Cómo elegir un cargador para el móvil: tipos, potencia, seguridad y todo lo que conviene saber
Guías de compra

Cómo elegir un cargador para el móvil: tipos, potencia, seguridad y todo lo que conviene saber

2020 ha sido el inicio del gran paso que se sigue dando en 2021: la eliminación de los cargadores en la caja. Con motivo de, según marcas como Apple o Samsung , ser más responsables con el medioambiente, el cargador empieza a ser un accesorio externo. A día de hoy existen varios tipos de cargadores, tecnologías de carga y demás, por lo que no es sencillo saber qué cargador tenemos que escoger para nuestro dispositivo.

Con esta guía vamos a enseñarte todo lo que conviene saber para comprar un cargador para el teléfono ya que, si elegimos uno que no es adecuado, podemos llegar incluso a dañar la batería.

Lo primero de todo, el tipo de adaptador

cargador

El adaptador es la primera parte del sistema de carga al que llamamos cargador. Es "la cabeza" a la que conectamos el cable. Por lo general, cuando compramos el adaptador, el cable no viene incluido, pero aún no vamos a entrar en las particularidades de cada uno.

Lo primero que conviene saber es que, principalmente, hay dos tipos de adaptadores para cargar mediante cable: los de pared y los de coche. Los primeros alimentan el terminal conectándolos a un enchufe, mientras que los segundos utilizan el cargador de mechero del coche, de 12 Voltios.

Adaptadores hay desde los clásicos de una sola salida, a adaptadores grandes y pesados con múltiples salidas de distintos tipos

Los adaptadores pueden tener distinto número de puertos, diseños e incluso hacer que cada puerto tenga una potencia distinta. Conviene por ello elegir muy bien el adaptador, ya que de él dependerá en buena parte la carga que vamos a poder realizar.

paises

En España tenemos el clásico enchufe europeo, clavijas C y F. pero si vamos a viajar conviene consultar qué tipo de enchufe tienen en el país al que vamos, porque hay varios tipos y puede que necesitemos adaptadores.

Del mismo modo, los voltajes también pueden variar entre países. En Europa y Asia suelen emplearse voltajes de 220 y 240V, mientras que en ciertos países de Sudamérica, Japón o el Caribe el voltaje suele ir de 100 a 125V.

El puerto del teléfono

puertos

Actualmente hay tres puertos principales a la hora de cargar un teléfono: microUSB, USB-C y Lightning, el puerto propio de Apple. Durante años puede que hayas escuchado expresiones como "¿alguien tiene por ahí un cargador de Samsung?", pregunta inocente, pero incorrecta, ya que conviene saber qué puerto tiene nuestro móvil, y salvo en el caso de Apple, esto no es exclusivo de cada marca.

Si tu teléfono es actual, puede que tenga USB C. Si es un iPhone tendrá Lightning, y si es antiguo o gama baja, microUSB

La mayoría de teléfonos actuales ya vienen con USB-C, pero si nuestro móvil es antiguo o es un gama baja, puede que aún siga usando el microUSB. Del mismo modo, según el tipo de carga habrá que adaptar también el adaptador, ya que hay móviles que cargan con un cable USB-A a tipo C y otros que cargan de tipo C a tipo C, etc.

Lo importante aquí es que sepas si tu móvil es microUSB, USB-C o Lightning, para saber básicamente el cable que le entra a tu teléfono.

Los Voltios y los Amperios

carga iqqo

Una vez que sabemos el tipo de cable y adaptador que necesita nuestro teléfono, es importante entender cómo funciona la potencia que nos va a proporcionar el mismo. Según la potencia que tenga, cargará más o menos rápido, pero esto dependerá también de los estándares que soporte el teléfono.

Si queremos saber la potencia que tiene el cargador, tenemos que fijarnos en los Vatios y en los Amperios. Pongamos como ejemplo el cargador que tantos años nos ha acompañado en tecnología: el de 5V (Voltios) y 1A (Amperios). La ecuación aquí es sencilla, este cargador es capaz de cargar a 5W. Si compramos un cargador de 5V y 3A, podrá cargar a 15W, si es de 10V y 4A, a 40W. Mirando Voltios y Amperios podemos saber la potencia final que arroja el cargador.

La potencia de cargador y dispositivo a cargar debe coincidir. De nada sirve conectar un cargador de 120W a un móvil sin carga rápida

Con el paso de los años, la carga rápida ha hecho que aumenten tanto voltios como amperios, con cargas que llegan a alcanzar los 120W. Antes de comprar un cargador de determinada potencia, debemos consultar cuánta carga soporta nuestro teléfono. Si nuestro móvil no tiene carga rápida, no sirve de nada conectarlo a un cargador de 15W, porque no cargará más que al máximo permitido por el fabricante. Si tiene carga rápida de 15W y le enchufamos un cargador de 60W, seguirá cargando a 15W.

Además de las tecnologías de carga rápida que pueda implementar el propio fabricante, hay modelos compatibles con tecnologías de otros fabricantes, como la carga rápida de Qualcomm. Esto quiere decir que, si nuestro móvil es compatible con un sistema de carga rápida de determinados W (tanto por fabricante original como otros sistema de carga de otro fabricante como Qualcomm), cualquier cargador certificado para dichos sistemas será válido, aunque la cosa no acaba aquí.

Power Delivery, todo un salvavidas

Power Delivery

A pesar de no ser muy conocido por el usuario medio, USB Power Delivery es un estándar muy extendido, que permite cargar hasta 100W. Para que te hagas una idea, el ordenador con el que escribo está cargando a 60W con Power Delivery y, si lo conecto a alguno de mis móviles compatibles con esta tecnología, se adaptará la carga a la potencia máxima que permite dicho móvil.

Power Delivery es un salvavidas. Permite cargar el dispositivo al máximo permitido por el fabricante para ese estándar

Por ello, es conveniente saber si nuestro móvil es compatible con Power Delivery o no. ¿Por qué? Porque podemos comprar un cargador Power Delivery bastante potente y usarlo tanto para cargar el teléfono como para todos los otros dispositivos que soporten este tipo de carga. Es una solución ideal para no tener que andar usando varios cargadores, al ser un estándar tan extendido (sobre todo en estos tiempos de carga rápida).

Los tipos de salida

cargador

Como hemos adelantado, hay cargadores que vienen con múltiples salidas. Por lo general, suelen tener alguna salida muy potente y otras menos potentes. Otros, son muy completos, y vienen con varios tipos de salida. Por ejemplo, hay cargadores por 9.99 euros que vienen con dos puertos QC 3.0 (USB A) y un Power Delivery (USB C), ya que con el paso del tiempo han ido bajando de precio.

Hemos de tener en cuenta que, cuantas más salidas, más grande y pesado será el cargador. Hay cargadores AUKEY de hasta seis salidas por 29,99 euros, ideales para viajes y demás, aunque no tan prácticos para cargar uno o dos móviles en casa. En mi caso personal, tengo un cargador con dos salidas Power Delivery de 66W de 39,99 euros para cargar móviles y ordenadores y el citado AUKEY para cuando salgo de viaje.

¿Qué pasa con la carga inalámbrica?

carga inalambrica

Con la carga "inalámbrica", que realmente es carga por contacto, ha llegado un sistema de carga menos eficiente a nivel energético y algo más lento, ya que la energía no se transmite directamente al teléfono, sino a las bobinas de carga, que son las que transforman la electricidad del enchufe en corriente alterna. El estándar más conocido es Qi, aunque esto puede depender del fabricante.

La carga inalámbrica y los actuales cargadores no son del todo eficientes. Un pequeño fallo en la alineación del móvil con el cargador puede hacer que no cargue correctamente

A la hora de comprar un cargador de carga inalámbrica, tenemos que tener en cuenta cuál es su potencia máxima, la cual dependerá también del adaptador a que los conectemos. De nada sirve comprar una base de carga inalámbrica de 15W y conectarla a un adaptador de 5W.

El principal problema con este tipo de cargadores es que la carga no se transmite de forma tan directa como con un cable. Es decir, si no ponemos el dispositivo en una posición perfecta, podemos tener pérdidas de energía. Por ello, es importante escoger un cargador en el que sea fácil poner el móvil, ya que algunos no ponen demasiado fácil el alinearlo.

También has de tener en cuenta que, si una base ofrece 15W y conectas varios dispositivos, puede que la potencia se reparta de forma no uniforme, y que no todos los dispositivos carguen a 15W. Como adelantamos, la carga inalámbrica (más aún la carga inalámbrica simultánea a varios dispositivos) no es aún del todo eficiente y requiere mucho trabajo, y si no, que se lo digan al AirPower de Apple.

Algunos mitos con los cargadores y factores de seguridad

cargas

Puede que alguna vez hayamos oído que "si no cargas con el cargador original, puedes romper el teléfono". Por un lado, es cierto que debemos tener algunas precauciones y consideraciones para cargar correctamente, pero a día de hoy los teléfonos vienen con múltiples medidas de protección para la carga, siendo bastante difícil romper un teléfono o una batería por usar un cargador de mala calidad. Por lo general, si un cargador es malo, simplemente no cargará rápido y, en el peor de los casos, se calentará bastante el propio adaptador, pero no el teléfono.

Tema aparte es la carga inalámbrica, menos eficiente a nivel energético, donde una mala elección en cargador sí que puede traducirse en calor excesivo en nuestro teléfono. Como adelantamos, es conveniente usar cargadores inalámbricos de mayor calidad, para evitar el tema del calor.

No obstante, hay algunas certificaciones que nos aseguran que los cargadores han pasado por las pertinentes pruebas. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Certificación CE: el producto cumple con la directiva europea pertinente en materia de salud, seguridad y protección del medio ambiente. Los productos con marcado CE tienen la garantía por parte del fabricante de que son seguros, según la legislación europea.

  • El certificado RoHS garantiza la restricción de ciertas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos.

  • Certificación FCC: solo se otorga si cumple con todos los criterios de los estándares establecidos para otorgar su sello, entre los que se incluyen pruebas de tensión y corrientes peligrosas, limitaciones de potencia, perturbaciones por descarga atmosférica, caídas de voltaje y demás.

  • MFi: certificado que garantiza que un producto ha sido verificado y certificado por Apple, por lo que es adecuado para utilizar con sus productos.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio