Sigue a

HTC Nokia

Nokia se siente fuerte con sus nuevos teléfonos Lumia, y más allá de ponerlos a pelear con terminales Android o iPhone, prefiere hacerlo con la propuesta más parecida que habrá en el mercado, los Windows Phone 8 de HTC, hablamos de HTC 8X y 8S.

La verdad es que son los periodistas los que le tiran de la lengua al CEO de Nokia, preguntando si ven peligro en la propuesta de HTC, tras haberlos elegido Microsoft para aparecer en la campaña publicitaria de su nuevo sistema operativo móvil.

Stephen Elop considera que sus teléfonos Lumia están un paso por encima del resto, basándose en tres aspectos, al margen de factores subjetivos como el diseño:

  • La tecnología de sus cámaras, especialmente con Pureview Phase 2 en el Nokia Lumia 920. Según el CEO, la competencia tardará mucho tiempo en tener algo similar, y nosotros seguimos trabajando en su evolución.
  • Los servicios basados en localización. Por todos es conocido el nivel que tiene Nokia en este campo, y lo último de lo último siempre se va a intentar llevar a sus teléfonos.
  • La carga inalámbrica. Un aspecto más discutible, nos parece genial que aparezca de serie, y que haya tanto accesorio compatible, pero no es algo que el resto no pueda ofrecer.

Precios y operadoras

Con respecto a la distribución de los productos, consideran que estuvieron torpes en la relación con operadoras durante la puesta en escena de los primeros Lumia. En este terreno HTC es bastante fuerte, pero ellos consideran que han recortado terreno. De hecho, acaban de anunciar la exclusividad de los Lumia con AT&T en Estados Unidos.

Quizá el punto importante en esta guerra interna en Windows Phone 8 es el de los precios. Más o menos conocemos en qué se mueve Nokia, y HTC, aunque inicialmente parte con precios oficiales similares en el modelo superior, ya se está viendo que en tiendas especializadas, tiene un precio significativamente inferior.

Donde tiene todas las de ganar los taiwaneses es en el modelo inferior, el 8S será un rival muy duro al situarse cerca de los 300 euros, mientras que el Lumia 820 apunta hacia la barrera de los 500. Entendemos que Nokia será flexible a lo largo de los próximos meses, dependiendo de si las ventas responden.

No hay problema si Microsoft quiere tener su propio teléfono

Microsoft Surface phone

También tuvo ocasión de hablar del supuesto teléfono que prepararía Microsoft, al más puro estilo Surface, del que ya comentó que hasta donde él sabe, Microsoft no lo tiene en sus planes. También afirmó que no ve problemas en su aparición, ni ello cambiaría la estrecha relación que mantienen.

Añadió que todo lo que Nokia puede poner en el asador ahora es el Nokia Lumia 920, y no creen que nadie pueda mejorarlo, hay demasiados años de trabajo en ello.

Vía | SlashGear
Imágenes | NokNok

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios