Motorola Razr

Desde que pasamos de usar los teléfonos móviles solo para hablar y mandar mensajes a usarlos para todo menos para eso (creo que muchos nos encontramos en la tesitura de que casi usamos más el móvil para navegar por internet, consultar el correo, actualizar twitter, consultar facebook, etc., que no para lo que inicialmente estaba pensado), la batería ha pasado de durar semanas a poco más de un día – dependiendo del uso, claro está -.

Esta merma en la vida tras una carga de la batería está más que justificada. La tecnología que hemos incorporado en los últimos años a nuestros teléfonos móviles (mejores cámaras, pantallas muchísimo más grandes, procesadores más potentes, módems 3G o incluso LTE, antenas wi-fi, bluetooth, GPS…) y que ha cambiado nuestros hábitos de uso del mismo, ha evolucionado mucho más rápido que las baterías, así que donde antes teníamos que cargar el teléfono una vez por semana, ahora lo tenemos que hacer casi a diario.

Muchos fabricantes intentan incluir el máximo de novedades en sus terminales (LTE, NFC, etc) y, afortunadamente, no son pocos los que se preocupan por alargar un poco más la vida de la batería mediante la optimización de los recursos energéticos de los componentes del terminal. Aún así, esto muchas veces resulta insuficiente y se ven forzados a aumentar el tamaño del terminal para incorporar una batería un poco más grande, como ha sucedido con el Motorola RAZR MAXX, que pasó de unos sexys 7.1 milímetros de grosor a casi 1 centímetro (9.9 milímetros), lo que representa un “engorde” de un 40%, quedando a 0.6mm del grosor del iPhone 4S o a 1.4mm del Samsung Galaxy S2, para que podamos comparar.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 8,9

Actividad de la comunidad