Compartir
Publicidad
Las cinco claves del nuevo Manifiesto Digital de Telefónica: buenas intenciones, poca concreción
Mercado

Las cinco claves del nuevo Manifiesto Digital de Telefónica: buenas intenciones, poca concreción

Publicidad
Publicidad

Telefónica anunció su primer Manifiesto Digital en 2014, un conjunto de recomendaciones enfocadas a mejorar la experiencia digital de los consumidores según la compañía que hoy se han visto actualizadas en el segundo manifiesto. El motivo de esta renovación es, según Telefónica, que "Los vertiginosos cambios que ha traído la digitalización han dejado desactualizados marcos regulatorios y políticas públicas".

En un documento que se extiende a lo largo de más de 100 páginas, Telefónica abre el debate sobre problemáticas como la brecha digital, la gestión de la privacidad o los retos que plantean los últimos avances en materia de automatización del trabajo. La compañía también refuerza su compromiso con la neutralidad digital y propone una serie de compromisos que se centren, sobre todo, en las personas. A continuación resumimos las cinco claves principales del Pacto Digital de Telefónica.

Internet para todos

Como decíamos, los avances en materia digital de los últimos tiempos han hecho que Telefónica decida renovar su manifiesto digital sólo cuatro años después de la publicación del primero. Tal y como asegura Álvarez Pallete, presidente de la compañía, el objetivo del manifiesto es "conseguir una digitalización centrada en las personas”, pero hay ciertos factores a tener en cuenta como la brecha digital, que se refiere al hecho de que actualmente la mitad de la población todavía no está conectada.

Manifiesto Digital

Según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), actualmente sólo un 47% de la población tiene acceso a Internet. Para mejorar esta situación, Telefónica propone que empresas y sector público trabajen codo con codo para desplegar infraestructuras que permitan el acceso en zonas rurales que no tengan cobertura, así como reducir los precios de la banda ancha.

España es el país europeo con mayor despliegue de fibra con más de 18 millones de hogares conectados en 2016, cifra que ha seguido aumentando hasta los 20 millones actuales y seguirá haciéndolo con la sustitución del cobre por fibra.

Los empleos que vienen y los empleos que se van

Otro de los debates que trae la digitalización es sobre el empleo, sobre todo ahora que la Inteligencia Artificial está cogiendo fuerza. No se trata sólo de la automatización de puestos de trabajo, que para 2055 se espera que sea de casi la mitad, sino de la necesidad de formar a los empleados para lo que está por venir.

Manifiesto Digital 02

Según datos de la OCDE, en sólo dos años más de un tercio de los trabajos requerirán formación en materia digital y el 65% de niños trabajarán en puestos que todavía no existen. Para ello, Telefónica propone una actualización de los sistemas educativos que se adapten a los constantes cambios y respondan a las necesidades que depara el futuro.

Este apartado también incluye recomendaciones para las empresas, como es el caso del reciclaje profesional y promover la formación de sus empleados para adaptarlos a los nuevos puestos de trabajo "para garantizar la empleabilidad".

Privacidad y confianza

La velocidad de los avances no llega a todos, pero además presenta otros problemas a considerar como el debate sobre la privacidad y la seguridad de nuestros datos que cada vez preocupa más. El manifiesto ensalza los datos como un recurso muy valioso, pero insiste en que es necesario crear un nuevo marco ético que ponga a las personas en primer plano y no a las empresas o gobiernos.

Manifiesto Digital 03

Una encuesta de Eurobarómetro revela que sólo un 15% de usuarios siente que tiene control total sobre los datos que comparte online, mientras que el 50% cree que tiene control parcial y el 31% asegura que no tiene ningún tipo de control.

Los casos de vigilancia masiva y fallos de seguridad han provocado que se pierda confianza en la recopilación de datos como herramienta beneficiosa. Aquí Telefónica propone cuatro pilares a seguir para contruir esa confianza: transparencia, seguridad de los datos, que los controlen los usuarios y que haya capacidad de elección.

Estas claves nos suenan mucho, y es que la compañía las ha repetido casi hasta la saciedad con su recién estrenada plataforma Aura. Además de ser una forma de controlar los productos de la marca, el asistente virtual (que por cierto probamos a fondo hace poco) quiere dar a los clientes más control sobre sus datos.

Guiño y codazo a los gigantes de Internet

Otro de los puntos destacados es la crítica al dominio de ciertas plataformas o 'gatekeepers digitales'. Aunque no nombran ninguna en concreto, nos vienen varios nombres a la cabeza (Google, Facebook, Twitter...) gigantes tecnológicos que poseen una influencia enorme sobre la opinión pública y generan "cuellos de botella permanentes en la economía digital".

Manifiesto Digital Telefónica

Un análisis de Telefónica sobre el mercado actual muestra como Google domina completamente los motores de búsqueda con un 99,5% de cuota de mercado. Se da una situación similar en las plataformas móviles, con Android (también propiedad de Google) llevándose un 89,1% del total. Apple y, de nuevo, Google se llevan casi todo el pastel de las tiendas de aplicaciones, mientras que el cuello de botella se relaja en otros mercados como el acceso móvil o el de los terminales, donde hay más actores en juego.

El manifiesto sugiere que las plataformas deben "equiparar su elevada influencia a una mayor responsabilidad", mientras que los legisladores deben "exigir esa responsabilidad e insistir en la defensa de la aplicación de las normas, leyes y valores actuales". Además, en este apartado Telefónica propone el uso de la tecnología Blockchain como herramienta para preservar la competitividad, facilitar la supervisión por parte de las autoridades y otorgar mayor control a los usuarios sobre sus propios datos.

Regulación más ágil y creación de una 'Carta de Derechos Digitales'

En el último gran bloque de su manifiesto, Telefónica reflexiona sobre la necesidad de cambio del marco legal y políticas actuales que, según la marca "no fueron concebidos para la era digital". Aquí se recomienda una regulación basada en el 'qué' y no en el 'quién', manteniendo un "enfoque horizontal y tecnológicamente neutral".

El manifiesto también aboga por una mayor agilidad a la hora de adaptar las leyes y regulaciones. Con un sector en constante cambio, la rapidez de adaptación es un punto clave para evitar que haya normas que queden obsoletas rápidamente. Por ejemplo, Telefónica destaca el tiempo que han tardado algunas normas en ser aprobadas como la reciente RGPD, que ha llevado seis años y seis meses, y las enfrenta al tiempo que ha tomado a algunas plataformas en alcanzar los 50 millones de usuarios, con los dos años de Facebook o los nueve meses de Twitter.

Manifiesto Digital 05

En este capítulo se vuelve a hacer hincapié en que todo el proceso de digitalización esté centrado en las personas en lo que han bautizado 'Carta de Derechos Digitales' y que pretende ser una adaptación de los derechos humanos al nuevo esquema tecnológico. El objetivo es que "los derechos deben aplicarse tanto online como offline".

Entre los derechos que propone el texto está el derecho a la educación con un enfoque más digital o el derecho a la libertad de expresión que tantos debates está generando en la actualidad. La lista también incluye el derecho a la información donde se hace referencia a la manipulación y las polémicas 'fake news', el derecho a la protección de datos y la identidad digital.

En la 'Carta de Derechos Digitales' destaca especialmente el tema de la neutralidad de la red, cuyo objetivo es preservar una "experiencia de Internet, abierta, libre y no discriminatoria". El pacto con Netflix firmado hace poco es sin duda un paso en la buena dirección. Sin embargo, en el documento hay un matiz importante que apunta hacia una neutralidad de la red con excepciones.

Lo que dice Telefónica es que "La regulación debería tener en cuenta el valor de la innovación en modelos de negocio y oferta comercial (...) Aunque algunas de estas iniciativas han recibido críticas por la posible violación de las provisiones de neutralidad de red, es justo decir que muchas de ellas han sido muy populares". Aunque no lo mencionan directamente, nos viene a la cabeza el ejemplo de los Pass de Vodafone con los que se puede disfrutar de algunos servicios sin que éstos consuman datos.

Éstas son las cinco claves principales que Telefónica reúne en su manifiesto anunciado hoy, propuestas muy interesantes y ambiciosas pero que generan muchas dudas sobre cómo (y cuándo) se pondrán en marcha. Sobre el papel todo suena muy prometedor, pero todavía faltan muchos detalles sobre acciones concretas para que sea una realidad.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos