Compartir
Publicidad

¿Qué deberías exigirle a un móvil nuevo estas Navidades?

¿Qué deberías exigirle a un móvil nuevo estas Navidades?
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El año 2016 está llegando a su fin y algunos ya piensan en qué nos deparará el próximo año tecnológicamente hablando. Como siempre, el inicio de un nuevo año es una época estupenda para renovar ciertas partes de nuestra vida y nuestros dispositivos electrónicos son una parte muy importante.

Aunque siempre esperamos que las marcas nos sorprendan de algún modo, vamos a ver qué debemos exigir a nuestro nuevo smartphone de cara al año que viene. Veremos, en primer lugar, los requisitos mínimos que debe tener nuestro teléfono para, después, repasar las principales novedades tecnológicas que, suponemos, llegarán al mercado de los smartphones este próximo año.

¿Qué es lo mínimo que debo pedirle a un smartphone?

La respuesta rápida es “depende”. Nadie puede decirnos cuál es el mejor teléfono para nosotros de una forma objetiva ya que depende mucho del uso que le vayamos a dar. Es decir, para la inmensa mayoría de la gente, que utiliza el móvil para redes sociales como WhatsApp y navegar por Internet de vez en cuando, no es necesario un procesador de ocho núcleos y 4 Gb de RAM.

Por otro lado, las matemáticas “mienten”. En la tabla, las características de nuestros dispositivos son sensacionales, pero en la realidad no siempre resultan como esperábamos. “¿Por qué me va tan lento el móvil si tiene un procesador quad-core y 4 Gb de RAM? ¿Por qué me dice que no tengo memoria para instalar aplicaciones si hay gigas libres de sobra?”. Son situaciones con las que nos hemos encontrado prácticamente cualquier usuario pero a las que podemos poner paliativos, como veremos más adelante.

Entonces, si partimos de que haremos un uso más o menos común de nuestro smartphone, ¿qué especificaciones debo buscar? Si bien, como decimos, hay características que dependerán de cómo vamos a utilizar el teléfono, también hay otras que a las que podemos establecer un mínimo para asegurarnos un rendimiento ideal:

Batería

Cuanta más, mejor. Ése sería el resumen. Una de las principales preocupaciones de todo el mundo es que la batería de nuestro teléfono nos dure al menos un día o cuántas cargas tendrá esta batería. Aunque la autonomía del smartphone depende de varios factores (tamaño y calidad de la pantalla, potencia del procesador, etc.), ante la duda al elegir siempre debemos optar por la batería de mayor capacidad.

Phone 802125 1920

Memoria (RAM y ROM)

Tema algo más peliagudo. La memoria RAM es la que utiliza el dispositivo para el sistema operativo, los principales programas y como “espacio” donde funcionar. La memoria ROM es, en pocas palabras, la que tenemos disponible para instalar nuestros programas.

En cuanto a memoria RAM, para el uso habitual que hemos estipulado anteriormente, nos bastará con el estándar actual: 3 o 4 GB, acompañado de un procesador que veremos más adelante. La memoria ROM, en cambio, merece un poco más de atención. Aunque podremos ampliarla mediante tarjeta microSD, no debemos aceptar nada por debajo de los 16 GB. Aún se comercializan smartphones con 8 GB y realmente son insuficientes: el sistema operativo y los principales programas pueden ocupar hasta el 50% de esa cantidad y los programas (por lo general) no pueden “moverse” a la tarjeta microSD. De ahí que, aunque veamos que disponemos de memoria suficiente para, por ejemplo, almacenar fotos y música, no nos permita instalar más aplicaciones.

Procesador

Éste es el corazón de nuestro smartphone y, por ello, debemos prestarle también mucha atención. Lo más habitual que nos encontraremos será un procesador de cuatro núcleos (Quad-Core). Con eso nos bastará si le sumamos los 4 GB de RAM. También deberíamos mirar la velocidad: no es lo mismo un Quad-Core a 1.4 GHz de velocidad –de frecuencia, para ser técnicamente correctos–, que uno de 2.0 GHz. Pero la calidad y velocidad del procesador suele ir en consonancia con el precio del smartphone: a mismo precio, deberíamos ver similares procesadores.

Cámaras

Seguro que algún familiar o amigo “informático” os lo ha dicho ya: no importan los megapíxeles. Para que nos quede claro de una vez, si realizamos una fotografía con una cámara de 4 megapíxeles, podremos ampliarla hasta el tamaño de un folio. A más megapíxeles, mayor tamaño. ¿Es esto lo que necesitamos? Por eso, no nos fijemos tanto en los MP de la cámara del móvil. La gama media actual de smartphone suele traer una cámara trasera de 13 MP y una delantera de 5 MP, con eso nos sobraría… pero hay otros factores a tener en cuenta.

La lente es lo que nos debe preocupar. A mayor calidad de la lente, mayor calidad de la fotografía: el sensor es importante y deberíamos saber cuál lleva el teléfono que nos queremos comprar (Sony está en la mayoría de los smartphones). Los sensores están constituidos por una gran cantidad de pequeñas células que atrapan la luz. El tamaño de esas celdas determina la cantidad de luz (en fotones) que "atrapa" la cámara: cuanto más grande sea la celda, más luz podrá recoger, y cuanta más luz recoja cada celda, más calidad tendrá la imagen que capturemos.

1366 2000

Por otro lado está la apertura focal. Se representa con una f seguida de una barra invertida y un número (f/1.9). Directamente relacionada con la profundidad de campo, si la apertura es grande, se reducirá la distancia por delante y por detrás del punto enfocado. Si por el contrario la apertura del objetivo es reducida (f mayor), conseguiremos un número mayor de elementos nítidos en la imagen que queremos tomar.

Pantalla

Lo primero que vemos y lo último en lo que nos fijamos. normalmente, al mirar las especificaciones de un smartphone, nos fijamos en el procesador, la memoria y las cámaras. Tal vez miremos el tamaño de la pantalla –en píxeles–, pero ¿y la calidad?

La resolución de la pantalla es muy importante por dos factores, sobre todo: por un lado, cuanto mejor sea esa pantalla, mejor veremos nuestros contenidos multimedia (fotos, vídeos, etc.); por otro lado, cuanta más calidad tenga, más energía precisará y por tanto realizará mayor consumo de batería.

La resolución se expresa en puntos por pulgada, siendo el producto del número de columna por el de filas: una pantalla Full HD se expresa normalmente como 1920x1080p que quiere decir 1920 columnas y 1080 filas. Esto hace un total de 2.073.600 píxeles, más o menos unos 2 megapíxeles.

1366 2000

La densidad de puntos por pulgada, por otra parte, nos indica los píxeles que caben en una pulgada cuadrada. Cuantos más puntos existan en esa superficie, más difícil será para el ojo humano percibirlos, dándonos la sensación de estar viendo una imagen homogénea y no varios puntos inconexos. Es decir, una pantalla con más resolución que otra del mismo tamaño nos ofrecerá mayor nivel de detalle. Siguiendo con el mismo ejemplo, una pantalla de 5 pulgadas con resolución Full HD posee una resolución de 441 píxeles por pulgada.

Así que, como cuando elegimos nuestra televisión, debemos fijarnos en la calidad del panel (HD, Full HD, 4K) y elegir la más adecuada para el uso que le vamos a dar.

¿Qué veremos en 2017?

Hemos visto las especificaciones básicas que todo smartphone debería tener para, al menos, no encontrarnos con problemas de espacio ni de fluidez. Veamos ahora las posibles tendencias que veremos en cuanto a móviles para este 2017 que está a punto de comenzar.

Webandi Pixabay
  • Cámara dual – En este año 2016 ya hemos tenido varios ejemplos de esta cámara, como la del LG G5 o la del Huawei P9, por ejemplo (aunque con diferentes objetivos). Parece que esta cámara será la nueva “moda” en este año.

  • Carga rápida y carga inalámbrica – Mientras que los fabricantes no puedan lograr baterías de mayor capacidad, la carga rápida se extenderá a la gama media. Ya que no tenemos más autonomía, al menos tardaremos menos en tener nuestro smartphone preparado.

    Por otro lado, otra tendencia que va en aumento es la de la carga inalámbrica, ya disponible en un buen número de smartphones de alta gama y que se espera llegue a la gama media en el 2017. La ventaja más clara es la comodidad. Sin embargo, se pierde bastante velocidad de carga con este sistema. El caso es que tengamos las dos opciones en nuestro smartphone para poder elegir.

  • Asistente personal – Aunque tanto Apple como Google ya tienen sus propios asistentes –Siri y Google Now, respectivamente– algunas marcas, como Samsung, ya han anunciado su propio sistema de ayuda y guía desde nuestro smartphone.

  • Identificación biométrica – De nuevo, algo que ya poseen los modelos de alta gama y no solo el conocido sensor de huellas dactilares, Samsung ya ha comercializado modelos con reconocimiento de iris. Esto implica más comodidad y rapidez en el desbloqueo y, sobre todo, mayor seguridad en nuestros teléfonos.

  • Especificaciones - Más RAM y más potencia, eso es lo que nos traerán los nuevos smartphones de 2017: 6 GB de RAM irá, poco a poco convirtiéndose en el estándar de la gama alta (como el nuevo Huawei Mate 9 Porsche), acompañado de procesadores con más núcleos y más potentes, siendo 8 núcleos el "mínimo" en esta clase. Pero esto no llegará a ser lo común hasta dentro de muchos meses.

Último paso: cuidar nuestro smartphone

En el teléfono llevamos actualmente casi toda nuestra vida: contactos, documentos, cuentas de banco, fotos, etc. Por eso es importante prever riesgos y problemas como caídas que nos puedan dejar sin teléfono y sin acceso a todos esos datos.

Algo que no tenemos en cuenta al comprar un smartphone es cómo cuidarlo. Ya que decidimos estrenar teléfono deberíamos pensar en hacerle un seguro y, además, lo más pronto posible, ya que muchos de los seguros sólo se pueden contratar en las dos primeras semanas desde la compra.

Prácticamente todas las aseguradoras poseen ya un seguro específico para smartphones y tablets, como el de Caser, que afirma ser una de las opciones de mercado que más garantías aporta. Cubre la mayor parte de los posibles desperfectos: caídas, sobretensión, derrame de líquidos e incluso indemnización en caso de que no se pueda reparar. Además, puedes incluir la cobertura de robo y el móvil de sustitución por muy poco.

Conclusión

Ya tenemos todas las claves para elegir nuestro nuevo smartphone. Éstas son las especificaciones mínimas que debemos exigir siempre que vayamos a hacer un uso "normal" de él y no pretendamos tener los juegos más potentes o lo último en tecnología móvil. Pero, si seguimos estas claves, tendremos un smartphone a prueba de fallos.

Fotos | Pexels, Unsplash, Webandi

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos