Publicidad

TSMC se coloca del lado de Huawei en la batalla contra Estados Unidos, aunque se muestra prudente

TSMC se coloca del lado de Huawei en la batalla contra Estados Unidos, aunque se muestra prudente
25 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ni una batalla comercial de gran calibre sin que automáticamente se formen dos ejes, uno por cada uno de los participantes en la contienda. En este caso tenemos a Estados Unidos en un extremo y a China en el otro. Los primeros han activado un bloqueo contra Huawei, que pertenece a los segundos, y las piezas empiezan ya a moverse en el tablero tecnológico y geopolítico.

La primera pieza externa en tomar una decisión fue ARM, que ayer ordenó a sus empleados el cese de los acuerdos con Huawei y que dejaba a éstos sin acceso a las litografías de sus procesadores, una situación de difícil solución. El siguiente ha sido TSMC, sito en Taiwán y que ha mostrado su deseo de continuar suministrando a Huawei aunque esta decisión tiene algunos inconvenientes.

TSMC apoya a Huawei pero, ¿sin litografías ARM?

El fabricante taiwanés TSMC, que también tiene fábricas en China, ha tardado algo más que ARM en posicionarse de uno u otro bando, y finalmente ha optado por el lado chino aunque con reservas. TSMC, en boca de su portavoz, Elizabeth Sun, ha declarado a medios de su país que su contrato con Huawei, y por tanto los envíos y suministros a la compañía vecina, no se ven afectados por el bloqueo de Estados Unidos. Aunque ha preferido dejar un pie en la puerta para observar la situación antes de cerrarla.

Cuenta Reuters que TSMC mantendrá el suministro a Huawei pero que seguirá observando y evaluando el impacto de la decisión del Gobierno de Donald Trump de prohibir los tratos entre empresas norteamericanas y Huawei. Recordemos que TSMC es un fabricante de semiconductores independiente que sirve tanto a Huawei como a Apple, MediaTek e incluso algunos procesadores de Samsung. Con varios frentes abiertos en el conflicto, TSMC esperará para ver si toca cambiar de decisión en el futuro, aunque por ahora permanece del lado de Huawei.

El apoyo de TSMC sin acceso a la arquitectura de ARM, ¿es realmente útil para Huawei?

El problema aquí es que el primer aliado estadounidense lejos de sus fronteras ha sido ARM, el dueño y responsable de las litografías que se emplean en todo el ecosistema móvil del planeta. Y sin la posibilidad de acceder a estas litografías, los Kirin no podrían seguir fabricándose como hasta ahora, por lo que este paso de TSMC hacia Huawei no tendría demasiado sentido en un primer momento. A no ser que en Huawei se abrazase finalmente la arquitectura RISC para continuar fabricando a partir de ella.

Veremos qué movimientos siguen a estos dos. Por ahora, el bloqueo norteamericano se ha detenido por un plazo de noventa días. Tres meses que concluirán el próximo 19 de agosto y que, parece ser, servirán para que las pequeñas operadoras de zonas rurales de Estados Unidos puedan adaptarse a la ausencia de equipos de Huawei. En un mes, habrá cumbre internacional y Trump y el presidente de China se verán las caras. Se prevé un verano movido.

Vía | Reuters

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir