Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Unboxing del Xperia™ Z: sensaciones desde el día 0

Unboxing del Xperia™ Z: sensaciones desde el día 0
5 comentarios

La carta de presentación para este año 2013 de Sony tiene un nombre: Xperia™ Z. Y es que la compañía nos presenta un smartphone minimalista con un acabado de cristal templado muy elegante, con líneas rectas que se curvan ligeramente en las esquinas. El gran tamaño del Xperia™ Z, de unas 5 pulgadas, contrasta con la ligereza del dispositivo.

Al abrirlo comienza el desfile de sensaciones: la belleza minimalista del smartphone va en consonancia con el box que lo protege, en un formato cuadrado y ligero, donde predominan los blancos y negros. ¿Preparados para conocer el último fenómeno de la tecnología? Analizamos el unboxing a continuación.

Sony Xperia™ Z: comienzan las sensaciones

Sony lo tiene muy claro: la calidad en la experiencia de uso de sus dispositivos comienza desde la propia caja que los envuelve. Y para ello cuida al milímetro cada uno de los detalles. Nada más tenerlo en nuestras manos, vemos un embalaje original muy fino y sobrio, con especificaciones en la parte trasera de la caja. Sin duda, muy en la línea de otros smartphones de Sony.

En dicho embalaje predominan los colores blanco y negro, que transmiten "alta gama" desde la propia caja. La parte trasera cuenta con especificaciones, tales como la tecnología Bravia Engine 2 que lo caracteriza, la tecnología Android que lo compone, o incluso su resistencia al agua, una de las grandes características del dispositivo.

Nada más abrirlo nos encontramos únicamente con nuestro Sony Xperia™ Z envuelto en un pequeño plástico. El color negro del smartphone contrasta sin duda con el blanco del box, dando así un realce mayor al impacto visual en cuanto descubrimos el smartphone en la caja.

Un “box” de doble fondo

Una vez extraído el Sony Xperia™ Z, nos encontramos con un box de doble fondo. Al levantar la tapa que sostenía al dispositivo, encontramos varios componentes más: el cargador (que cuenta con el logo de Sony), un cable USB para la conexión del smartphone con otros dispositivos, un par de auriculares con sus respectivos recambios, así como una guía de inicio junto a unas instrucciones.

Respecto al Xperia™ Z, la batería viene incluida, por lo que no hay que montarla. Hay que recordar que dicha batería no se puede extraer de él. Al sostener entre nuestras manos este "fenómeno de la tecnología" nos encontramos con un dispositivo de 146 gramos y una pantalla de 5 pp que trabaja con Bravia Engine 2, un Procesador SnapDragon S4 y 2GB de Memoria RAM, entre otras especificaciones.

Como sabemos, el Sony Xperia™ Z es 100% sumergible y resistente al polvo, por lo que cada una de las ranuras del smartphone están cubiertas con pequeñas capas que lo protegen. Y hasta aquí el unboxing del Xperia™ Z, todo un recital de sensaciones al alcance de los usuarios.

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio

Explora en nuestros medios