Publicidad

Samsung anuncia la primera pantalla AMOLED con tasa de refresco variable: así logra el Note 20 Ultra ser más eficiente

Samsung anuncia la primera pantalla AMOLED con tasa de refresco variable: así logra el Note 20 Ultra ser más eficiente
6 comentarios

Samsung ha querido anunciar y explicar el funcionamiento del primer panel AMOLED con tasa de refresco variable. Esta tecnología se ha incorporado por primera vez en la historia del smartphone (con tecnología AMOLED) en el Samsung Galaxy Note 20 Ultra, y supone un importante ahorro energético, al menos sobre el papel, respecto a la actual tecnología empleada en otros modelos.

Vamos pues a explicarte cómo funciona la tasa de refresco variable, las diferencias que tiene respecto a la habitual y por qué hay esa promesa de que la batería durará considerablemente más usando esta tecnología.

Así funciona la tasa de refresco variable

Note 20

Actualmente, con el auge de las altas tasas de refresco, tenemos móviles con paneles de 90 y 120Hz. El principal problema de estos teléfonos es que utilizan una tasa de refresco fija, es decir, sea cual sea el contenido de la pantalla, refrescan a la máxima tasa posible. Esto es muy poco eficiente a nivel energético, ya que hay muchas situaciones en las que no necesitamos que la pantalla refresque a una tasa alta. Si un juego corre a 60 FPS no hace falta más refresco, si estamos viendo un vídeo, tampoco, si estamos viendo contenido estático en Chrome o redes sociales, más de lo mismo.

Aunque algunos de estos terminales pueden desactivar o activar la alta tasa según el contenido, esto no es realmente una tasa de refresco dinámica, ya que es, simplemente, oscilar entre el modo de 60Hz y el máximo modo de tasa de refresco. Con el Samsung Galaxy Note 20 Ultra, Samsung ha logrado una implementación diferente. En concreto, contamos con tres modos: 120Hz, 90Hz, 60Hz, 30Hz y 10Hz.

Distintos valores de tasa de refresco para que el móvil escoja la más adecuada en cada situación: esta es la solución de Samsung para ahorrar batería

Así, el software decide qué tasa de refresco es la adecuada en el momento preciso. Según Samsung, esta tecnología puede ahorrar hasta un 22% de energía respecto a los actuales paneles. Si nos fijamos, los valores elegidos por Samsung tienen bastante sentido desde un punto de vista técnico. 120Hz como máxima tasa de refresco, 90Hz para algunos juegos compatibles, 60Hz para vídeos y juegos a FPS (gran parte de ellos), 30Hz para reproducción de vídeos a un máximo de 30 FPS y 10Hz para contenidos estáticos, por poner algunos ejemplos.

Como siempre, quedará por ver a efectos prácticos si la tecnología de Samsung ha dado con la tecla o no, pero sin duda supone un avance a nivel técnico sobre los paneles no muy eficientes de los Galaxy S20, cuyo consumo energético es más alto de lo esperado.

Vía | AnandTech
Más información | BusinessWire

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios