Sigue a Xataka Móvil

MX2

Después del merecido rapapolvo que le dimos a Meizu hace escasamente un mes, la compañía de Zhuhai (al sur de China) muestra sus cartas para el próximo año y, justo hace escasas horas, ha presentado en Pekín la nueva generación de su buque insignia, el Meizu MX2.

Con un procesador tetra-núcleo a 1.6GHz (llamado MX5S, Cortex-A9, fabricado por Samsung), una GPU un 30 por ciento más rápida que la anterior generación del MX, 2GB de RAM, pantallad e 4.4 pulgadas con una resolución de 1280×800 píxeles (347 píxeles por pulgada) y tecnología IGZO, una cámara trasera de 8 megapíxeles con mejorada óptica y ROM de 16, 32 o 64GB; el MX2 se postula como uno de los competidores más serios por la batalla de los smartphones low cost que se está librando actualmente en China.

Las mejoras

Por supuesto, el MX2 también trae una cámara frontal, doble micrófono para cancelación del ruido ambiental en llamadas, lo último en conectividad (Bluetooth 4.0 y HSPA+) y lo que parece podría parecer una escasa batería de 1800mAh, más teniendo en cuenta que no se podrá cambiar. De hecho, Meizu, al igual que Xiaomi y muchas empresas están haciendo ahora, están caminando hacia un modelo más “cerrado” en cuanto al hardware, poniéndolo muy complicado para el usuario ampliar memoria (no hay ranura para MicroSD) o incluso acceder al interior del terminal. En el caso del MX2 la batería y todos los componentes estan protegidos por una carcasa intermedia, que solo nos permitirá el acceso a la bandeja de la tarjeta MicroSIM.

Con respecto al modelo anterior, el MX 4-core y a nivel exclusivamente de diseño, nos alegra ver que las lineas generales que nos agradaron en su día se mantienen casi intactas y un par de errores clarísimos se han subsanado, suponemos que después de recibir bastantes quejas de sus usuarios: el MX2 no contará con un botón “Home” que sobresale, si no que será un botón táctil, evitando el drenaje de batería que se producía al meter el anterior modelo en cualquier bolsillo (el botón quedaba apretado, la pantalla se encendía, el teléfono se calentaba y la batería acababa durando un suspiro); también podemos apreciar que el altavoz, que antes quedaba en una posición difícil, ha sido desplazado hacia abajo (con el MX, al agarrar el teléfono con la mano derecha, haciendo un poco de fuerza, bloqueabas la salida del sonido, por lo que no se oía nada).

Flyme OS 2.0 y la batalla en china

Si nos centramos en el software, el MX2 vendrá con Flyme 2.0, la personalización de Android Jelly Bean, personalización (valga la redundancia) tremendamente profunda, de hecho se parece más a iOS que a Android, más allá de la parte estética, puesto que existen muchísimas limitaciones a nivel de personalización y “libertad” que siguen una pseudofilosofía cupertiniana de control casi absoluto que empresas como MIUI demuestran que no es muy acertada. Aún así, el MX2 vendrá pre-rooteado, así que ponerle una versión limpia de Android y deshacerse del bonito pero farragoso y cerrado Flyme OS será relativamente fácil.

El MX2 llegará a China a mediados de diciembre con tres capacidades a tres precios que, antes del Nexus 4, nos hubiesen parecido muy atractivos: 2499 yuanes (309€) para la versión de 16GB, 2999 yuanes (372€) para la de 32GB y 3999 yuanes (496€) para la de 64GB.

Xiaomi M2

Pese al bombazo soltado por Google y LG con su Nexus 4 en Europa y Estados Unidos, China se mantiene al margen de momento aunque como lo más seguro (viene siendo tónica general), el teléfono llegará de forma oficial tarde y mal: a través de la cadena de venta de electrodomésticos Sunning y con un precio inflado; por lo que se lo descarta como competidor serio.

Teniendo el Nexus 4 en K.O. técnico en el gigante asiático, el pastel de los smartphones low cost se lo deberían repartir entre pocas empresas: Huawei, ZTE, Meizu y Xiaomi. Empresas como Oppo o Jiayu quedan más que descartadas, la primera por el odio irracional que despierta la marca entre los habitantes del país del oso panda (han estado demasiados años gastando más en publicidad que en hacer buenos productos y se les ha acabado pasando el arroz, nunca mejor dicho) y, los segundos, a parte de tener nula capacidad logística para producir cantidades importantes de cualquiera de sus terminales en masa, son una empresa demasiado joven que necesitará un largo recorrido para labrarse un buen nombre.

Vía | Meizu

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios