Compartir
Publicidad
Fabricantes de cerebros, Xiaomi: una única incursión en los procesadores dentro de un catálogo sin fin
Xiaomi

Fabricantes de cerebros, Xiaomi: una única incursión en los procesadores dentro de un catálogo sin fin

Publicidad
Publicidad

Xiaomi es uno de los fabricantes de moda, y aunque lleva tiempo siendo una promesa en cuanto a crecimiento, la marca no explotó hasta hace realmente muy poco. Puede decirse que Xiaomi lleva siendo una revelación desde el pasado 2017, cuando decidió finalmente dar el paso y hacerse plenamente internacional, pero dado que hablamos de una marca que va de camino a cumplir nueve años de vida, la cifra sí resulta más llamativa.

Hasta ahora, Xiaomi se ha dedicado a todo tipo de dispositivos en no pocos ámbitos. Desde los smartphones que conocemos a arroceras, electrodomésticos e incluso gadgets para domótica. Pero los chinos también diseñaron procesadores, un mercado en el que entraron con único chip hasta el momento pero que, a día de hoy, no sabemos con certeza si se trata de un proyecto cerrado y terminado.

Sobre el mijo en el año 2010

Xiaomi

Lei Jun y otros siete socios fueron los responsables de la creación de una compañía como Xiaomi en el año 2010. Entre los socios, el vicepresidente del Instituto de Ingeniería de Google en China, el director de I+D de Motorola en Pekín o el gerente de Kingsoft Dictionary. Todo personas experimentadas en el sector tecnológico y que unieron fuerzas para dar vida a la nueva compañía.

El nombre elegido, Xiaomi, un nombre llamativo en Occidente y fácilmente recordable, aunque no pronunciable, y una palabra que en China se emplea para denominar al mijo, un tipo de cereales de semilla pequeña cuyo consumo en su país es muy elevado. Tanto, que en Xiaomi pensaron que sería una palabra adecuada para hacer referencia constante a sus orígenes.

En menos de nueve años de vida, Xiaomi ya está entre los cinco grandes fabricantes mundiales y ha diseñado su primer procesador

Aunque originalmente Xiaomi sólo desarrollaba su conocida capa MIUI, adaptándola a tantos teléfonos como era posible y convirtiéndola en una de las ROMs más populares del momento, sólo un año más tarde se lanzaron a construir su primer teléfono. Fue el Xiaomi Mi 1 y se convirtió en todo un referente en lo relativo a la relación calidad-precio. Nadie en el mercado ofrecía lo que el Mi 1 por poco más de 260 euros al cambio, algo que no variaría hasta hoy, aunque con matices. El problema: el Mi 1 sólo se vendía en China.

Este problema se arrastró hasta hace muy poco tiempo, aunque no impidió a Xiaomi crecer de forma desaforada en su propio país, disputando el primer puesto con marcas locales tan potentes como OPPO o Xiaomi. La salida de Xiaomi a India fue uno de los primeros grandes pasos de la marca, compitiendo de tú a tú con Samsung, y finalmente en 2017 se hizo internacional. Su primer procesador, el Surge S1, llegó precisamente en el año 2017.

Surge S1, en busca de la gama media de Qualcomm

Surge S1

Largamente rumoreado durante casi todo el año anterior, Xiaomi se lanzó finalmente al mercado de los semiconductores con el Surge S1, un chip que se presentó el 28 de febrero de 2017 coincidiendo con el Mobile World Congress de Barcelona. Xiaomi estuvo en la ciudad pero no en el recinto, y "en privado" también anduvo por allí el Xiaomi Mi 6.

El Surge S1 se concibió como un chip de gama media, cuyo principal competidor por potencia era el Snapdragon 626 de Qualcomm. Diseñado enteramente sobre núcleos Cortex A53, el Surge S1 se configuró como un big.LITTLE con cuatro núcleos a 2,2GHz y otros cuatro núcleos a 1,4GHz. Para la gráfica, una Mali T860 directa desde las litografías de ARM y sin modificar.

El nuevo procesador tuvo un único portador, el Xiaomi Mi 5C que también se anunció el 28 de febrero. Un teléfono construido para ser bastante económico y con pantalla de 5,15 pulgadas, una diagonal que sólo un año después ya resulta casi impensable. El Mi 5C se puso a la venta en China por unos 200 euros al cambio y anticipaba que el salto de Xiaomi al mercado internacional estaba a la vuelta de la esquina.

Con sus 28 nanómetros, y salido de las líneas de fabricación de TSMC, el fabricante de los chips de Apple, Huawei y no pocos modelos de Qualcomm, el Surge S1 ha sido, hasta ahora, la única apuesta de Xiaomi en el mercado de procesadores móviles. Los rumores sobre un posible Surge S2 no dejan de surgir cada cierto tiempo, pero nada más se sabe sobre él. No sabemos, por tanto, si el camino de Xiaomi en el mundo de los semiconductores sigue vivo o está enterrado. Habrá que esperar más para conocer la respuesta.

Más fabricantes de cerebros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio