Compartir
Publicidad
Huawei P Smart+, análisis: cuatro cámaras y diseño en cristal para seguir siendo referencia en gama media
Análisis

Huawei P Smart+, análisis: cuatro cámaras y diseño en cristal para seguir siendo referencia en gama media

Publicidad
Publicidad

El Huawei P Smart que Huawei lanzó el año pasado nos gustó mucho. El dispositivo apostaba por una cámara doble, una buena autonomía y una gran pantalla que hicieron las delicias de un buen puñado de usuarios. Un año después, como marca la tradición, la firma china ha lanzado al mercado su sucesor, el Huawei P Smart+.

El dispositivo monta una pantalla todavía más grande en un cuerpo compacto, una trasera de cristal y cuatro cámaras, dos en cada lado, cuyos resultados prometen. Con 4 GB de RAM, el Kirin 710 y Android 8.1 Oreo con EMUI 8.2, el Huawei P Smart+ viene preparado para competir en una gama media claramente monopolizada por un par de marcas: Xiaomi y Motorola. ¿Cuáles son sus armas? ¿Qué experiencia ofrece este terminal en el día a día? Vamos a descubrirlo.

Huawei P Smart+, ficha técnica

HUAWEI P SMART+

DIMENSIONES

157.6 x 75.2 x 7.6 mm 169 g

PANTALLA

6,3" IPS FullHD+ (2.340 x 1.080 píxeles), 19.5:9

PROCESADOR

Kirin 710 de 12 nanómetros octa-core (4x Cortex-A73 a 2,2 GHz, 4x Cortex-A53 a 1,7 GHz) Mali-G51 MP4

RAM

4 GB

ALMACENAMIENTO

64 GB + microSD

CÁMARAS

Trasera: 16+2MP, f/2.2, IA, HDR, slow-mo 480fps potenciada con IA
Frontal: 24+2MP, f/2.0

SOFTWARE

Android 8.1 Oreo con EMUI 8.2

CONECTIVIDAD

4G/LTE Cat. 12, microUSB, Bluetooth 4.2, WiFi 802.11b/g/n

BATERÍA

3.340 mAh

OTROS

Qmoji 3D, lector de huellas trasero, desbloqueo facial, radio FM

PRECIO

289 euros

Un diseño bonito con alguna que otra pega

Huawei P Smart+

Empecemos por el tamaño. Si bien es cierto que el Huawei P Smart+ es un terminal grande, no es incómodo de agarrar, aunque las personas que tengan las manos pequeñas puede que se encuentren con que no pueden interactuar con él usando una sola mano. Yo, a título personal, no he tenido ningún problema.

Sus marcos son muy delgados, apenas pesa y cabe perfectamente en el bolsillo. Es ligeramente más grande que su antecesor, pero se agradece pasar de una pantalla de 5,7 pulgadas a una de 6,3. Con respecto a sus competidores, la cosa queda la siguiente manera

HUAWEI P SMART+

HUAWEI P SMART

XIAOMI MI A2

MOTOROLA MOTO G6

HUAWEI P20 LITE

XIAOMI REDMI NOTE 5

DIMENSIONES

157,6 x 75,2 mm

150,1 x 72,05 mm

158,9 x 75,5 mm

153,8 x 72,3 mm

148,6 x 71,2 mm

158.6 x 75.4 mm

GROSOR

7,6 mm

7,45 mm

7,3 mm

8,3 mm

7,4 mm

8.1 mm

PESO

169 gr

165 gr

166 gr

167 gr

146 gr

181 g

PULGADAS

6,3"

5,65"

5,99"

5,7"

5,84"

5,99"

RATIO PANTALLA/FRONTAL

82,48%

76.1%

77.38%

75,4%

80,5%

77,4%

En lo que a diseño se refiere, el Huawei P Smart+ es, en pocas palabras, un dispositivo bonito que llama la atención. Está construido con una acabado en cristal 2.5D y la versión que hemos probado nosotros es de color Iris Purple (una especie de degradado de azul a morado como el que pudimos ver en el Huawei P20 Pro). Sin embargo, no es oro todo lo que reluce.

Si bien es cierto que el Huawei P Smart+ es atractivo y cómodo en la mano, no se siente demasiado premium. La trasera de cristal es bonita, pero los acabados podrían ser un poquito mejores. Además, es un imán para las huellas y las rayaduras. Tarde o temprano, aunque sea un smartphone atractivo, habrá que ponerle una funda, lo que hará que el diseño quede oculto bajo una gruesa capa de silicona.

Salvando que la trasera es un imán para las huellas, el Huawei P Smart+ es un dispositivo bonito, bien equilibrado, delgado y con buen peso que entra por los ojos

En los marcos laterales del terminal encontramos, en el lado izquierdo, la bandeja para la Dual SIM. En el lado derecho tenemos el botón de encendido y apagado, colocado de tal forma que el dedo pulgar cae exactamente sobre él (si eres diestro), y los botones de subir y bajar volumen.

Huawei P Smart+

En la zona superior tenemos uno de los micrófonos y, finalmente, en el marco inferior, encontramos el altavoz, el micrófono, la ranura para microUSB (nada de USB tipo C) y el jack de auriculares. Vienen unos incluidos en la caja, por cierto.

Huawei P Smart+

En la parte trasera tenemos el lector de huellas en una posición realmente cómoda, así como la doble cámara en formato vertical, el flash LED y el logo de Huawei. Es un diseño minimalista, bonito y equilibrado que, por desgracia, se ensucia con demasiada facilidad.

Una buena pantalla (con notch) que deslumbra en todas las situaciones

Huawei P Smart+

El Huawei P Smart+ cuenta con una generosa pantalla IPS de 6,3 pulgadas con resolución FullHD+ (2.340 x 1.080 píxeles) y relación de aspecto 19,5:9, lo que nos deja con una densidad de píxeles por pulgada de 409. El panel se ve bien, está bien calibrado y tiene unos buenos ángulos de visión, incluso a plena luz del día (siempre que el brillo esté al máximo, claro está). Es uno de los mejores paneles LCD que he visto en el sector de la gama media actual, tal y como ya pasó con el anterior modelo.

De lo que no se escapa el Huawei P Smart+ es de la clásica barbilla que encontramos en casi todos los terminales sin marcos con paneles IPS/LCD de la actualidad. La pantalla es una FullView, aunque en la parte inferior cuenta con un marco de casi un centímetro de grosor.

Huawei P Smart+

Por ponerle alguna pega, al igual que sucedía con el P Smart del año pasado, quizá el brillo mínimo no es tan bajo como me gustaría, lo que hace que sea complicado usarlo completamente a oscuras (en la cama, por ejemplo). Por otro lado, el brillo automático tarda un poquitín en reconocer la escena. No es demasiado, pero suficiente para que al final lo acabase pasando a manual.

El rendimiento, uno de los pocos puntos flacos del Huawei P Smart+

Huawei P Smart+

Si el rendimiento del Huawei P Smart nos dejó con buen sabor de boca, el del P Smart+ me ha dejado una sensación algo agridulce. A pesar de contar con 4 GB de memoria RAM y procesador Kirin 710, el comportamiento del sistema no es todo lo fluido que cabría esperar. He sufrido de lag en algunos juegos pesados como PUBG Mobile, e incluso en algunas apps más ligeras como Twitter o WhatsApp he notado varios tirones al abrirlas. La cosa mejora cuando ya están completamente cargadas, pero es algo que debe reseñarse. En juegos más livianos como Clash Royale no he tenido problema alguno.

Huawei P Smart+

Xiaomi Mi A2

Motorola Moto G6

Huawei P20 Lite

Xiaomi Redmi Note 5

PROCESADOR

Kirin 710

Snapdragon 660

Snapdragon 450

Kirin 659

Snapdragon 636

RAM

4 GB

4 GB

4 GB

4 GB

4 GB

ANTUTU

138.583

134.292

58.000

87.976

116.663

GEEKBENCH 4 (SINGLE/MULTI)

1252/5355

1597/4991

742/3803

924/3638

1334/4896

Los 30 fotogramas por segundo se mantienen estables en los juegos ligeros, aunque cuando que se le exige un poquito más, se nota cómo caen. Esto se aprecia mucho mejor cuando hay muchas animaciones en la pantalla, algo muy propio de shooters o juegos de conducción.

Asimismo, la multitarea tiende a resentirse cuando tenemos varias aplicaciones abiertas, cerrando las apps en segundo plano con demasiada ligereza. Es curioso que, incluso vaciando la multitarea, solo tengamos disponibles dos de los cuatro gigabytes de memoria RAM.

Huawei P Smart+

Otro aspecto que me gustaría destacar es el retardo al abrir aplicaciones del sistema. La primera vez que abres una aplicación como "Ajustes" tarda unos dos segundos en lanzarse. Cuando está en la multitarea, entre que pulsas y se abre pasan algunos milisegundos que, si bien son pocos, hacen que la experiencia no sea tan fluida como me gustaría.

En el caso de Instagram, por ejemplo, entre que pulsas el icono y se muestra la primera foto del feed pueden pasar fácilmente cuatro segundos. Es posible, por no decir que estoy completamente seguro, que la culpa la tenga EMUI, aunque abordaremos esto más abajo, en el apartado del software.

EMUI sigue lastrando el rendimiento general del terminal. Si bien es cierto que es una capa de personalización bonita, prefiero que se apueste por un diseño más sencillo que favorezca la fluidez del sistema

En lo que al GPS, conectividad, red y WiFi se refiere no he tenido ni un solo problema en el tiempo que lo he estado probando. La conexión es estable, el GPS fija rápido y es preciso y la experiencia, en general, es bastante satisfactoria. Eso sí, nada de NFC. Si te gusta pagar con el móvil, con el Huawei P Smart+ no podrás hacerlo. El sonido es bueno, sin destacar en exceso, aunque suficiente para ver vídeos en YouTube y alguna que otra película. Eso sí, cuidado con agarrarlo en horizontal, ya que es muy fácil tapar el altavoz con la palma de la mano y que el sonido suene enlatado.

Otro aspecto a destacar en el apartado del rendimiento es el lector de huellas. Si algo ha caracterizado a Huawei a lo largo de los últimos años es la velocidad de sus sensores de huellas, y su más reciente gama media no es una excepción. El lector funciona rápido, es fiable y apenas he tenido errores en este tiempo de uso. De hecho, me atrevería a decir que las únicas veces que no ha funcionado han sido por tener las manos mojadas. Chapó por Huawei.

Huawei P Smart+

Sin embargo, no puedo decir exactamente lo mismo del desbloqueo facial. No es que sea lento, porque no lo es, pero sí tarda un poquitín entre que enciendes la pantalla, reconoce tu rostro y desbloquea el dispositivo. Podría ser mejor, sobre todo conociendo a otras alternativas como el OnePlus 6, cuyo reconocimiento facial es casi instantáneo, pero tampoco podemos quejarnos teniendo en cuenta su precio y la gama en la que se enmarca.

De los 64 GB que tenemos como almacenamiento interno podremos aprovechar unos 55, ya que el sistema operativo ocupa un total de 9,74 GB. Entre música descargada de Spotify, varios juegos pesados, fotos y vídeos, no he sido capaz de llenar ni la mitad de la memoria interna del móvil, así que en ese sentido, punto positivo para el P Smart+.

Android 8.1 Oreo y EMUI 8.2, un software interesante aunque todavía por mejorar

El Huawei P Smart+ cuenta con Android 8.1 Oreo maquillado con EMUI 8.2, y este es, a mi juicio, uno de los peores puntos negativos del dispositivo. Si bien es cierto que para gustos los colores, el rendimiento del Huawei P Smart+ se ve ampliamente lastrado por un software demasiado intrusivo. Es una capa bonita, de eso no hay duda, pero su rendimiento final dista mucho de ser el idóneo.

Interfaz

Por lo pronto, nada más encender el dispositivo nos encontramos con una enorme cantidad de bloatware que, por fortuna, podemos desinstalar. Hay algunas apps útiles, como Netflix o Facebook, aunque también encontramos apps como el espejo (que viene a ser la cámara interna con un marco), una carpeta con cinco juegos recomendados y preinstalados, la app de Booking y la de Ebay, así como toda la suite de apps de Google.

Por lo pronto, nada más encender el dispositivo nos encontramos con una enorme cantidad de bloatware que, por fortuna, podemos desinstalar

En los ajustes tenemos un sinfín de opciones que nos permiten hacer de todo. Las que más interesantes me han parecido son las relativas a la seguridad, que permiten acceder a la pantalla principal directamente tras reconocer el rostro o la huella dactilar, el modo lectura (que añade un filtro naranja para usar el móvil cuando hay poca luz), la opción de añadir un cajón de aplicaciones al launcher y la de ocultar el notch.

EMUI sigue teniendo mucho camino por delante y mucho, muchísimo margen de mejora. Se agradece la inclusión de Android 8.1 Oreo (aunque Android 9 Pie lleva ya un tiempo en el mercado), pero EMUI sigue pareciendo una capa enfocada a la gama alta en vez de a la media.

Huawei P Smart+

Ante la duda de comprar un dispositivo con EMUI o Android One, es difícil recomendar el primero. La fluidez, la estabilidad del sistema y la usabilidad están todavía lejos de alcanzar a Android Puro, pero esto es una cuestión más personal que profesional. Una cuestión de gustos, después de todo.

Lo realmente preocupante no es cómo funciona ahora, sino cómo funcionará dentro de un año o dos. Cuando el usuario se compra un móvil lo quiere para mínimo dos años, y todavía está por ver cómo sera el rendimiento del Huawei P Smart dentro un tiempo. La sensación final con la que me he quedado es con la de que es un terminal bonito, pero en términos de performance tiene margen de mejora.

La autonomía, el mejor apartado del Huawei P Smart+ con diferencia (con matices)

Batería

Si en los anteriores apartados hemos dicho que el Huawei P Smart+ no destacada demasiado, en la autonomía hemos de decir todo lo contrario. No he tenido ni un solo problema en este tiempo que lo he estado probando. Al contrario, me he encontrado con un dispositivo que es capaz de llegar al día y medio de batería con un uso normal. En ese sentido, la firma china repite éxito como ya hizo con el P Smart original.

De media, con sus 3.350 mAh he podido conseguir unas 5:00 - 5:30 horas horas de pantalla activa siempre con el brillo automático, lo que es más que suficiente para llegar al día siguiente con facilidad. Eso sí, a las 5:30 horas, el dispositivo empieza a pedirte un cargador, aunque puede aguantar hasta las seis horas.

El uso que le he dado es algún vídeo en YouTube, mucho tiempo en redes sociales y WhatsApp, juegos y algo de navegación puntual. Ninguna queja, sobre todo viniendo en un iPhone 8 Plus que me da unos resultados bastante similares. Si no le exiges demasiado, puedes alcanzar las seis horas de pantalla activa sin problema.

La autonomía es uno de los mejores puntos del Huawei P Smart+, pero su carga es demasiado lenta

Ahora bien, cuando pongas a cargar el móvil ármate de paciencia. No tiene carga rápida ni USB tipo C, por lo que el proceso de carga es lento no, lo siguiente. Tarda alrededor de una hora en pasar del 10% al 50%, más de una hora y media en alcanzar el 80% y más de dos horas en cargarse al 100%. Si tienes prisa, te compensa más salir de casa con una batería externa que esperar a que se cargue. En resumen, buena autonomía pero carga muy lenta.

Apostando por la doble cámara y una IA que es mejor desactivar

Huawei P Smart+

Vamos llegando al final de este artículo y toca hablar del apartado fotográfico. El Huawei P Smart+ tiene una doble cámara de 16+2 megapíxeles con apertura f/2.2 en la parte trasera y una doble lente de 24+2 megapíxeles con apertura f/2.0. Ambas tienen modo retrato y están potenciadas por Inteligencia Artificial que, siendo franco, estorba más que ayuda.

La aplicación de cámara, como ocurría con el anterior modelo, tiene demasiadas opciones, es algo caótica y quizá un pelín lenta. En lo que a funciones se refiere, tiene modo automático, modo retrato, vídeo, cámara AR y modo apertura, que sirve para emular los resultados de una apertura variable (desde f/0,95 a f/11). También tiene modo profesional, cámara lenta, panorámica, pintura con luz y un largo etcétera en el que nos encontramos los QEmojis, a los que llegaremos luego. Al final, todo se acaba resumiendo en modo automático, vídeo y modo retrato.

Camara

En la parte de arriba tenemos el botón de escáner (que sirve para escanear objetos y obtener enlaces de compra, por ejemplo), el flash, el botón para activar y desactivar las imágenes en movimiento, el botón para activar y desactivar la IA y los ajustes. Aquí podremos poner una cuadrícula, quitar el sonido del obturador y configurar los botones de volumen como disparador.

El nivel de detalle es bueno, al igual que el contraste y la interpretación de los colores. En ese sentido, cuando la luz acompaña, se pueden conseguir resultados muy interesantes

Pero vayamos al grano. ¿Qué tal los resultados de la cámara del Huawei P Smart+? En líneas generales, bien, sobre todo con la cámara trasera con buenas condiciones de luz. El nivel de detalle es bueno, al igual que el contraste y la interpretación de los colores. En ese sentido, cuando la luz acompaña, se pueden conseguir fotos muy interesantes. Al ampliar la imagen notaremos se pierde algo de detalle, pero nada demasiado exagerado.

Foto de día Como puede comprobarse, el nivel de detalle es bueno cuando la luz acompaña. Pueden leerse los carteles, los bordes de las estructuras están definidos y el nivel de color y brillo es correcto.

Cuando es de noche, la cámara hinca un poco la rodilla, aunque el resultado sigue siendo decente. Los colores son fieles, el nivel de ruido es correcto para ser un gama media y el detalle está bien conservado. Lo cierto es que me ha sorprendido gratamente. No tiene estabilización, así que corres el riesgo de que salgan movidas (algo que me ha pasado en alguna que otra ocasión). Sin embargo, si tienes un buen pulso, puedes conseguir algunas fotos buenas.

Foto de noche Cuando es de noche, la cámara hinca ligeramente la rodilla y vemos cómo el nivel de nitidez se reduce. Sin embargo, el resultado es bueno y podemos seguir apreciando un nivel de detalle en textos y objetos aceptable.

Cabría pensar que la Inteligencia Artificial serviría para conseguir mejores resultados y mejorar la escena, pero no. La IA del Huawei P Smart+ satura demasiado los colores, hasta el punto de que la escena resulta poco natural. Podrías desactivarla, pero en la cámara trasera el HDR está ligado a la IA, así que si quieres HDR tendrás que asumir que las fotos pueden salir demasiado saturadas. Esto no ocurre en la cámara interna, en la que la IA y el HDR van por canales distintos.

Cuando es de noche, la IA no funciona tan bien como cabría esperar, hasta el punto de que ha estropeado alguna que otra instantánea. Dado que satura demasiado los colores, los amarillos se hacen más amarillos y los azules demasiado azules. Eso hace que el resultado sea un poco artificial y, en alguna ocasión, tenga algo más de ruido. Aquí abajo tienes algunas comparativas. A la derecha está la foto original, a la izquierda la tomada con IA.

Ia 3 Como puede observarse, la IA ha subido la claridad y las sombras, dejando la foto con un contraste demasiado elevado y unos colores poco naturales. La de la izquierda parece una foto editada, no una foto mejorada.
Ia 4 Lo mismo ocurre en esta escena. No es que la foto esté mal, pero los colores no son naturales y están demasiado saturados.
Comparativa con IA Los colores están muy saturados, hasta el punto de que la pared parece haber sido pintada con Photoshop.
Ia La foto sin IA sale bien, con un nivel de ruido aceptable y unos colores fieles a la realidad. La IA satura demasiado los colores (fíjate en la luz del semáforo y el suelo), dándole un toque poco natural.

En lo que al selfie se refiere, los resultados son correctos cuando el teléfono se mantiene estable. Si te mueves demasiado, dado que el obturador es un poco lento, la foto saldrá movida. A pesar de ello, el nivel de detalle es bueno, así como los colores, sobre todo de día. Cuando es de noche la cosa cambia, y la nitidez empieza a brillar por su ausencia. De nuevo, mejor desactivar la IA.

Selfies De día, con buen pulso, pueden conseguirse unos resultados espectaculares con un buen nivel de detalle, color y brillo. Sin embargo, por la noche todos los gatos son pardos y todos los gama media son gama media. El Huawei P Smart+ no es una excepción.

Donde ambas cámaras flaquean un poco es en el modo retrato. No es que el resultado sea malo, pero quizá queda demasiado artificial y los bordes podrían recortarse algo mejor. Lo bonito de un retrato es que el bokeh sea progresivo, es decir, que esté más desenfocado conforme más alejado esté el plano. En el Huawei P Smart+ no ocurre eso, o al menos no de forma evidente. El sujeto sale perfectamente nítido, pero el recorte es muy exagerado y se ve poco natural.

Retrato De Dia Aunque el recorte no es malo, el resultado final es poco natural.
Retrato De Noche Cuando es de noche, el modo retrato es mejor no usarlo. No recorta bien al sujeto, hay muchísimos picos y el nivel de detalle y nitidez es escaso.

Pasamos así al apartado del vídeo, y es que el Huawei P Smart+ es capaz de grabar en FullHD a 60 cuadros por segundo. No cuenta con estabilización óptica de imagen, algo que se nota al grabar a mano alzada, pero los resultados tanto de día como de noche son decentes.

Algunas veces le cuesta enfocar y el nivel de nitidez no es el mejor, pero para algún clip puntual podría valer. También permite grabar en FullHD (a 30 fps) en formato 18,7:9 y usar el códec H.265 o H.264. Aquí tienes algunas muestras de día y de noche.

No podemos terminar este apartado sin hablar de los QEmojis, que vienen a ser los Animojis de Apple fabricados por Huawei. Dado que la cámara no tiene un sensor TrueDepth como el que montara el iPhone X, la lectura de la cara es correcta aunque los avatares no son tan expresivos como los de la firma de la manzana. Están bien para un uso puntual.

QEmojis Son graciosos, pero distan mucho de ser los mismos que los Animojis de Apple.

Huawei P Smart+, la opinión y nota de Xataka Móvil

El Huawei P Smart+ se puede comprar por 289 euros en color negro e Iris Purple. Es un precio que compite ferozmente con el resto de dispositivos de su gama, aunque tiene algunas luces y sombras que deben tenerse en cuenta.

Por un lado, destaca por su diseño y su enorme pantalla IPS/LCD, que se ve realmente bien, y su autonomía. Si eres un obseso de la batería, el P Smart+ no te dejará indiferente. También es interesante destacar la cámara, y es que si bien la IA entorpece más que aporta en algunas situaciones, desactivándola pueden conseguirse unos buenos resultados cuando las condiciones acompañan.

Sin embargo, un punto negativo de este dispositivo es el rendimiento. La capa de personalización es muy pesada y acaba lastrando el rendimiento del terminal, algo que podría solucionarse mediante actualizaciones por parte del fabricante. No podemos olvidarnos de que el objetivo del Huawei P Smart+ es ofrecer una buena experiencia de uso a buen precio, y en ese sentido, puede decirse que lo consigue. Es un terminal solvente para llevar a cabo tareas del día a día, como chatear, hacer fotos, navegar, consultar redes sociales y jugar alguna que otra partida.

El problema del Huawei P Smart+ es que, si bien el anterior modelo jugó un papel fundamental en la gama media, este año tenemos grandes jugadores que le hacen demasiada sombra

Por destacar algunas otras carencias, el Huawei P Smart+ carga bastante lento, no tiene USB tipo C y tampoco NFC. Sin embargo, sí tiene radio FM, algo que muchos usuarios agradecerán.

En este sentido, con sus virtudes y fallos, puede decirse que compite de tú a tú con el Xiaomi Mi A2 y el Mi A2 Lite, que son dos de los mayores exponentes de la gama media, así como con el Motorola Moto G6 Plus y el Galaxy A8. Eso sí, por unos cuantos euros más está el Pocophone F1, que es un rival serio a tener en cuenta.

8,0

Diseño8,5
Pantalla9
Rendimiento7,5
Cámara7,75
Software6
Autonomía8

A favor

  • Una pantalla sobresaliente
  • Buena autonomía
  • La cámara da buenos resultados de día

En contra

  • La cámara no rinde nada bien de noche
  • El modo retrato es muy mejorable
  • El rendimiento y el software no terminan de convencer

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por Huawei. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio