Publicidad

Fibra vs ADSL: diferencias entre ambos tipos de conexión

Fibra vs ADSL: diferencias entre ambos tipos de conexión
2 comentarios

Aunque la fibra óptica es la que capitaliza prácticamente la mayoría de ofertas y publicidad sobre banda ancha fija en el mercado actual, las ofertas de conexiones ADSL siguen vivas y compartiendo el mismo sector. Pero la fibra óptica y el ADSL, aunque compañeros de catálogo, no son lo mismo.

A continuación vamos a contarte en qué consiste cada una de las tecnologías de transmisión de datos que copan en la actualidad la banda ancha de cualquier operador. En qué consisten, en qué se parecen (si es que se parecen en algo) y en qué se diferencian.

Qué es el ADSL

Cable Adsl

Aunque en ambos casos hablamos siempre de banda ancha, prácticamente los únicos lugares comunes que encontramos entre el ADSL y la fibra óptica son que ofrecen gran velocidad de conexión y que comparten los canales a través de los que se instalan. Las canalizaciones que las operadoras abren bajo el suelo y que sirven para conducir multitud de cableado, también el de telecomunicaciones.

Cuando hablamos de ADSL lo hacemos sabiendo que nos referimos a un cable telefónico que permite transportar datos a toda velocidad. El ADSL o 'Asymmetric Digital Subscriber List' (Línea de Abonado Digital Asimétrica) se sustenta sobre la línea telefónica, es un par de cobre encapsulado (evolucionó) que permite separar los canales de transmisión de datos del de voz, así que nuestra navegación por Internet no se ve interferida por las llamadas de teléfono que ocupan el mismo caudal.

En el caso de la ADSL, los datos viajan por dos canales de 64Kbps mientras que la voz lo hace por uno de 16Kbps dedicado. De hecho, cuando empleamos ADSL como la conexión de banda ancha de nuestro hogar es necesario conectar un splitter o divisor a la toma telefónica en la que vayamos a conectar el teléfono fijo de casa, de forma que el dispositivo use únicamente sus canales reservados tanto para entrada como para salida.

Qué es la fibra óptica

Fibra

Si en el caso del ADSL hablábamos de un par de cobre, un cable de cobre como el telefónico tradicional, en la fibra óptica damos el salto a la fibra de vidrio por lo que cambia la forma en que se transmiten los datos a través del mismo. Si en el primero se emplean pulsos eléctricos, en la fibra óptica se emplean pulsos de luz.

No siempre hablamos de fibra de vidrio, claro está, aunque fue el original y se mantiene. Con el tiempo han ido apareciendo otros materiales que también se usan en conexiones de fibra como las fibras plásticas, pero el método de transmisión se mantiene: pulsos de luz, pulsos de láser o LED que emplean reflexion y refracción para la codificación de datos. Y la entrada de la luz en la ecuación implica un considerable aumento de la velocidad de transmisión de los datos. Pero a la vez, un aumento considerable del volumen de información.

Así, con la llegada de la fibra óptica no sólo se aumentó el ancho de banda disponible (como el 'giga' que ya se comercializa de forma bastante habitual) sino también la velocidad de transmisión. Es decir, la velocidad en la que un dato viaja de nuestro router al servidor: el ping. Algo que ha posibilitado que sobre la fibra se construyan nuevos usos para tecnologías existentes del calibre de los e-sports, que necesitan latencias muy bajas para que las competiciones sean justas.

Con la llegada de la fibra también se mejoró en la transmisión de paquetes de información debido a que se producen menores pérdidas de información que en el ADSL. Al ser eléctrico, el ADSL puede verse afectado por interferencias electromagnéticas por más que llegue blindado para ello. La luz, sin embargo, viaja a lo largo del cable de fibra más interrupciones que las que pueda causar un cable en mal estado. La fibra es, por tanto, más veloz, tiene un mayor caudal de transferencia y previene las pérdidas de información.

Otras diferencias entre la fibra óptica y el ADSL

Cuando hemos hablado de que la fibra óptica es idónea para prácticas como los e-sports a causa de su baja latencia, esto se debe a que la luz viaja a tan alta velocidad que la longitud de la red no afecta prácticamente en nada a la propia conexión. Así que estar más lejos o cerca de la estación a la que nos conectamos es indiferente cuando hablamos de fibra óptica.

En el caso del ADSL, la distancia a la que estemos de la central a la que estamos conectados afecta mucho a la velocidad ofrecida por la red. De ahí que en conexiones ADSL se suela hablar frecuentemente de horquillas de velocidad ('hasta 20Mbps') y se asegure que se cumplen unos mínimos y que en fibra hablemos de cifras más exactas, pues no se producen caídas de velocidad a consecuencia de las distancias. Y en el ADSL, sí.

La fibra ofrece más velocidad, estabilidad y ancho de banda a costa de necesitar una infraestructura nueva

Aunque ya se va solventando con el paso de los años y el esfuerzo de los operadores, la fibra óptica cuenta con la desventaja de necesitar una infraestructura propia. El ADSL emplea los cableados telefónicos que ya inundan prácticamente cada centímetro cuadrado de cada país, pero para la fibra hace falta cablear de nuevo, de ahí que no se disponga aún de cobertura plena en prácticamente ningún territorio. Se avanza, pero hay que cablear.

ADSL

Fibra óptica

Tipo de cable

Par de cobre

Fibra de vidrio o plástica

Ventajas

Velocidad alta Infraestructura de teléfonos

Velocidad muy alta Baja latencia Sin interferencias electromagnéticas Indiferente a la distancia

Desventajas

Pérdida de información por interferencias electromagnéticas Pérdida de velocidad por distancia

Infraestructura propia

Así pues, y resumiendo, nos encontramos con que el ADSL fue la primera banda ancha en llegar y que contaba a su favor con el cableado telefónico, por lo que su despliegue fue mucho más veloz, pero en contra tenía su baja velocidad, la caída de velocidad en base a la distancia y la pérdida de paquetes por transferencias. Con la fibra aumentó la velocidad, el ancho de banda y la seguridad de que cada paquete de datos llegaba sano y sano a su destino. Y salvo que el 5G acabe demostrándonos que no es así, la fibra óptica es el futuro a medio plazo de las telecomunicaciones.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio