Publicidad

¿Y si en la biblioteca de tu ciudad te prestasen conectividad 4G y un móvil además de libros?

¿Y si en la biblioteca de tu ciudad te prestasen conectividad 4G y un móvil además de libros?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

La mayoría de nosotros podemos disponer de muy diversas formas de acceso a Internet, tanto en sus versiones fijas como móviles. Sin embargo, hay dos claras situaciones en las que muchas veces no podemos conectarnos como desearíamos: cuando salimos de nuestro entorno por un viaje y cuando no podemos costearnos el acceso a la Red.

En estos casos lo habitual suele ser recurrir a puntos WiFi de acceso gratuitos, con el potencial peligro que implica si lo que queremos es acceder a información personal delicada, cuentas bancarias, etc. ¿No hay otra opción más personal? Pues en Estados Unidos llevan tiempo ofreciendo una interesante iniciativa: dar conectividad 3G o 4G para llevar a casa durante un corto periodo de tiempo.

Internet prestada para llevar a casa

La iniciativa comenzó a ponerse en marcha el año pasado en varias bibliotecas públicas (como por ejemplo en Tennessee, Chicago, Seattle o Nueva York), que poco a poco se fueron sumando por todo el país al interesante concepto de ofrecer Internet para prestar a sus visitantes en casa durante unos días y parece que está teniendo un éxito abrumador allí donde han desplegado los pilotos.

La idea es muy sencilla. En la biblioteca se ofrecen tres tipos de dispositivos que el visitante puede pedir prestados: o bien un móvil con conexión 4G, o bien una tableta con 3G o 4G o bien un punto de acceso 4G de tipo MiFi para que el usuario pueda conectar en casa sus equipos informáticos o sus propios móviles a través de un enlace WiFi.

Cualquiera de estos tres dispositivos cuenta con datos gratuitos para el usuario que puede disfrutar en casa durante períodos de tiempo que varían entre una y varias semanas, teniendo que devolver al final de ese periodo el dispositivo a la biblioteca o bien volver a renovar el préstamo si no hay nadie más interesado.

Spring Hill Wifi Hotspot 02

El coste de los datos (que utilizan las redes móviles convencionales del país, como la de T-Mobile o la de Sprint) lo sufragan las bibliotecas con su presupuesto o con donaciones de cualquier otra organización que quiera ayudar con el proyecto. El usuario solo se tiene que preocupar de cuidar el dispositivo y devolverlo a tiempo para no pagar recargo. ¿Y si alguien no lo devuelve? Pues se corta el acceso de forma remota y se le cobra el recargo o multa correspondiente.

Sin duda una iniciativa interesante con la que ayudar a reducir la brecha digital, tanto fija como móvil, de la población más desfavorecida en cada ciudad y que está teniendo muy buena acogida allí en donde se ha puesto en funcionamiento. ¿Lo veremos pronto en España?

Más información | DigitalTrends

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir