Compartir
Publicidad
Por qué existen los móviles "para China" y podemos hacer poco para adaptarlos a nuestro mercado
Varios

Por qué existen los móviles "para China" y podemos hacer poco para adaptarlos a nuestro mercado

Publicidad
Publicidad

Seguramente en el futuro recordemos esta semana como la del escándalo de Zetta y los modelos de Xiaomi comercializados con pegatinas para esconder su origen. Destapado por Forocoches, el fraude ha saltado incluso a los medios de comunicación tradicionales al tratarse de un escándalo en toda regla, y esta mañana el asunto ha dado un giro inesperado.

Contra todo pronóstico, Zetta se ha defendido en un comunicado oficial que ya hemos recogido aquí y en el que afirman que todo es absolutamente falso. En dicho comunicado se expresa de forma clara que "los componentes de los Smartphone de dichas compañías no son prácticamente utilizables con las redes y el uso europeo". Algo que Zetta afirma solucionar, pero no es cierto.

El problema es el hardware

Qualcomm

Eso nos ha llevado a plantearnos por qué existen móviles para determinados mercados, como el chino, que tienen incompatibilidades con otros mercados, y por qué existen versiones "internacionales". Todo tiene que ver con las redes móviles pues un smartphone tiene que convivir obligatoriamente con ellas, y no es compatible con todas. Veamos de qué depende que lo sea.

En otros modelos, esta empresa comparte componentes electrónicos con algunas empresas del sector asiático, afirman que desde Zetta Smartphone se trabaja en la mejora, adaptación y usabilidad del Smartphone para los clientes europeos.

Los componentes de los Smartphone de dichas compañías no son prácticamente utilizables con las redes y el uso europeo, por eso desde Zetta se añade la incorporación del software que supone la mejora y el posible uso del mismo.

Desde Zetta aportan una media verdad en todo el asunto de la "adaptación" de sus smartphones. Éstos tienen componentes que hacen que no sean 100% funcionales en mercados para los que no han sido diseñados pero desde luego no son inusables en éstos. Aquí los principales problemas que podemos encontrarnos son la compatibilidad con las redes, los idiomas y la aparición o no de la tienda de apps de Google: Play Store.

Puedes cambiar el idioma de una ROM e instalar Google Apps, pero no aumentar la compatibilidad con redes móviles

Los dos últimos puntos se solucionan con un simple cambio de ROM en el caso de que la original no tenga el idioma deseado, o con la instalación de la Google Play Store, aunque esto último no solventa que haya apps que no sean compatibles con el modelo en cuestión, pero esto es otro problema aparte y añadido. Tanto el idioma como la presencia de la Google Play Store se ha solucionado con la instalación de CyanogenMod 13. La penúltima versión de una ROM que, por cierto, no permite su utilización con fines comerciales. Pero, aún así, queda solucionado.

Lo de la compatibilidad con las redes móviles es bastante más complicado y, de hecho, desde aquí sólo recordamos un caso en el que se pudo rescatar una banda LTE anulada por software en el Nexus 4. Como decíamos, el problema de la compatibilidad con las redes móviles es de hardware y eso tiene poca o ninguna solución.

Preguntémosle al modem y sus drivers

Modem 4G de Qualcomm

El problema es de hardware porque los teléfonos móviles utilizan el modem para conectarse a las redes, concretamente la radio, una parte del SoC que puede variar pese a que se mantenga la misma CPU. De ahí que un teléfono puede tener varias versiones para distintos mercados sin variar el procesador, simplemente porque lo que varía es el módulo específico para realizar las conexiones.

El teléfono sale de la fábrica condicionado con respecto a qué redes podrá usar

El módem es el que definirá, en base a sus propias restricciones, a qué canales puede conectarse o no y con qué redes es compatible. Los móviles que conocemos como "internacionales" son también una utopía pues incluso iPhone, uno de los terminales con mayor compatibilidad de bandas, dispone de modelos concretos para determinados mercados. El hardware manda y lo condiciona todo.

En China utilizan redes CDMA mientras en Europa y en otras partes del mundo tenemos redes GSM. Ese simple dato ya sirve para que un móvil con un modem económico, los menos potentes y avanzados de su gama, pueda quedar excluido de las redes de un país para el que no ha sido construido. Si se trata de un móvil económico dirigido a un mercado concreto, lo más probable es que su módem condicione la exportación hasta el punto de hacerla inútil.

El caso de Xiaomi y los 800Mhz

Xiaomi

Con Xiaomi, por ejemplo, solemos tener tanto procesadores Qualcomm como MediaTek, predominando los primeros. Qualcomm cuenta con una serie de módems con distintas capacidades y Xiaomi utiliza para sus SoC los que cree convenientes, normalmente con miras a que sus dispositivos sean más económicos y competitivos en su mercado. De nada sirve que Xiaomi invierta más en un módem para hacer que un teléfono sea compatible con redes europeas si no lo vende de forma oficial allí.

Es el fabricante, con la elección de módem, la radio y los drivers, el que decide a qué bandas puede conectarse un teléfono móvil, y eso es algo invariable una vez que el teléfono abandona la fábrica. Zetta, en el caso que ellos describen en su comunicado, no sería capaz de hacer que un Xiaomi remarcado fuese compatible, por ejemplo, con las bandas 1 ó 20 de LTE, las que habitualmente se pierden en el salto del teléfono de China a un país europeo.

Es habitual que un móvil Xiaomi no pueda acceder a las bandas 1 y 20 del LTE europeo: 2100Mhz y 800Mhz

Estas bandas son las correspondientes a la frecuencia de 2100Mhz y a la de 800Mhz. Si tenemos nuestra línea de teléfono en un operador cuyo LTE funciona bajo la banda de 800Mhz y compramos un móvil incapaz de conectarse a dicha frecuencia, no tendremos LTE. Tan sencillo como eso. Y se trata de un problema que no podemos corregir por software, de ahí que los móviles concebidos para móviles locales presenten restricciones al conectarse a redes extranjeras.

Así pues, los móviles concebidos para el mercado internacional no son únicos pero sí son más caros. También se distinguen en submodelos que no podemos apreciar salvo que acudamos a sus números de serie y que hacen que funcionen bien en Europa y no en USA, o sólo en China, o pierdan bandas LTE al cambiar de país. Todos los teléfonos tienen este problema, incluso los que montan los módems más avanzados del mercado.

Ergo Zetta miente

Zetta

Como habremos deducido a través de este artículo, no es posible hacer que un smartphone se conecte a determinadas bandas para las que no está preparado, y dicha decisión se toma antes de que el móvil se fabrique. ¿Funcionaría un Xiaomi de Zetta después de su cambio de ROM con la banda de 800Mhz de España? Rotundamente no.

Estaría en castellano, tendría las Google Apps instaladas y funcionaría a la perfección en nuestro país. Pero no obtendría ninguna ventaja más de su software. Salvo que en Zetta desmontasen el SoC de de los modelos de Xiaomi importados para instalar uno destinado a nuestro mercado, cosa que no han hecho en ningún momento.

En Xataka Móvil | Zetta presenta excusas para intentar seguir con vida

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos