Compartir
Publicidad
HTC Desire 530, análisis: hace falta algo más que diseño para destacar en la gama media
HTC

HTC Desire 530, análisis: hace falta algo más que diseño para destacar en la gama media

Publicidad
Publicidad

Nota de Xataka Móvil

Aunque ya no tenga ni la presencia en tiendas ni las ventas que tuvo en los primeros años de la era smartphone, HTC sigue peleando por mantener su hueco en el complicado mercado de los teléfonos móviles. Su más destacado dispositivo sin duda es el HTC 10, pero más allá de los smartphones de gama (y precio) más alta también cuentan con distintas opciones para distintos perfiles de usuarios.

Y uno de esos móviles que apunta a los bolsillos más ajustados es el HTC Desire 530. Sobre el papel, el 530 es uno de esos gama media-baja para aquellos que buscan un teléfono para redes sociales, cuatro juegos y poder tener unas fotos aceptables a un precio ajustado. ¿Nos enamorará este smartphone? Vamos a ponerle a prueba a continuación.

HTC Desire 530, especificaciones técnicas

Antes de entrar de lleno en nuestro análisis del HTC Desire 530 comencemos repasando sobre el papel sus argumentos en forma de ficha técnica:

HTC Desire 530, características técnicas
Dimensiones físicas 146,9 x 70,9 x 8,3 milímetros, 140 gramos
Pantalla 5 pulgadas. Super LCD
Resolución 720 x 1280 píxeles, 294 ppi
Procesador Qualcomm Snapdragon 210 Quad-Core a 1.1 GHz. GPU Adreno 304
RAM 1.5 GB
Memoria 16 GB (ampliables con microSD de hasta 200 GB)
Versión software Android 6.0
Conectividad 4G, Bluetooth 4.1, Wi‑Fi b/g/n
Cámaras Principal de 8 megapíxeles. Frontal de 5 megapíxeles
Batería 2.200 mAh (no extraíble)
Precio 186 euros

A simple vista, vemos una mezcla de características gama baja y gama media. La pantalla no ofrece grandes florituras, con un panel Super LCD con resolución HD, ni su procesador está presente en los mejores teléfonos, pero la gama baja está llena de teléfonos con solo ocho gigas de memoria interna o un giga de RAM, algo que en el caso del Desire 530 sube hasta los 16 y 1,5 gigas respectivamente. Pero pasemos del papel a la realidad.

Diseño: una línea continuista

HTC Desire 530, diseño: una línea continuísta

Empecemos hablando del diseño de este terminal. Lo primero que vemos en él es una línea muy HTC, con esos altavoces abajo y arriba de la pantalla o esa franja negra con el logotipo de la marca justo debajo de la pantalla que tantas críticas se ha llevado y que por fin ha desaparecido en su último buque insignia, el HTC 10.

En el lateral derecho es donde encontramos todos los botones físicos de este terminal, empezando por los habituales botones para regular el volumen, seguidos de un llamativo botón rojo de encendido o desbloqueo. Además de verse a la legua este último botón, la textura de este también es distinta, es rugoso, lo que podemos imaginar que se ha hecho así para sea fácilmente reconocible sin tener que mirar al terminal.

El jack de audio está en la parte superior derecha de la carcasa, mientras que el conector microUSB se encuentra abajo a la derecha. Sobre el conector decir que la parte plana del mismo se sitúa hacia el lado de la pantalla, algo que personalmente a mí no me gusta (lo prefiero a la inversa) pero me imagino que será cuestión de gustos y costumbres.

En el lateral izquierdo tenemos una tapa alargada que alberga tras ellas las ranuras para la tarjeta SIM y tarjeta de memoria. En primera instancia el HTC Desire 530 cuenta con una ranura tapada (nos imaginamos que tendrá uso en la versión dualSIM para otros mercados), de seguido contamos con la ranura para la tarjeta SIM (nanoSIM que se introduce en una bandeja) y por último el hueco para la microSD. El método de insertar la SIM mediante una bandeja parece estar cada vez más extendido, lo que no quita el riesgo que puede suponer que un día perdamos esa bandeja.

HTC ha apostado por distintas carcasas con diseños peculiares pero no son intercambiables

En la parte trasera únicamente cabe destacar la cámara, situada en la parte superior izquierda, que sobresale ligeramente (sobre un milímetro) de la carcasa, nada demasiado molesto y los agujeros disponibles en la parte inferior para pasar un cordón, algo que los nostálgicos agradecerán. En nuestro caso hemos contado con el terminal con carcasa trasera negra, con un agarre bastante aceptable pero que al contar con un acabado mate enseguida coge grasa de las manos, creando feas manchas. Recordemos que este teléfono se presentó con distintas carcasas de diseños más atrevidos, que imaginamos que no tendrán ese problema con la grasa.

También hemos de destacar que como en los actuales HTC, el Desire 530 los botones de navegación de Android se muestran en pantalla, algo que a algunos gusta y a otros desagrada, en función de las manías o gustos. En mi caso no tengo problemas en que los botones se encuentren en la pantalla, casi que lo prefiero, pero debido a un rendimiento mejorable (hablaré de ello más adelante) su aparición a veces es lenta.

HTC Desire 530 Samsung Galaxy J5 Sony Xperia M4 Aqua LG K8 bq Aquaris M5 Huawei P8 Lite
Diagonal de pantalla
5"
5"
5"
5"
5"
5"
Dimensiones
146,9 x 70,9 x 8,3 mm
142,1 x 71,8 x 7,9 mm mm
145,5 x 72,6 x 7,3 mm
144,6 x 71,5 x 8,7 mm
143 x 69,4 x 8,4 mm
143 x 70,6 x 7,7 mm
Peso
140 gr.
146 gr.
136 gr.
157 gr.
144 gr.
131 gr.

En cuanto a las dimensiones totales del teléfono, la verdad es que el agarre en mano resulta todo lo cómodo que puede ser en un terminal de cinco pulgadas. Se puede sostener en una mano perfectamente, aunque no llegaremos a todos los rincones de la pantalla con el pulgar. Como veis en la anterior tabla, su ancho es bastante similar al de otros terminales de cinco pulgadas pero sí es que algo más largo, no excesivamente pero se puede notar.

En resumen, el diseño del HTC Desire 530 está muy en línea de otros terminales de precio similar. Se podría recortar algo el alto del terminal eliminando de la frontal las franjas negras que rodean la pantalla y habrá carcasas más limpias que otras. Otro debate sería si podrían haber tirado al metal como material para la carcasa, pero para gustos los colores.

Pantalla: no la pongas a la luz del sol

HTC Desire 530, pantalla

Cinco pulgadas, panel Super LCD, 720 x 1080 píxeles y 294 píxeles por pulgada. El tamaño y resolución de la pantalla son muy habituales en el mercado, sobre todo en esta gama de precios, aunque por casi 200 euros esperamos obtener una pantalla por lo menos de una cierta calidad, ya que aceptables las podemos encontrar rondando los 100 euros.

Y lo cierto es que la pantalla del HTC Desire 530 deja un sabor algo agridulce. Con los colores se puede jugar bastante hasta encontrar el punto ideal para cada uno, ya que desde los ajustes del teléfono además de poder ajustar el brillo también podemos jugar con la temperatura, de cálido a frío, lo que da combinaciones suficientes para satisfacer a (prácticamente) cualquier usuario.

El HTC Desire 530 no es un teléfono para el verano, su manejo es casi imposible a la luz del sol

Los importantes inconvenientes de la pantalla de este terminal son dos: los reflejos y los ángulos de visión. A nada de luz que le pegue directamente la pantalla es prácticamente ilegible, algo muy incomodo en muchas situaciones, ya que las imágenes de la pantalla se mezclan con los reflejos, dificultando enormemente la lectura o manejo del terminal. Segundo problema: a nada que miremos la pantalla desde un ángulo fuera del habitual veremos como los tonos de la pantalla cambian bastante.

No es que le queramos pedir a una pantalla de un teléfono de esta gama que sea inmune a los rayos del sol o que la podamos mirar desde ángulos imposibles, y como hemos dicho las posibilidades de configuración de temperatura del color son interesantes, pero la sensación general que nos deja la pantalla no es del todo satisfactoria, podría ser mejor.

Rendimiento: de gama baja

Pasando ya a hablar del rendimiento, tenemos que recordar que nos enfrentamos a un teléfono que en su corazón cuenta con un Snapdragon 210 (cuatro núcleos a 1,1 GHz) con su GPU Adreno 304, acompañado por 1,5 gigas de memoria RAM. Una de cal y otra de arena podríamos decir, ya que dicho procesador está dejando paso al 410 por ejemplo, con un rendimiento mejor, en la misma gama de precio que el HTC Desire 530.

Y se nota. A nada que tenemos alguna pestaña de Chrome abierta o cualquier tipo de aplicación (sin tener que ser ésta muy exigente) se nota cierto lag al cambiar de aplicación, volver al menú principal y ya si abrimos la aplicación de la cámara casi que nos toca esperar, ya que el teléfono se toma sus dos segundos hasta que nos muestra la interfaz de la cámara.

Podemos buscar el problema en el software quizás. El HTC Desire 530 cuenta con Android 6.0.1 de fábrica, la última versión disponible, lo que más que un problema tendría que ser una ventaja. La capa Sense que incluye el dispositivo quizás sí que podría consumir parte de los recursos que le faltan al teléfono para muchas tareas, pero donde hay que apuntar claramente es a la elección de un SoC demasiado modesto.

Puntuaciones del HTC Desire 530 en AnTuTu, Quadrant y Geekbench 3 Puntuaciones del HTC Desire 530 en AnTuTu, Quadrant y Geekbench 3

Y no es ya solo un tema de sensaciones, es que si le hacemos pasar por distintos benchmark al HTC Desire 530 veremos unos resultados bastante pobres si lo comparamos con otros dos terminales de precios similares:

HTC Desire 530
(Snapdragon 210)

Xiaomi Redmi 3
(Snapdragon 616)

Zopo Speed 7C
(MediaTek MT6735)

AnTuTu

23285

27545

31911

Quadrant

9999

14955

13833

Geekbench 3
(single/multi)

298 / 998

458 / 2225

633 / 1851

Parece claro que la marca taiwanesa debería haberse estirado más con el procesador, ya que el elegido Snapdragon 210 parece a estas alturas más destinado a teléfonos en torno a los 100 euros que a los 200, como es el caso del Desire 530.

En cuanto a la batería si que no hemos encontrado problema alguno. El rendimiento de ésta ha sido suficiente como para poder manejar el teléfono durante un día completo con el brillo en automático. 2.200 mAh para cinco pulgadas a simple vista puede parecer escaso pero en nuestro caso hemos llegado con incluso más de un 20% de batería a la noche con un uso normal.

Cámaras que cumplen (y poco más)

Nos falta hablar de un tema que muchos usuarios consideran muy relevante, si no determinante a la hora de decidir la compra: las cámaras. La principal tiene 8 megapíxeles, apertura f/2.4, HDR y grabación de vídeo a 720p con 30 frames por segundo, mientras que la frontal cuenta con 5 megapíxeles y una apertura f/2.8. Sobre el papel, una cámara media, valida para variadas situaciones aunque las cámaras de 13 megapíxeles empiezan a ser más populares, aunque no todo son megapíxeles.

En la siguiente galería podéis ver las fotos que hemos obtenido con la cámara principal del HTC Desire 530. En términos generales los resultados son aceptables para un terminal de esta gama, con unas luces o colores correctos y bastante reales. El problema llega cuando vamos al detalle. Por ejemplo, podemos apreciar en varias fotografías que los contornos se convierten en difusos si las ampliamos.

En condiciones óptimas ese es el mayor, por no decir casi el único, problema que nos encontramos, teniendo siempre en cuenta de que hablamos de fotos que se ven perfectamente en la pantalla de un móvil, pero que si las ampliamos demasiado enseguida notaremos esa falta de detalle. Ahora, si nos vamos a situaciones con iluminación artificial o nocturnas adiós fotos aceptables, éstas se convierten en un dibujo de una foto, con muchísimo ruido.

En cuanto a la cámara frontal (cinco megapíxeles y apertura f/2.8) lo que antes eran fotos que al menos reflejaban la realidad en situaciones óptimas se convierten en fotos de WhatsApp y poco más. La definición de las imágenes baja drásticamente y lo que es más preocupante, el color se ve alterado en gran manera, como podéis ver en la siguiente comparación. No es un selfie-phone este teléfono.

Diferencia cámara frontal y trasera A la izquierda foto tomada con la cámara trasera, a la derecha con la cámara frontal

En cuanto al modo HDR, disponible tanto en la cámara trasera como frontal, en muchos terminales su uso nos lleva a una sobreexposición de las fotos tomadas con este modo. Pero en el caso del HTC Desire 530 la verdad es que su efecto no parece perjudicial visto los resultados. En fotografías en interiores el HDR de este dispositivo hace las fotos más claras sin llegar a sobreexponerlas. En el caso de fotografías en exterior con buena luz sí que nos podemos ahorrar su uso, por el peligro a obtener una fotografía demasiado expuesta.

A la izquierda la foto sin HDR, a la derecha con HDR
A la izquierda la foto sin HDR, a la derecha con HDR

Lo que podemos salvar de la cámara son ciertas opciones para tomar fotos. Entre las que resultan útiles están la captura automática, que dispara cuando sonreímos o estamos quietos, o la captura por voz, que saca una foto al decir Patata, Foto o Sonríe, y ambas funcionan bastante bien. Además también se puede configurar el botón de volumen para que sirva de disparador o para hacer zoom.

La opinión de Xataka Móvil

HTC Desire 530

La gama media-baja está plagada de opciones, sobre todo de smartphones con Android como sistema operativo. Y además esa franja está poblada ya no solo por las marcas de siempre, como es el caso de HTC, sino por nuevas marcas, ya sean con base en Asia o en Europa. Por eso, para destacar entre la multitud de teléfonos por debajo de 200 euros que puede encontrar un posible comprador hay que ofrecer algo diferencial, y no creemos que el HTC Desire 530 lo tenga.

HTC tiene en este teléfono su apuesta por el diseño en esta gama, y más allá de las distintas carcasas que ofrece (no intercambiables por cierto) y de poner enganchar un cordón de agarre en la parte inferior trasera, poco más ofrece el Desire 530. A un teléfono de este precio le pedimos al menos que tengo una buena pantalla, un rendimiento suficiente para las tareas del día a día y que nos saque unas fotos ya aceptables.

Si HTC quería triunfar en la gama media tendrá que intentarlo con otro teléfono, el Desire 530 se queda lejos de los mejores

Como ya hemos comentado la pantalla ofrece un brillo y unos ajustes interesante, pero su pésimo rendimiento a la luz del sol le lastra. Sobre el rendimiento nos hemos encontrado con un terminal que a nada que le exigíamos no respondía correctamente, siendo lento en la apertura de aplicaciones como la cámara, que no debería ser un gran inconveniente para un teléfono de casi 200 euros. Quizás lo más salvable sean las cámaras, con una cámara principal que podemos aprobar, aunque tampoco llega al notable.

Por todo ello, creemos que si HTC quiere volver a pegar fuerte en la gama a la que pertenece el Desire 530 tiene que hacer un mayor esfuerzo. En diseño ya estamos viendo mejores acabados pero sobre todo, lo que habría necesitado este terminal es un mejor procesador, ya fuese otro Qualcomm o un Mediatek.

6.7

Diseño6.5
Pantalla6.5
Rendimiento6.0
Cámara7.0
Software7.0
Autonomía7.0

A favor

  • Opciones para toma de fotos
  • Android 6.0
  • Diseños originales para carcasas

En contra

  • Reflejos en pantalla
  • Rendimiento muy justo
  • Carcasas no intercambiables

El teléfono ha sido cedido para la prueba por parte de HTC. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

HTC Desire 530 99HAHW034-00 - Smartphone (16 GB, 4G, SIM única, Android, NanoSIM, EDGE, GPRS, GSM, UMTS, LTE), color Color blanco

HTC Desire 530 99HAHW034-00 - Smartphone (16 GB, 4G, SIM única, Android, NanoSIM, EDGE, GPRS, GSM, UMTS, LTE), color Color blanco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio