Síguenos

Cuando Nokia decidió unir fuerzas con Microsoft para lanzar terminales con Windows Phone, la apuesta era clara: buscar diferenciarse del resto del mercado y que ambas relanzaran su éxito para volver a lo más alto. No está siendo fácil, y los resultados financieros de los finlandeses y los estudios de mercado de las consultoras así lo corroboran.

Ahora llega un momento crucial en esta relación: Windows 8 (y 7.8). Nokia presentará dentro de dos días nuevos terminales. Los finlandeses saben que necesitan seguir creciendo, en Redmond saben que su nuevo sistema operativo debe dar un golpe en la mesa en todas las plataformas. La confianza entre ellas es ciega, al menos así lo creen los analistas.

En el lado amable de lo que pueda ocurrir, si Nokia y Windows Phone crecen según lo previsto, el sistema operativo móvil ocuparía el segundo lugar, relegando a iOS al tercer lugar pero sin lograr desbancar a Android. La variedad de terminales, dentro de la gama Lumia, es un buen argumento para creer que será así.

En el lado más pesimista, la caída de Nokia. La finlandesa ha dejado atrás a sistemas operativos como Symbian y MeeGo para centrar su apuesta en smartphones (recordemos que aun así tienen un mercado potente en los teléfonos móviles convencionales) y jugárselo todo a una carta.

Al contrario que en otras ocasiones, esta vez el mensaje de los analistas es bastante coherente y, por qué no, obvio. Ambas compañías, dentro del sector de telefonía móvil, están pasando por un momento clave y saben que el lanzamiento de los nuevos teléfonos y Windows 8 es fundamental para su supervivencia.

En cualquier caso, un solo terminal no va a salvar a la finlandesa y es que van a necesitar más, aquí lo están haciendo bien ofreciendo modelos de varios tipos de gama. En China ya empiezan a aparecer brotes verdes, gracias a la aparición de estudios más concienzudos, donde se demuestra que smartphone como el Lumia 610 gozan de buena salud.

De momento estaremos atento a lo que presenten dentro de dos días, si realmente serán capaces de marcar la diferencia con diferentes aspecto o bien pasarán sin pena ni gloria entre el gran público.

Vía | New York Times, WPCentral

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios