Compartir
Publicidad

Los costes de fabricación de los Galaxy S9+ y iPhone X casi parejos, a pesar del papel de fabricante de Samsung

Los costes de fabricación de los Galaxy S9+ y iPhone X casi parejos, a pesar del papel de fabricante de Samsung
62 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los datos que suele comentarse cuando se analiza la trastienda del mercado móvil tiene que ver con los costes "ocultos". De los teléfonos sabemos el precio de venta, y sabemos que éste va descendiendo con el paso del tiempo, pero no siempre afloran los costes de fabricación de los terminales. Y es que estos datos suelen estar acompañados siempre de algún tipo de polémica.

Dicha polémica suele versar sobre la diferencia entre los costes de fabricación y los de venta, sin tener en cuenta que hay gastos como la distribución, la publicidad o los gastos propios de la compañía (estructuras, sueldos) que influyen en el margen que al final se aplica sobre el coste puro del teléfono. No obstante, el desglose de costes nos ayuda a saber en qué punto se encuentra la fabricación de los distintos componentes, y en el caso de Samsung y Apple resulta aún más curioso pues, además de competidores, los primeros son proveedores de los segundos.

La pantalla lidera los gastos en fabricación

Dyzwktjxkaetwni

Lo último en llegar a los medios nos ofrece un desglose bastante detallado de varios de los últimos lanzamientos tanto de Samsung como de Apple. Vemos el reciente Samsung Galaxy S9 Plus, y aunque echamos de menos el S9 tenemos el Note 8 y el S8+ del lado coreano. En la esquina estadounidense, de Apple se ofrece el desglose del coste del iPhone 8+ y también el del llamativo iPhone X.

Pese a que todos son relevantes, los costes de fabricación más actualizados son los correspondientes tanto el Samsung Galaxy S9+ como al iPhone X. Se da la casualidad de que ambos teléfonos son los más recientes de cada marca, y a su vez los actuales líderes de su catálogo. Móviles con un elevado coste de compra, pese a ser el S9+ algo más asequible, y que nos permiten ver algunas diferencias y parecidos.

El procesador y la pantalla dominan los costes de fabricación, y cada marca "gana" en uno de los apartados

Podemos ver, por ejemplo, cómo ambos fabricantes diseñan y construyen sus propios procesadores, aunque en el caso de Apple la fabricación directa recaiga sobre Foxconn. El coste del Exynos 9810 de Samsung, incluido el módem 4G, se sitúa en 68 dólares mientras que el iPhone X, de nuevo con el módem de Qualcomm/Intel incluido, no se queda muy atrás, 64,50 dólares.

Una vez abandonamos el cerebro, la pantalla de ambos teléfonos resulta el componente más caro. Aquí es donde empezamos a ver curiosidades, pues ambas son pantallas fabricadas por Samsung. La del S9+ es para consumo propio mientras que la del iPhone X es una compra clásica a un proveedor.

No son componentes comparables por más que se trate en ambos casos de paneles OLED, pero vemos en el desglose que las 6,2 pulgadas de Samsung le cuestan 72,50 dólares y que Apple paga las 5,8 pulgadas de su iPhone X a 77 dólares. Algo parecido ocurre con el almacenamiento interno, donde Samsung paga 12 dólares y Apple sube hasta los 19,50 dólares.

Dos flagships por menos de 400 dólares

Como vemos, hay bailes en todos los componentes pues no hablamos de las mismas especificaciones, ni seguramente de los mismos volúmenes de compra para uno y otro fabricante. El resultado final es que el Samsung Galaxy S9+ sale de la fábrica con un coste de 379 dólares, y que el iPhone X hace lo propio 10,50 dólares más caro, con un coste de 389,50 dólares.

Costes altos pero que no difieren demasiado de sus hermanos. Podemos ver que el Note 8 cuesta 10 dólares menos que el S9+, que el S8+ sí costó en 2017 sólo 343 dólares, y que el iPhone 8+ le cuesta a Apple 324,50 dólares. El móvil más "barato" de los indicados en el estudio. Con la palabra barato entrecomillada, pues ya hemos hablado antes de los costes indirectos y ocultos.

De los cinco teléfonos analizados, el iPhone 8 Plus es el más "barato" pues a Apple le cuesta 324,50 dólares sacarlo de la fábrica

Así pues, tanto el iPhone X como el Samsung Galaxy S9+ salen de la fábrica con un coste cercano pero inferior a los 400 dólares. En las tiendas multiplican este precio por entre dos y tres veces, y aquí es donde entra lo que comentábamos. Por lo que podemos tener una fotografía de los costes pero resulta complicado hablar de beneficios. Interesantes datos, aunque incompletos.

Vía | TechInsights
En Xataka Móvil | ¿Dónde comprar el Samsung Galaxy S9 y S9+ más barato? Comparativa de precios a plazos con operadores

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos