Compartir
Publicidad

Nokia tiene muchas papeletas para llevarse todos los flashes en el MWC

Nokia tiene muchas papeletas para llevarse todos los flashes en el MWC
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Será en apenas dos semanas cuando dé comienzo una nueva edición del Mobile World Congress de Barcelona. En la Ciudad Condal se darán cita prácticamente todos los grandes fabricantes de teléfonos móviles del mundo, y allí se exhibirá parte del arsenal para conquistar el mercado en esta primera mitad del año, y quién sabe si también en parte de la segunda. Y en medio de todos, asistiremos a una reaparición.

Como el ave Fénix mitológico, Nokia debe resurgir de sus cenizas y volver a mostrar sus cartas. No será la misma Nokia que conocíamos, pues su poder está ahora bastante mermado y se ha convertido más en una emisaria de HMD que en una compañía con entidad propia, pero aún así cuenta con el suficiente atractivo para captar buena parte de la atención mediática del evento. Son muchos los que la esperan.

El mercado ya no es lo que era

Como rezaba el monólogo de Galadriel, el mundo ha cambiado. Mucho tiempo ha pasado desde la dominación que Nokia ejercía sobre el mercado, y su alianza con Microsoft no fue un pacto beneficioso para ambas partes como todos esperaban. Nokia vuelve ahora aliada con Android, en las manos de otro fabricante y con la esperanza de volver a levantar una marca que ya no tiene el peso del pasado.

Cuota

La nostalgia no suele ser una ayuda en estos casos, y explotarla no suele conducir por un camino que lleva a las marcas al éxito. Parece que los finlandeses preparan un homenaje al Nokia 3310, a aquel móvil del pasado que, como Mjölnir, resultaba prácticamente indestructible y menos selectivo a la hora de elegir amos. Lo esperamos como un nuevo dumbphone sin muchos añadidos más allá de despertar algo en los corazones de quienes lo tuvieron en su momento, o quienes envidiaron a los que lo tenían.

En otros sectores sí se han dado casos de explotación exitosa de la nostalgia, no obstante. Sólo hace falta echar un vistazo a los dispositivos que Nintendo puso en circulación recientemente para ver la miniNES, rompiendo stocks allá por donde pasa. La propia Nokia puede apoyarse en las ventas de su Nokia 6, un modelo que parece estar provocando que HMD no sea capaz de producir tantos móviles como le demandan.

Este movimiento con el 3310 puede que sea inocuo a la hora de cosechar cuota de mercado, pero sí servirá para que buena parte de los flashes de medios tecnológicos, y no tan tecnológicos, se giren hacia aquel gigante del pasado que ahora trata de abrirse paso de nuevo en el sector. Puede que la resurrección del 3310 sea sólo un gesto romántico, muy propio de este 14 de febrero que recorremos ahora mismo, pero su efecto en el público puede ser beneficioso.

La importancia de la oferta

Nokia

El problema es que el gesto del nuevo Nokia 3310 será sólo pasajero. Una vez acaben los artificios, desaparezca la niebla artificial que cubra el escenario y se apaguen los focos multicolor, sólo quedará el catálogo. Y para entonces, más vale que Nokia tenga una propuesta de nivel para comenzar a arrebatar parte de la cuota a sus competidores. Y si su entrada se producirá desde abajo, lo tendrá más difícil que nadie.

El mundo es bipolar cuando hablamos de teléfonos móviles. iOS y Android se reparten el mundo con un evidente vuelco hacia la mano que sostiene el sistema operativo de Google, y eso hace que la competencia sea feroz. Grandes marcas, marcas menos conocidas y dispositivos clónicos nacidos en China que no dejan de aterrizar en las tiendas serán un escollo que Nokia tendrá que superar.

En su día, Nokia era objeto de deseo, hoy lo son otras marcas

Sin embargo, ofrecer un buen espectáculo en Barcelona puede suponer dar un par de pasos adelante. Que todo el mundo sepa que Nokia ha vuelto puede ser una gran piedra de toque para, insistimos, un largo y duro camino para tratar de ser sólo una porción de lo que fue. La nostalgia es un arma de doble filo, confiemos en que haya algo tras el escenario aguardando al público. Algo más que humo salido a partir de hielo seco.

Esta Nokia no es Nokia, no lo olvidemos

Nokia 3310

Somos muchos los que deseamos que Nokia vuelva a ser un actor relevante en el mercado actual pero, seamos sinceros, todo forma parte del mismo juego de la nostalgia que el fabricante finlandés, o mejor dicho, chino, quiere explotar. En su día, Nokia era objeto de deseo, hoy lo son otras marcas. La competencia siempre es buena y hoy es más feroz que nunca.

Veremos qué tiene listo Nokia para Barcelona. Más les vale que sea algo interesante. El ritmo que el mundo de los smartphones impone desde hace ya varios años favorece que el olvido llegue para muchos antes de lo previsto. Si los futuros móviles de Nokia tienen algo que aportar, algo diferenciador, y se colocan en los mercados indicados, habrá vida para la empresa. Si no, otros gigantes han caído. Y Nokia ni siquiera es un gigante a día de hoy.

En Xataka | Nokia prepara el regreso del indestructible 3310 a través de un ¿homenaje? en el MWC, según Evan Blass

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos