba de inmersión completa sin tener que invertir una suma elevada de dinero para ello, ni comprar una carcasa para ello, con un precio que puede ser de más de la mitad de lo que cuesta el terminal.

Por cierto, la certificación IPX7, traducida a un lenguaje práctico, supone que que el Moto G de tercera generación puede estar sumergido a 1 metro de profundidad en agua dulce durante 30 minutos sin que sufra daños en su electrónica. Siempre y cuando la tapa trasera esté correctamente fijada a la carcasa, eso sí, y que no nades ni practiques actividades bruscas con él mientras está sumergido. No está nada mal como seguro contra accidentes.

Los arañazos del "gato"

Otro de los aspectos que son fuente de quebraderos de cabeza para los usuarios de teléfonos móviles son los arañazos en la pantalla. Un día no están, y al siguiente notas que tu flamante pantalla ya no es tan flamante.

Para evitar este tipo de disgustos, los fabricantes han adoptado el uso de cristales capaces de resistir el contacto con objetos como las llaves, monedas y otros objetos metálicos. El más generalizado es Gorilla Glass, un material que resiste bastante bien el contacto con estos objetos cotidianos. Realmente, no es que no se arañe, sino que se forman de un modo tan discreto que apenas sí se pueden distinguir a simple vista.

Gorillaglass3

Así pues, no se trata de un material indestructible. Se rompe si se cae, y se araña, pero de un modo tal que no se ve a simple vista. siempre y cuando no usemos un material especialmente duro, y con una fuerza exagerada.

La pantalla de 5'', con tecnología IPS LCD de 1.280 x 720 píxeles, integra protección de tipo Gorilla Glass de tercera generación, un componente que no siempre está presente cuando hablamos de terminales de gamas medias y de entrada, pero que Motorola sí ofrece en los Moto G de tercera generación.

Tecnología que aguanta tu ritmo

Obviamente, un terminal, por resistente al agua que sea, si no está acompañado de una tecnología solvente, no es una buena opción de compra. Si eres un usuario que apenas sí va a instalar las aplicaciones más comunes y ya, con un modelo de 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento interno llegas. Si quieres almacenar fotos, con una tarjeta microSD adicional cubres esta necesidad.

Pero a poco que quieras experimentar con más apps y usarlas de forma simultánea, necesitarás un terminal con 2 GB de RAM y 16 GB de memoria interna, junto con una microSD para fotos y vídeos.

Moto G 5b

Este tipo de usuarios es el que Motorola ha tenido en mente a la hora de ofrecer dos Moto G de tercera generación: el de 1GB/8GB para los usuarios más “tranquilos” y el de 2GB/16GB para los que van un paso más allá.

Rendimiento inteligente y eficiente

Si lo que te preocupa es el procesador, hoy en día es importante contar con una CPU de 64 bits compatible con las nuevas versiones de Android. Y, de nuevo, el Moto G cumple con este requisito por partida doble: por un lado integra un procesador Qualcomm Snapdragon 410 de 64 bits y un rendimiento suficiente, y por otro, cuenta con la actualización a Android 6, la nueva versión del sistema operativo de Google con interesantes novedades en seguridad y funcionalidad.

Android 6

La experiencia Android es pura y sin aditamentos Bloatware, lo cual es un punto a favor al permitir que las actualizaciones lleguen antes a este terminal y ofrecer una experiencia de usuario más limpia y ágil.

Una batería para no acabar tirados

La autonomía es otro apartado que puede darnos más de un disgusto en nuestro día a día, especialmente si paramos poco en casa. No es fácil adivinar a priori si un terminal aguantará un día entero o no: puede tener mucha batería en cuanto a capacidad, pero un procesador que la consuma muy rápido, por ejemplo.

En el caso del Moto G, se conjuga una capacidad de 2.470 mAh (los de más capacidad del momento tienen unos 3.000 mAh), junto con un procesador sin excesos (y sin defectos) en el rendimiento, que hace que la autonomía no sea un problema y que podamos usar nuestro terminal sin preocuparnos por si nos dejará tirados a media tarde.

Una cámara luminosa

La cámara es otro elemento que necesita estar cuidado. Tanto la frontal para selfies como la trasera para fotos convencionales. No en vano, hacer fotos es uno de los usos más frecuentes de los terminales móviles.

El Moto G, en este apartado, cuenta con una cámara trasera de 13 Mpx con una excelente luminosidad de F2.0. Y con una frontal de 5 Mpx y luminosidad de F2.2. Nada mal para un terminal compatible con todo tipo de presupuestos.

Un toque de color

El diseño y la estética es otro punto que importa, y mucho. El teléfono móvil gana mucho si nos agrada. Y en este punto, no siempre es fácil combinar elementos como la impermeabilidad con la estética. En tecnología pocas veces se puede tener todo.

En este caso, Motorola permite personalizar el Moto G de tercera generación mediante el color de sus tapas traseras intercambiables. Además, sus 5'' de pantalla son una solución de compromiso adecuada para satisfacer tanto a usuarios con manos grandes como pequeñas.

Moto G Shells

Una propuesta versátil, con carisma y completa

Lo cierto es que Motorola ha conseguido traer a la gama media y media-baja de smartphones una propuesta sumamente completa e interesante que permite optar por un grado extra de protección frente a agua, sin que haya que sacrificar prestaciones, posibilidades de uso ni siquiera hacer concesiones excesivas en diseño y estética.

Moto G 5

La protección IPX7 permite usar este móvil en escenarios donde tendríamos que mantener a buen recaudo otros, lo cual siempre es de agradecer. Y además no tenemos que resignarnos a tener una cámara deficiente, o una pantalla de mala calidad o un diseño tosco y "mazacote".

El Moto G de tercera generación es funcional, bien resuelto estéticamente y tecnológicamente, y nos aporta un plus de tranquilidad a la hora de usarlo.

No en vano, ha ganado el Premio Xataka 2015 al mejor terminal de gama de entrada y ha sido el móvil más vendido en Amazon en 2015, copando las cifras de ventas de terminales de gama media desde su lanzamiento. No es de extrañar a la vista de su precio, de 199 euros para el modelo 8GB y 229 euros para el de 16GB.

Moto G Green Red Back Watermelon

Así pues, la buena noticia es que la tecnología nos permite disfrutar de sus posibilidades incluso cuando los elementos no son los propicios en cuanto a meteorología, o cuando estamos practicando actividades al aire libre, lúdicas o domésticas con exposición a agua o líquidos, incluyendo salir de fiesta.

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos