Compartir
Publicidad

Los Galaxy S7, el arma de Samsung para la Navidad

Los Galaxy S7, el arma de Samsung para la Navidad
Guardar
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Samsung se le están acumulando las desgracias. A una crisis irreparable que ha terminado con la retirada del Samsung Galaxy Note 7, un modelo que ya forma parte de la historia y no precisamente con un recuerdo positivo, se le suma que es hora de que los fabricantes se pongan en marcha para anticipar las campañas de Navidad. Eso sin contar el Black Friday, semanas antes, que parece recorrer medio mundo.

Con estas cartas sobre la mesa, y un catálogo cercenado de forma quirúrgica para frenar una crisis que podría haber hecho desangrarse a la compañía, toda evaluar la situación. Ahora llegan rumores de que Samsung se habría sacado una carta de la manga, tan lógica como interesante, el aumento de la producción del Galaxy S7 y el Galaxy S7 Edge para una agresiva campaña de aquí a final de año.

Samsung se ha encontrado con que llegamos a la mitad de octubre y no cuenta con su principal arma de ventas para la segunda mitad del año, el terminal estrella de su familia Note. Así, y dado que el modelo de 5,7 pulgadas y S Pen no se diferenciaba tanto de la línea S como en años atrás, la nueva estrategia puede ser la de buscar la sustitución de un modelo por otro.

Donde dije Note, digo S7

Galaxy S7

De acuerdo a informaciones filtradas desde el entorno de Samsung, los proveedores habrían recibido hoy mismo instrucciones para incrementar la producción de todos los componentes necesarios para construir tanto el Samsung Galaxy S7 como de su hermano mayor y curvo, el S7 Edge. El motivo, reforzar el stock de cara a una campaña de navidad centrada en hacer olvidar al fallido phablet y aprovechar la buena imagen de ambos modelos desde su lanzamiento.

No debemos olvidar que Samsung tiene algo a su favor en estos momentos, si el Galaxy S7 se convierte de golpe y porrazo en el terminal estrella del año, pasando por encima del extinto Note 7 y a la espera de que el S8 haga acto de presencia sobre el escenario del MWC de Barcelona, la batalla de los precios lleva meses librándose y Samsung está bien colocada.

Con el Samsung Galaxy S7 superando por poco los 500 euros de precio, y el Samsung Galaxy S7 Edge en la franja de los 600 euros, una campaña bien orquestada de reaprovisionamiento de ambos terminales con apoyo de la línea de marketing de la empresa podría hacer que ambos terminales fuesen los campeones de invierno de este 2016.

Aunque llegados a este punto, será interesante ver cuántos usuarios potenciales o actuales del Note 7 han huido hacia otras marcas, o preferirán simplemente esperar un poco más para embarcarse en el, supuestamente, doblemente curvo Galaxy S8 de pocos meses después. Va a ser una campaña de navidades muy animada, de eso no cabe ninguna duda.

Vía | SamMobile
En Xataka Móvil | Por qué Samsung debería eliminar la línea Note e integrar el S Pen en los Galaxy S

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos