Sigue a

Teléfonos HTC One

Hace un mes, Phil Roberson (jefe de HTC UK) adelantó que la compañía estaba replanteando su estrategia para 2012. Los beneficios de HTC se habían desplomado tras dos años creciendo y tenían que reaccionar para recuperar su posición. La solución pasaba por destacar con cada gran lanzamiento a costa de limitar el catálogo.

Anoche vimos hacerse efectivo ese cambio de estrategia, y con él una nueva era para HTC. El camino hasta el One X, el One S y el One V se puede desglosar en dos sencillos pasos: 1) pensar en el usuario final, 2) crear una marca para unificar el resultado.

Destacar, pero pensando en el usuario final

Winston Yung (CFO global) dijo que tendrían que hacer un mejor trabajo en cuanto a los componentes y el diseño de sus terminales para destacar. Hay varias formas de conseguirlo, finalmente han optado por la mejor: pensar en el usuario final.

Por un lado, los componentes. variarán mucho según la gama: ¿cómo hacer que todos los teléfonos destaquen? De nuevo, pensando en lo importante para el usuario final. Algunos usuarios jugamos, otros no; pero la mayoría hacemos fotos y la mayoría escuchamos música.

En cuanto al apartado fotográfico, HTC ha creado ImageSense, un “sello de calidad” que nos garantiza que vamos a hacer fotos de altísima calidad con nuestro teléfono. La novedad más importante se llama ImageChip y es un procesador dedicado para —valga la redundancia— procesar las imágenes antes de generar el jpg. Hemos comentado todos los detalles en este post.

El audio también será de una calidad excelente en nuestro teléfono, porque Beats Audio pasa a ser una función estándar, que además podrán integrar apps de terceros. La música que escuchemos estará procesada por Beats, ya usemos el reproductor nativo o Spotify, por ejemplo.

Tomarse en serio el diseño

Carcasa HTC One S

Por otro lado, el diseño industrial. Los usuarios finales esperamos un diseño cómodo y práctico, pero también que de algún modo nos conecte emocionalmente con nuestro teléfono y nos dé la sensación de calidad. Aquí obviamente han tenido más margen para jugar en las gamas más altas:

  • One X: han usado un material nuevo para la compañía, el policarbonato (como hizo Nokia con el Lumia 800). Proporciona un buen agarre y al mismo tiempo es ligero, atractivo y agradable al tacto
  • One S: tiene una carcasa de una sola pieza compuesta de metal y cerámica de gran densidad (cuatro veces más dura que el aluminio anodizado). Un proceso añadido le da un gradiente de brillo de brillante a oscuro. Destaca por su grosor (7.8mm)
  • One V: recupera uno de los diseños más queridos de HTC, el del Legend

Sense 4: mantener la identidad, deshacerse de lo que sobra

Los nuevos HTC One se mueven con Ice Cream Sandwich. Como sabéis, la nueva versión 4.0 de Android pide a gritos que nadie le ponga una interfaz personalizada encima. Pero HTC ha sido fiel a su Sense, los One traen de serie Sense 4.

Al mismo tiempo, Sense 4 es fiel a la identidad de HTC. Por un lado, aunque ICS no los necesite, los teléfonos han mantenido unos botones capacitivos fuera de la pantalla. Por otro lado, la interfaz elimina el estilo futurista de Android 4.0 y el apartado artístico no varía mucho respecto a Sense 3.5.

HTC One S

Pero hay novedades, claro que sí. Sense 4 está más optimizado, se deshace de aplicaciones innecesarias y de varias animaciones. La pantalla bloqueada incluye accesos directos animados. Cambia por primera vez el dock, y es radicalmente distinto a las anteriores versiones, con accesos directos personalizables.

Las aplicaciones también mejoran: el navegador es más compatible, la app de la cámara es una auténtica delicia (enumeramos sus bondades aquí), e incorpora otras bastante útiles, como un software que nos ayudará a usar el teléfono sin distracciones mientras conducimos.

Dropbox: HTC coge la nube prestada

Es la carrera de todos los fabricantes y operadores: ofrecer una solución en la nube. HTC tenía que ofrecer junto a Sense una alternativa a iCloud, y de paso adelantarse a Google (que está a punto de lanzar Google Drive).

Hecho: cuando compramos un HTC One nos regalan 25 GB en Dropbox durante dos años (50 GB nos costaría 99 dólares al año). El servicio está directamente integrado en el sistema (podemos entrar en Dropbox directamente desde las aplicaciones de Office), y conociendo lo bien que funciona en el escritorio cabe esperar una experiencia muy buena.

HTC One, una sola marca para unificar

HTC One, la marca

Ya tenemos buenos teléfonos con un sistema pulido, falta unificarlos en una marca. Desde anoche, HTC One es una prefijo que nos garantiza que estamos comprando un terminal con un buen diseño, una buena cámara y un buen audio.

Después de estirar durante 2011 las marcas “Desire” (Desire, Desire HD, Desire Z, Desire S), “Sensation” (Sensation, Sensation XL, Sensation XE) y “Wildfire” (Wildfire, Wildfire S), HTC necesitaba una marca única para competir con Galaxy, y aquí está. O eso nos han hecho creer.

En Xataka Móvil | ImageSense: HTC empieza a tomarse en serio el apartado fotográfico.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios