Publicidad

El móvil como sustituto de la consola portátil: estas son las pistas que nos está dando la industria

El móvil como sustituto de la consola portátil: estas son las pistas que nos está dando la industria
15 comentarios

Tengo consola en el salón, una Nintendo Switch para cuando viajo y principalmente juego en el móvil. En el último año (marcado por la pandemia, eso sí) el teléfono se ha convertido en mi principal herramienta para jugar, desplazando por completo a la Switch y dejándome claro que, en un plazo no muy largo, será la principal competidora de las consolas portátiles.

Hemos normalizado que un móvil sea capaz de correr un juego de PC (con sus limitaciones gráficas, claro está), que contemos con adaptaciones específicas como 'PUBG Mobile', 'Fortnite' o 'Genshin Impact', pero hasta hace unos años esto era impensable. Estoy convencido de que, a medio plazo, el móvil sustituirá (o, al menos, será el principal rival) a la consola portátil, y estos son mis motivos para ello.

Los juegos de PC llegando a los móviles

Wild Rift

La primera alarma que activa este pensamiento es la cantidad de recursos que se están destinando a portar juegos de PC a móvil. El mejor ejemplo suele ser 'PUBG Mobile', uno de los líderes de 2020. No obstante, el pasado año fue más que relevante para la industria del videojuego móvil, por la llegada de dos gigantes.

Genshin Impact marca un antes y un después a nivel gráfico trayendo el mundo abierto de PC al móvil. Propuestas como Fortnite o PUBG Mobile en gráficos Ultra no se quedan cortas

El primero de ellos fue 'Genshin Impact', probablemente, el juego más exigente a nivel gráfico que hay actualmente para móviles. Es prácticamente la versión de PC y PS4 llevada a móvil, con adaptaciones gráficas para que lo puedan correr incluso móviles de gama media. Otra de las grandes llegadas ha sido 'League of Legends: Wild Rift', la adaptación del famoso 'LoL' a móviles.

Compañías como Riot, Epic Games o Tencent Games están invirtiendo buena parte de recursos en la experiencia móvil, una importante fuente de beneficios, principalmente por compras in-app en el caso de los títulos más relevantes.

Podrán opinar los más gamers que jugar a Fortnite o Genshin Impact es poco más que un sacrilegio y que para eso, mejor jugar en PC, pero mi punto aquí es el jugador ocasional, el que quiere echar una partida rápida de 30 o 40 minutos desde la cama, el metro o el avión.

En el mundo de las consolas portátiles la Nintendo Switch gobierna con mano de hierro, limitando al usuario al catálogo de Nintendo. El móvil nos abre una puerta a nivel de catálogo, con propuestas ambiciosas y, en caso de que tengamos un móvil de gama alta, tendremos incluso mejor apartado gráfico y multimedia.

El juego en streaming no cala, pero sigue abriéndose camino

Xcloud

Varios gigantes de la industria están pugnando por ganar en el juego por streaming: Google con Stadia, NVDIA con GeForce Now, Amazon con Luna y Xbox con xCloud, entre otros. Inversiones millonarias para llevar propuestas triple A a los teléfonos, con el único requisito de tener una buena conexión a internet.

El juego por streaming aún tiene retos a superar, pero sin duda los gigantes tecnológicos están abriendo camino para que acabe siendo algo cada vez más común. Poder jugar a un catálogo (esperamos que inmenso en unos años) desde cualquier lugar, incluso en un dispositivo de gama baja, era algo impensable hace unos años.

Se trata, al igual que el juego en local de propuestas de PC acercadas al móvil, de otra estupenda forma de abrir puertas al gaming portátil, un gran complemento a los movimientos que se están realizando sobre el catálogo de juegos en las tiendas de aplicaciones de Google y Apple.

La evolución del hardware en Android ayuda

Oneplus Nord

Hace unos años, tener un gama media era sinónimo de tener un móvil solvente en tareas del día a día, pero sufrir problemas de cara a juegos pesados. 2020 ha sido el año del gaming para Qualcomm y MediaTek, que han optimizado sus procesadores de gama media (y gama alta, por supuesto) para que rindan cada vez mejor en sostenido.

Qualcomm está tratando de hacer sus procesadores cada vez más "gaming", mejorando las GPU, soportando altas tasas de refresco y permitiendo RAM Y ROM cada vez más rapidas

Uno de los reyes en gaming ha sido el Snapdragon 765G, uno de los mejores procesadores que jamás ha fabricado Qualcomm y que, a nivel de CPU, está a la altura de un Snapdragon 835 (aunque por detrás en GPU). Este tipo de procesadores nos permiten jugar a Fortnite, PUBG o Genshin Impact en configuraciones medias-altas sin menor problema, durante horas y sin excesivo calentamiento.

Ni que decir tiene que, en el caso de la gama alta, estamos llegando a puntos de potencia altísimos, con propuestas como el A14 Bionic de Apple o el Snapdragon 888 de Qualcomm, capaces de mover juegos en alta resolución y a 60 FPS de forma sostenida durante horas.

Muchos esfuerzos apuntando en una sola dirección

New State

Gigantes de la industria del videojuego invirtiendo en móvil, gigantes tecnológicos como Google, Microsoft o Amazon apostando por el juego en streaming y fabricantes como Qualcomm girando sus procesadores hacia el lado más "gaming". Muchos esfuerzos apuntando en una sola dirección: jugar más y mejor desde el móvil.

Los jugadores casuales existimos, los que no queremos ni montar un PC ni comprar una consola de última generación

Los jugadores casuales existimos, los que no queremos montar un PC ni necesitamos una PS5. Los de la partida en la cama, metro o aeropuerto, sin grandes aspiraciones gráficas y con la única pretensión de matar un rato. La portabilidad en gaming siempre ha existido, y con la Nintendo Switch como (casi) único exponente, tener al móvil como alternativa gana cada vez más enteros.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio