Compartir
Publicidad

El MIT propone baterías que se recargan con el movimiento del usuario

El MIT propone baterías que se recargan con el movimiento del usuario
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los sueños de todo usuario de terminales móviles que lo utilice intensivamente a lo largo del día es poder olvidarse de una vez por todas de recargar la dichosa batería. ¿Cómo conseguirlo? Pues hay básicamente dos caminos: apostar por tecnologías de mayor duración o bien por sistemas de recarga autónoma procedente de fuentes renovables.

Esta última es la propuesta de los ingenieros del MIT, que acaban de publicar un estudio en el que señalan cómo crear un sistema de generación energética basado en el movimiento del usuario que podría aplicarse a nuestros queridos terminales móviles.

No es que sea una idea nueva. Hasta ahora existían propuestas basadas en el efecto triboeléctrico (fricción o rozamiento) y piezoeléctrico (cambio de presión), pero la intención del MIT es ofrecer un sistema que pueda integrarse perfectamente con el ritmo de vida humano gracias a un sistema mixto electro-químico.

El funcionamiento es conceptualmente muy sencillo. Tenemos una especie de sandwich con dos hojas de una aleación de aluminio en cada extremo que rodean a un polímero sumergido en un electrolito líquido. Cuando las láminas de aluminio se doblan, el cambio de presión hace que los electrones del electrolito se muevan generando una corriente positiva o negativa, dependiendo del lado sobre el que se flexionan.

Mit Energy Harvesting 0

De este modo se genera una corriente alterna (AC) que puede ser convertida en continua y utilizada para recargar cualquier dispositivo móvil. ¿Cuánta se puede producir? Pues por el momento aseguran que han logrado una eficiencia del 15%, pero creen que se puede alcanzar el 100% con más investigación. Además, parece que la tecnología resiste bastante bien los ciclos de generación-flexión, con pocos cambios en más de 1.500 ciclos.

¿Veremos pronto algo así en nuestros móviles? Pues me temo que todavía falta tiempo, pero este nuevo descubrimiento del MIT abre las puertas a móviles y todo tipo de wearables que se alimenten con el movimiento del usuario o incluso con las propias pulsaciones de la pantalla y los botones del terminal.

Más información | MIT

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio