Sigue a

Line

La mensajería instantánea en el móvil ha sufrido una transformación importante a raíz de la popularización de las conexiones de internet, bien a través de WiFi y las que ofrecen los operadores de red. Esto ha provocado un cambio de escenario importante: el SMS muere y WhatsApp reina.

WhatsApp se ha impuesto en un territorio donde son muchos los que buscan la corona. Las operadoras, los fabricantes y por supuesto otro tipo de compañías ligadas al desarrollo de apps. En este contexto apareció como un fogonazo Line. Hablemos de ella.

Line a día de hoy, 85 millones y creciendo

A estas alturas hacer una presentación de Line es casi innecesario. En su día analizamos las posibilidades de esta herramienta de mensajería que busca ser la más utilizada del mundo. Sus motivos: la integración multidispositivo, entre ellos con el ordenador, y las pegatinas.

Su éxito ha sido meteórico y en poco tiempo ha logrado expandirse con una rapidez que muchos desarrolladores de aplicaciones soñarían para sus proyectos. Sin embargo, como la cerveza, ahora que ha subido la espuma hay que ir viendo hasta dónde llega y qué queda de cuerpo. Además de si es bueno o no.

Line

Ayer en Madrid, Line nos mostró su cara en un evento que más que para darse a conocer era un guiño a España y al éxito que había tenido aquí y en otros países de habla hispana. También sirvió para darnos algunas cifras y charlar sobre sus planes de futuro, vayamos por partes.

Line empezó como una herramienta de comunicación destinada para Japón. Más concretamente quería ser una solución de mensajería para ayudar durante lo acaecido con el terremoto y la planta de Fukushima. Desde entonces, la aplicación no ha parado de crecer.

Tal y como nos explica Lieun Chan ellos nunca se plantearon dar un salto para ir de una necesidad local a ser una plataforma global. Line simplemente evolucionó y fue creciendo. Quizá el hecho de ser una aplicación de mensajería ayudó a su propia viralidad.

A día de hoy, Line cuenta con 85 millones de usuarios. Cifra que se ha conseguido en 399 días. Si tenemos en cuenta que Twitter tardó 1096 días y Facebook 1325… es razonable que esta compañía coreana, que se considera japonesa, saque pecho con el éxito de Line.

Número 1 en 37 países, durante la presentación subrayaron el éxito que está teniendo en Iberoamérica. Según Lieun, somos pasionales y encontramos en sus pegatinas una forma de expresar sentimientos más complejos que los que permiten dos puntos y un paréntesis.

Una aplicación para comunicarnos con todos

Definir a Line como un cliente de mensajería sin más es bastante impreciso. Estamos ante una plataforma que pretende cubrir diferentes espectros y ser un ecosistema más amplio donde podamos hacer algo más que compartir mensajes y pegatinas.

La aplicación se ha ido complementando con el paso del tiempo con diferentes extras: juegos, una time line al estilo de una red social y por lo que estuvieron explicando ayer quieren estar en más ámbitos.

Line

Sin embargo, no dejaron muy claro cómo quieren posicionarse en sectores tan estratégicos e importantes como son los negocios. Quieren estar allí, pero de momento no especifican si habrá soluciones para empresas, a nivel interno, o externo para la comunicación con los clientes.

Su modelo de negocio, eso sí, lo tienen muy claro. El dinero entrará por las pegatinas, diseñadas por el grafista coreano Byoung Kong, y las cuentas oficiales. Desglosemos cada apartado para entender un poco cómo funciona, o cómo quieren que funcione al menos.

Las carismáticas pegatinas, durante la presentación pudimos ver algunas cosas curiosas como el hecho de que Jack originalmente tenía una novia en las pegatinas, han atraído mucho la atención de los usuarios y aquí queda claro que quieren hacer dinero con los paquetes de pago.

Junto a éstas, globales, Line quiere desarrollar contenido. Ellos mismos son conscientes que la estética que emplean ahora se aleja un poco de los gustos que la gente tiene en occidente. Es por eso que ellos mismos pretenden que tengamos pegatinas más personalizadas a nuestro ámbito cultural.

España está en el punto de mira en este apartado aunque de momento no han concretado nada al respecto. Como decía, fue más un guiño para entender que estaban interesados. Veremos cómo evoluciona.

Por otro lado tenemos las cuentas oficiales. Lieun afirmó que no había tarifas ni tablas de precios. Todas las negociaciones se hacen de forma individual según las expectativas de tráfico que se espera y el nivel de actividad. A priori este tipo de servicios parece útil para pequeños negocios. Con las grandes empresas y los famosos parece más complicado.

En este deseo de ser una aplicación global, también justifican el polémico consumo de batería. Ellos mismos reconocen que es algo. Sin embargo, explican que debido a todo lo que se puede hacer con ella, finalmente no es tan elevado en comparación. Quizá, pero quizá la gente quiera herramientas más sencillas.

El futuro, el cambio constante

Ahora que el servicio tiene 85 millones de usuarios, la pregunta es si sabrá mantener esa base. Cuando preguntamos a Lieung y el resto del equipo nos responden con una sonrisa muy cálida y un mensaje muy firme: vamos a triunfar porque estaremos en constante cambio.

Ellos explican que el usuario siempre quiere algo nuevo y que hacer siempre lo mismo puede acabar desgastando su producto. El razonamiento es bueno pero en una época donde la infidelidad, a los servicios y aplicaciones, es tan alta resulta difícil retener a la gente.

Line

La seguridad también se antoja como uno de los retos. Medida que no terminan de dejar clara en la entrevista que tenemos con ellos. Hablan de visibilidad; de lo que podemos dejar ver y lo que no. Sin embargo, no concretan las medidas de seguridad que usan en las conexiones.

Teniendo servicios que hacen mucho hincapié en esto, como Spotbros, resulta importante cuidar este aspecto por lo que pueda pasar. Sin embargo el tiempo ha demostrado que a pesar de que algunos servicios apenas cuidan este apartado a la gente le da igual. ¿Verdad, WhatsApp?

Line asume con ganas su futuro. Están estudiando la posibilidad de tener una aplicación para tablets y no descartan aliarse con fabricantes para que venga preinstalada, aunque esto parece complicado ya que algunos como Samsung también buscan su trozo del pastel con sus servicios.

Que sea capaz de destronar a Whatsapp parece una carrera larga que no va conseguir dentro de poco, ni ellos ni nadie. No olvidemos que también hay más competidores como Joyn pero de momento, los 85 millones de Line, le dan voz. Veremos si aguanta el tirón o queda en un bluf.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

43 comentarios