Compartir
Publicidad

El Snapdragon 830 puede acabar en manos de TSMC por los retrasos de Samsung

El Snapdragon 830 puede acabar en manos de TSMC por los retrasos de Samsung
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nunca llueve sobre mojado, y el agua no parece querer dejar de caer sobre la cabeza de un Samsung al que todo está saliéndole mal en las últimas semanas. Meses si tenemos en cuenta el campo del que ahora hablaremos, los procesadores para móviles. A la pérdida de la fabricación del Apple A10, el chip del nuevo iPhone 7 que se ha colocado en la cima de los rendimientos en la actualidad, puede sumársele ahora la pérdida del Snapdragon 830.

Qualcomm delegó en Samsung la construcción de su procesador líder para los modelos de gama alta de la primera mitad del próximo año, un procedimiento que ya llevó a cabo con el Snapdragon 820 repitiendo con el gigante coreano. Todo a causa de que el Snapdragon 810, fabricado por TSMC, había tenido problemas de calentamiento. Esta decisión, sin embargo, puede estar a punto de revertirse y recaer de nuevo sobre TSMC.

El primer modelo nunca llega

La excusa por la que Qualcomm podría hacer cambiar el contrato para la fabricación del Snapdragon 830 de manos parecen ser los retrasos. Samsung anunció hace unos días que daba comienzo la fabricación del primer procesador móvil de 10 nanómetros del mercado y todo el mundo supuso que se trataba del Snapdragon 830, pero en Qualcomm no habrían recibido aún la primera remesa de pruebas.

El proceso de construcción de un smartphone, el de su tirada de producción, incluye una primera remesa que es la utilizada para enviarse a los distintos fabricantes de smartphones. Éstos han de hacer pruebas con el nuevo chip y empezar a adaptar los terminales para su correcto funcionamiento, y esta primera remesa puede ser la causante de que Samsung pierda su segunda gran fabricación en lo que va de año.

Samsung estaría incumpliendo plazos y forzando a Qualcomm a tomar una decisión drástica: volver con TSMC

Según Economics Daily News, Samsung no habría entregado a Qualcomm aún la primera remesa por lo que estaría incumpliendo los plazos firmados con el constructor de procesadores norteamericano. Éste, apurado por los plazos dado que el Snapdragon 830 debe estar listo para los terminales que lleguen en el MWC de Barcelona del próximo año, podría estar barajando tomar medidas drásticas.

Estas medidas serían, como comentamos antes, cancelar el contrato de construcción con Samsung para así dejar que TSMC se encargue de la fabricación de su Snapdragon 830. Un doble golpe de efecto contra Samsung pues es TSMC quien ganó el contrato para fabricar el Apple A10 antes mencionado. En sólo un año, la producción de procesadores de Samsung podría descender drásticamente.

Las fábricas de Samsung no estarían paradas, ni mucho menos. Entre manos tienen aún el Exynos 8895 para vestir al futuro Samsung Galaxy S8 y otros modelos de gama media también de su línea Exynos, amén de los chips para el Internet de las Cosas que ya han presentado y que estarían entrando en estos momentos en fase de producción. Con todo, perder el Snapdragon 830 sería un gran golpe para Samsung. Veremos si son capaces de reconducir la situación con Qualcomm, quien tendría en última instancia la llave para desbloquear la fabricación.

Vía | AndroidHeadlines
En Xataka Móvil | Así es el Kirin 960, un paso de gigante que acerca a Huawei a la cabeza

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos