Sigue a Xataka Móvil

LG NExus 4

Parece que a todo el mundo le ha gustado lo que LG y Google han ofrecido con sus nuevos productos Nexus, especialmente con el teléfono, Nexus 4. Pero en mercados como el estadounidense se ha abierto un debate a raíz de la ausencia de conectividad LTE en el aparato.

Es una realidad que la mayoría de competidores en la gama alta tienen una opción con conectividad LTE, y es precisamente el aspecto que más diferencia al nuevo Nexus de esos competidores, ya que en el resto de especificaciones está más que a la altura, con un precio más bajo que cualquiera de ellos.

La propia Google ha expuesto razones por las que no ha elegido la conectividad más rápida del mercado, empezando por la de llegar a un mayor número de mercados y operadoras con él:

LTE no llega a todos sitios

Curiosamente, el modelo anterior, Samsung Galaxy Nexus, sí cuenta con versiones LTE en operadoras americanas como Verizon y Sprint. Pero Samsung y Google se ven en la situación de crear diferentes modelos para diferentes operadoras, y consideran que no es el mejor camino.

La mayoría de las operadoras están implementando redes LTE, pero no al nivel necesario para llegar a todo el mundo, por lo que se juega con redes híbridas que condicionan que el teléfono tiene que ser compatible con ambas. La experiencia con Samsung Galaxy Nexus no fue muy positiva al respecto. Andy Rubin

El ejemplo que nos ponen es que si hubieran desarrollado un Nexus 4 LTE para AT&T, con él llegarían a sólo 77 zonas dentro de Estados Unidos, sin ningún tipo de soporte por parte de la operadora en los gastos de desarrollo. Otro obstáculo está en que cada operadora utiliza bandas diferentes en LTE, y como él dice, soluciones híbridas.

Google cambia totalmente de aproximación al mercado con el nuevo Nexus, ya que con anterioridad se había mostrado interesada en trabajar con operadoras más pequeñas y redes de alta velocidad, para probar el funcionamiento real. Ahora quiere un teléfono más rentable para poder colocar con facilidad en cualquier rincón del mundo.

En Europa tenían menos dudas, aquí la implantación es más lenta, exceptuando Reino Unido, y todavía se están decidiendo muchas cosas como para preparar un teléfono especialmente para redes LTE. En España debemos tener paciencia.

El consumo de energía

La segunda razón parece encontrarse en el consumo de energía de las redes LTE, y por lo tanto, una autonomía más corta. Andy Rubin vuelve a tirar de la experiencia vivida con el modelo LTE de Samsung Galaxy Nexus, comparada con la del modelo GSM.

Esto no es una razón por la que otros fabricantes de hardware hayan seguido adelante con ello, y precisamente es LG una de las principales promotoras, y la diseñadora del hardware, Qualcomm, el líder en este mercado. De hecho, el teléfono en el que se basa el nuevo Nexus, el LG Optimus G, cuenta con conectividad LTE.

Subiría el precio final

Otra razón de peso es el precio final, ya que contar con un modem más moderno, que sólo trabaja con garantías la gente de Qualcomm, subiría el precio del conjunto con seguridad: el LG Optimus G, que comparte la mayoría de su hardware cuesta prácticamente el doble.

Ya sabemos que el modelo Nexus cuenta con una subvención importante por parte de Google, pero el módulo LTE tiene que incrementar el precio por lógica.

Control de las operadoras

A Google no les gusta que las operadoras manden en lo que hay que meter dentro del teléfono, y también en las interferencias que crean a la hora de llegar las actualizaciones a los dispositivos. Por lo que tampoco querían tener excesiva dependencia sobre ellas al elegir redes especiales. La excusa de nuevo suena débil, ya que Apple no encuentra problema en sus procesos de actualización.

En definitiva, nos cuentan que la empresa del buscador quiere más control sobre todo el proceso, y quiere además dispositivos desbloqueados, pero no podemos negar que en el futuro lleguen modelos con más memoria y conectividad LTE.

Google quiere llegar a una mayor audiencia

Google quiere sacar a Nexus de un mercado de nicho, compuesto por desarrolladores, gente más metida en el mundillo, o gente que llega nueva a Android, y convertirlo en un producto interesante para todos, en definitiva, no debe haber ningún impedimento que les permita aumentar la audiencia.

La excusa de que hay poco mercado LTE real, no parece muy creíble, sólo con AT&T hay 160 millones de potenciales clientes entre Canadá y EEUU, mientras que en Reino Unido hay unos 20 millones con Everything Everywhere. Teniendo en cuenta además que este tipo de cliente, tendrá más interés por usar los servicios que les proporciona su red, y por lo tanto, es un beneficio más para Google.

Vía | Verge

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

44 comentarios