Compartir
Publicidad

La velocidad del cable llega a la carga inalámbrica con LG Quick

La velocidad del cable llega a la carga inalámbrica con LG Quick
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La autonomía sigue siendo el problema número uno en dispositivos móviles en general y smartphones en particular. Mientras las pantallas, cámaras, procesadores y demás componentes siguen mejorando, la tecnología de las baterías no ha cambiado cuanto apenas en años y la solución más efectiva pasa por crear baterías más grandes, aunque hay otras opciones más enfocadas a facilitar el proceso de carga.

La carga rápida se ha convertido en una de las mejores soluciones al problema de las baterías ya que nos permite recargar el terminal en muy poco tiempo, pero antes de que se extendiera por la gama alta, las marcas también empezaron a probar la carga inalámbrica. Lo de no tener que conectar un cable es bastante cómodo, pero la pega es que es un sistema bastante más lento que la carga a través de cable. LG asegura haber solucionado este problema con su último invento: el cargador inalámbrico LG Quick.

Habitualmente los cargadores inalámbricos ofrecen una potencia de 5W, lo que hace que el tiempo para alcanzar una carga completa sea notablemente más largo que si usamos el cargador con cable. El motivo de que la salida esté más limitada tiene que ver con la seguridad de la carga, pero según LG el nuevo LG Quick ofrece el triple de potencia y no supone un riesgo de seguridad.

El cargador tiene una forma redonda bastante común entre este tipo de accesorios, pero la principal diferencia es que ofrece 15W y, según la compañía, consigue alcanzar un 50% de carga en tan sólo 30 minutos, una cifra aproximada a lo que nos prometen muchos sistemas de carga rápida.

El cargador Quick es compatible con el estándar Qi Charge, que es el más extendido, dejando fuera al sistema Powermat o PMA. Para poder hacer uso de este cargador es necesario contar con un dispositivo compatible con este sistema o hacerse con una de las distintas carcasas que lo implementan -aunque en este caso suelen ser carcasas bastante gruesas que no resultan cómodas.

LG insiste en que su nuevo cargador es completamente seguro y evita sobrecalentamientos. Está claro que la crisis del Samsung Galaxy Note 7 ha hecho mella

En cuanto a la seguridad, LG ha integrado un sistema que detecta y evita sobrecalentamientos. En el caso de que la temperatura aumente el cargador interrumpiría la carga, evitando así una posible combustión de la batería. Está claro que la crisis de los Samsung Galaxy Note 7 ha hecho mella ya que LG insiste bastante en este punto.

El cargador inalámbrico LG Quick se pondrá a la venta en Europa, Norteamérica y Australia a finales de este mes, pero de momento no han dicho nada sobre el precio ni los países concretos a los que llegará.

La carga inalámbrica, una solución que no termina de despegar

Carga inalámbrica

Los cargadores inalámbricos se popularizaron hace unos años, pero a día de hoy siguen sin habernos conquistado completamente. Su principal hándicap es, como decíamos, que la carga es considerablemente más lenta que los sistemas de cable, pero también ofrece ventajas.

Integrando la carga inalámbrica en muebles como por ejemplo ha hecho IKEA, podemos cargar el móvil cada noche simplemente dejándolo en la mesita de noche y, aunque sea más lento, durante toda la noche tiene tiempo más que suficiente de alcanzar el 100% de carga.

También es práctico si en lugar de integrado en un mueble tenemos la base de carga siempre conectada en un lugar donde pasemos mucho tiempo, como la mesa de la oficina. Sin embargo, no siempre cargamos el teléfono en el mismo sitio y esto supone uno de los inconvenientes de la carga inalámbrica.

Para la carga inalámbrica sea una solución estandarizada necesitaríamos contar con bases de carga a nuestro alcance en distintos lugares y, de momento, su implantación está siendo bastante lenta

Para que sea una solución más recurrente necesitaríamos contar con bases de carga a nuestro alcance en más lugares y de momento su implantación está siendo bastante lenta. Hay comercios como Starbucks que han empezado a ofrecer este servicio a sus clientes, pero todavía queda mucho para que sea un estándar común. Si a esto le sumamos que hay muchos terminales que no soportan esta tecnología, la cosa se complica (vale, podemos colocar una carcasa que active la carga inalámbrica, pero tampoco es la mejor solución).

Los fabricantes que sí integran la carga rápida en sus móviles, generalmente los de gama alta como sucede en Samsung, tampoco ponen demasiadas facilidades ya que el cargador inalámbrico se debe comprar por separado y los originales no son precisamente baratos, aunque hay más opciones que no castigan tanto el bolsillo.

La carga inalámbrica es una propuesta interesante que puede cambiar la forma en la que cargamos nuestros móviles, pero todavía tiene muchos escollos a superar. El de la velocidad es uno de ellos, veremos si el nuevo cargador de LG consigue alcanzar velocidades de cable tal y como promete.

Más información | LG
En Xataka | La carga inalámbrica en smartphones: así funciona y estos son los estándares

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos