Sigue a Xataka Móvil

Nokia N9

La compra de la división de dispositivos móviles de Nokia por parte de Microsoft ha ensombrecido al resto de noticias de una semana especialmente frenética en la actualidad tecnológica, y entre las reflexiones que se derivan de esa operación está, por supuesto, el futuro de Nokia.

La firma finlandesa es para muchos la última de un legendario grupo de gigantes del pasado —junto a Palm, BlackBerry (en muchos apuros)— que no han podido hacer frente al cambio en paradigmas móviles. Y sin embargo, no todo parece perdido para una Nokia que muchos queremos seguir viendo dar mucha guerra.

La compra no incluye todo Nokia

En la operación de adquisición hay que dejar claro que Microsoft no se ha hecho con todo Nokia. Así, esta empresa mantiene Nokia Solutions and Networks (antes Nokia Siemens Network), HERE Maps, y algunas tecnologías avanzadas. Como indican en Forbes esas ramas de negocio generaron cerca del 50% las ventas netas de Nokia en 2012.

Nokia

De hecho, en Microsoft se han hecho con 8.500 patentes de Nokia, pero la inmensa mayoría del catálogo de Nokia sigue en su poder, algo que Reuters explicaba recientemente destacando el hecho de que Nokia “prefiere poder usarlas para protegerse en el negocio de los terminales contra posibles compeditores“. Microsoft tiene una licencia de 10 años sobre esas patentes restantes con posibilidad de prórroga, pero de nuevo, Nokia tiene un as en la manga en este sentido.

Y por supuesto, está el nombre de la marca. Nokia seguirá siendo Nokia, aunque Microsoft sí ha comprado marcas como Lumia y Asha, y también podrá usar la marca Nokia durante los próximos 10 años para seguir vendiendo terminales como los Series 30 y Series 40.

Como explican en Forbes, Nokia tendrá que esperar algún tiempo no obstante para poder volver al terreno de los smartphones. En el acuerdo de compra se dejó claro que durante 30 meses esa marca no podrá ser licenciada a ningún otro fabricante de terminales, mientras que Nokia podría utilizarla para sus propios smartphones a partir del 31 de diciembre de 2015.

La pregunta es lógica. ¿Ofrecerá Nokia un smartphone propio a partir del 1 de enero de 2016? Teóricamente, nada se lo impide.

Sailfish OS, Firefox OS y Android como candidatas de futuro

La decisión de apostar por Windows Phone que Elop tomó hace unos años hizo que varios miembros del equipo original se desligaran de Nokia para tratar de apostar por una plataforma distinta que tomaría parte de las ideas que se habían generado en el proyecto MeeGo.

Nokia Android

Aquella empresa se llamó Jolla, y su sistema operativo Sailfish OS hará por primera vez su aparición en las próximas semanas en un terminal que ya ha sido anunciado y puesto a la venta (en pre-reserva) y que podría marcar el camino de una posible reunificación de esos ingenieros con lo que ahora ha quedado de Nokia.

Puede que la apuesta por una nueva plataforma como Sailfish OS sea demasiado arriesgada actualmente. El probablemente limitado catálogo software tendrá que cuidarse mucho para ofrecer una alternativa válida a los usuarios, y aún así, puede que Nokia no esté interesada en mantener ese camino.

De no hacerlo pero querer volver al terreno de los smartphones, hay otras opciones. Firefox OS podría estar muy maduro a principios de 2016 —las operadoras aparentemente han depositado su confianza en esta plataforma y en su apuesta por la web móvil—, pero algunos querríamos comprobar también si Nokia puede diferenciarse incluso apostando por Android en esos hipotéticos smartphones de futuro.

Desde luego muchos usuarios que han convivido con terminales Nokia durante todos estos años probablemente se verían atraídos por este tipo de soluciones. La experiencia de Nokia en el terreno del diseño y fabricación de dispositivos móviles está más que demostrada, y sumar esas capacidades a las de una plataforma como Android resultan, cuando menos, sugerentes.

Un portavoz de Nokia confirmaba en Forbes que de momento la firma se centrará en sacar buen provecho de los tres grandes negocios actuales con los que quedará Nokia (NSN, HERE y Advanced Technologies), y aunque indica que no han anunciado nada para cuando finalice ese plazo para no volver a fabricar smartphones, no cierra la puerta a esa opción.

Así pues, puede que Nokia no esté tan muerta como algunos han dado a entender. Seguro que como en mi caso, muchos de vosotros estaréis encantados con que no sea así.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios