Publicidad

Huawei, bloqueada en Estados Unidos y sin acceso a Android: 14 preguntas y respuestas
Huawei

Huawei, bloqueada en Estados Unidos y sin acceso a Android: 14 preguntas y respuestas

Publicidad

Publicidad

Lo que podría ser un lunes cualquiera en el mundo tecnológico se ha convertido en un desenfreno tras la comunicación ayer tarde de que Huawei y Google rompían relaciones. ¿El motivo? La inclusión de la empresa china en el listado de riesgos para la Seguridad Nacional de los Estados Unidos, algo que el Gobierno de Donald Trump llevaba tiempo queriendo conseguir y que finalmente ha logrado.

El revuelo causado tiene sentido no sólo porque hablemos del segundo fabricante de teléfonos móviles a nivel mundial, o del responsable actual del despliegue de la mayor parte de redes 5G del planeta. Tiene sentido porque hablamos de una guerra comercial entre China y Estados Unidos con muchas más empresas afectadas, y del mundo móvil se salvan muy pocas con la situación actual del mercado. Así que tratemos de responder algunas preguntas sobre qué está ocurriendo y qué pasará con Huawei y otras compañías en un futuro próximo. ¿Nos acompañas?

La situación actual, ¿qué está ocurriendo y por qué?

China vs Estados unidos

Vamos a empezar por el principio, aunque para ello tengamos que gastar unas preguntas y respuestas para situarnos en el punto actual. Veamos qué ha ocurrido hasta ahora y por qué, y pronto pasaremos a la situación especial de los teléfonos de Huawei y la posible repercusión en otras marcas del actual mercado de teléfonos móviles.

¿De dónde viene la tensión entre Estados Unidos y Huawei?

Aunque no esté Huawei directamente implicada, todo empezó hace unos años con ZTE, que infringió un cerco comercial establecido sobre Irán al comercial con el país de oriente medio. Las consecuencias para ZTE fueron el freno de su actividad comercial por orden de Estados Unidos, que les incluyó en la misma lista en la que ahora está Huawei. La situación se saldó con una gran multa, la reorganización de la cúpula directiva de ZTE en Estados Unidos y la reactivación de la actividad comercial. Pero ya entonces Huawei estuvo implicada en segundo plano, pues sobre ella se cernían sospechas parecidas.

¿Tiene esto que ver con la expansión del 5G?

Nada de esto es oficial pero parece que el 5G podría ser el centro de todo el problema. La expansión de China en el mundo tecnológico preocuparía a Estados Unidos y a sus aliados, que han acusado en varias ocasiones a Huawei de espionaje a través de sus equipos de red. No hay pruebas aún sobre la mesa pues se consideran reservadas, pero este espionaje sería el detonante que habría llevado a Huawei a acabar en la lista de empresas con riesgo de poner en peligro la seguridad de Estados Unidos. Y de aquellos polvos, estos lodos. No debemos olvidar que Canadá, aliado de Estados Unidos en muchos campos, ya detuvo a la Directora Financiera de Huawei hace meses, tensando aún más la cuerda.

Entonces, ¿qué pasó exactamente ayer?

Ayer se consumó lo que Estados Unidos llevaba tiempo intentando pero no lograba por el bloqueo de las cámaras de su sistema gubernamental. Huawei fue incluida en el listado de empresas con riesgo para la Seguridad Nacional estadounidense y eso implicó, automáticamente, que debían cesar todas sus relaciones con empresas norteamericanas. Google, Qualcomm, Intel y otras más incluidas. Así que sí, ya hemos llegado a Google.

Huawei y Google... y Android

Huawei

Llegamos a las relaciones entre Google y Huawei en el que el principal afectado es Android. O, mejor dicho, la parte de Android que es propiedad de Google y no libre, y a la que Huawei ahora no puede tener acceso. Algo que perjudica a los teléfonos actualmente en circulación, pero también a los teléfonos futuros. Veamos hasta qué punto afecta al ecosistema de productos del fabricante chino.

¿Qué pasa con el teléfono Huawei que tengo en mi poder?

La implicación principal, al menos por ahora, es que tu teléfono Huawei no podrá actualizarse a partir de este momento. Sí podrá recibir actualizaciones relativas a la parte libre de Android, a la que se conoce como Android AOSP, pero no de ninguna parte que sea propietaria de Google. Y sentimos decirte que no son pocas. Pero además, se pone en duda que pueda haber parches de seguridad relativos al procesador y otros componentes, si este procesador o componentes son de origen norteamericano. Qualcomm, Intel, Broadcom, etc.

¿Dejaré de tener acceso a las aplicaciones de Google Play?

Era una de las grandes dudas pues sí que se plantea esto de cara a futuro. Pero Google, a través de la cuenta oficial de Android en Twitter, se ha encargado de calmar un poco los ánimos. Desde Google aseguran que los teléfonos Huawei actuales no perderán Google Play ni el acceso a sus apps, ni tampoco Google Play Protect, el sistema de seguridad de la tienda. Sobre los teléfonos futuros, ya es otro cantar.

¿Dejará de funcionar mi teléfono Huawei?

No, ni mucho menos. Lo que se plantea es un riesgo para su evolución en el futuro. Como hemos dicho, por el tema de las actualizaciones. Aunque se abre la posibilidad de que Huawei decida dar un giro a los acontecimientos y prescindir de Android a corto plazo si la situación acaba explotando definitivamente. En cuyo caso, tal vez sí haya actualizaciones futuras pero para cambiar el interior del teléfono casi por completo. Veremos qué ocurre en este sentido.

En el mejor de los casos, los teléfonos Huawei se pueden olvidar de actualizaciones del sistema operativo

¿Voy a tener Android 10 Q?

Si se mantiene la situación actual, la respuesta es bastante clara: no. Dejar de acceder a las actualizaciones de Android implica también que se cierra el acceso a las versiones futuras del sistema. Así que si no hay solución para este bloqueo, el plan de actualizaciones de Huawei a Android Q quedará automáticamente detenido.

¿Voy a tener actualizaciones de seguridad? ¿Será mi teléfono seguro?

Como decíamos antes, las actualizaciones de seguridad quedarán restringidas a aquellas partes que sí son libres, las que forman parte del Android AOSP. Las relativas a las partes del código fuente de Android que son propias de Google quedarán fuera de la ecuación. Tal vez haya más actualizaciones de seguridad de EMUI, la capa de Huawei, pero las del sistema operativo se antojan improbables.

No obstante, Huawei ha publicado ya un comunicado oficial al respecto en el que afirman que las actualizaciones de seguridad también se mantendrán activas para todos los teléfonos que estén ya en circulación y, importante, en stock. Es decir, los teléfonos que Huawei ya tenga fabricados y pueda comercializar de modelos a la venta. Veremos si finalmente pueden cumplir esta promesa.

¿Puedo instalar otra ROM por mi cuenta?

Es una posibilidad, claro está. El mundo de los cocineros siempre ha estado ahí, prestando un gran servicio a los usuarios interesados en ir un paso más allá del circuito comercial. El problema es que gran parte de los avances que llegan a unas y otras ROMs parten de publicaciones oficiales de los propios fabricantes, y si Huawei deja de tener acceso al código propietario de Android, poca solución será la de acudir a una ROM que, por ende, no tendrá tampoco este código. Aunque de sorpresas está el mundo lleno y tal vez haya ROMs actualizadas en el futuro. Nunca se sabe. Aunque lo más probable es que una ROM esté tan desatualizada como una versión oficial.

¿Qué pasará con los nuevos Huawei que se vendan a partir de ahora?

Aquí está la clave, pues aunque Huawei lleva tiempo acumulando hardware en sus almacenes de cara a un posible, y ya real, baneo por parte de los Estados Unidos, el sistema operativo no se puede almacenar. Si nada cambia, los futuros teléfonos de Huawei, a partir de ahora, no podrán contener ni servicios de Google ni la tienda de aplicaciones de la compañía, la Google Play Store. Pero tampoco podrán contener partes propietarias de Android, por lo que tendrán que recurrir a Android AOSP o, en última instancia, a algún tipo de sistema operativo propio. Aunque este sistema operativo seguirá teniendo el mismo problema: la ausencia de Google Play les deja fuera de millones de apps en todo el mundo.

Por tanto, ¿qué opciones tiene Huawei en estos momentos?

Haciendo un breve resumen de la situación: Huawei no puede acceder a software propietario norteamericano y a hardware americano. La solución para Huawei en estos momentos, si el conflicto no se soluciona rápidamente, es acudir a medios propios y a otros fabricantes. Eso implicaría desempolvar el sistema operativo propio que tendrían en el armario, ya veremos en qué nivel de desarrollo, y comprar hardware a otros fabricantes. Samsung en pantallas y memorias, Toshiba para memorias, Sony para cámaras, Japan Display para pantallas, la propia Huawei para procesadores. Hay muchas alternativas lejos de Estados Unidos, aunque veremos si son suficientes.

¿Pasará lo mismo con mi teléfono Honor?

Pese a que aparentemente funcionan de forma independiente, lo cierto es que los lazos entre Honor y Huawei son muy estrechos. Hasta el punto que Honor, la marca "hija", emplea el mismo software que la matriz y reutiliza muchos de sus componentes para crear sus propias propuestas de teléfonos comerciales. Así que si Huawei se ve afectada por el baneo estadounidense, es lógico pensar que Honor va a correr el mismo destino.

Y finalmente, las implicaciones para el resto de la industria

Brands

Aunque centremos el artículo en las relaciones entre Huawei y Google, la guerra va mucho más allá pues se trata de una batalla comercial entre Estados Unidos y China. Y aquí hay muchas más empresas implicadas, muchas de ellas norteamericanas, que podrían verse salpicadas por represalias del lado chino que, dicho sea de paso, resulta raro que aún no se hayan producido. Veamos.

¿Va a afectar a otras empresas chinas este bloqueo?

Qualcomm es el mayor fabricante de procesadores móviles por lo que todo lo que les afecte, afecta al resto de la industria. En este caso, Huawei está bastante protegida (salvo sus portátiles con cerebros Intel) contra el bloqueo a la hora de acceder a chips de Qualcomm e Intel pero no ocurre así con el resto de fabricantes chinos. Por citar a los más conocidos: Xiaomi, OPPO, OnePlus, Vivo o ZTE se quedarían sin acceso a procesadores Snapdragon, lo que les obligaría a buscar otras alternativas. Lo mismo en cuanto al acceso al 5G, que por ahora es Qualcomm-only de forma mayoritaria. El Balong 5000 de Huawei sería la solución. Ser bloqueados por un lado, convertirse en proveedores masivos por el otro.

¿Cómo puede contraatacar el Gobierno chino?

Ocurre algo bastante interesante en este conflicto y es el hecho de que por parte de Estados Unidos se teme el espionaje de los orientales, pero la mayor parte de su hardware se fabrica al otro lado de la Gran Muralla. El Gobierno de China no tiene más que realizar un movimiento de espejo y bloquear la fabricación de componentes norteamericanos en suelo chino, lo que significaría una crisis a nivel mundial, ya no sólo para Estados Unidos.

Lógicamente, la mente viaja de forma automática a los iPhone, diseñados en California pero fabricados en su mayor parte en China. Una llamada del Gobierno chino paralizaría la producción de Apple, lo que supondría un fuerte varapalo para el gobierno estadounidense. Pero el cese en la fabricación de chips de Qualcomm sería aún más catastrófico pues la mayor parte del mercado móvil vive de los cerebros de los americanos. Si dejan de fabricarse, dejan de fabricarse teléfonos móviles.

Esto es lo que se sabe hasta el momento, y lo que toca es esperar. Como decíamos antes, el conflicto entre Estados Unidos y ZTE se saldó con una multa y la vuelta de los chinos a la actualidad, aunque la actual fricción entre Huawei y el Gobierno de Donald Trump parece bastante más seria y puede ir para largo. Prudencia. Iremos actualizando estas preguntas y respuestas con lo que se vaya sabiendo en cada paso de la que es, hasta el momento, una de las mayores crisis en la industria tecnológica que se recuerdan.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir