Publicidad

Mito cazado: dejar el teléfono en reposo apenas te ahorra batería

Mito cazado: dejar el teléfono en reposo apenas te ahorra batería
59 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es lógico pensar que con la pantalla apagada el teléfono apenas consume batería, y que regulando aspectos como el brillo de pantalla conseguimos reducir un poco el gasto energético. No obstante, en un estudio realizado por Xiaomeng Chen y un grupo de investigadores con la participación de Intel se ha comprobado que gran parte del consumo de batería se produce con la pantalla en reposo.

El estudio se ha realizado con 1.520 teléfonos Android, en concreto los modelos Samsung Galaxy S3 y S4 (por su popularidad), distribuidos en 56 países, y han sido 49326 días de actividad registrada. Ha sido un detallado trabajo en el que se ha tenido en cuenta la influencia de cada variable en el consumo, como el uso de CPU y GPU y el tipo de conexión, y para ello desarrollaron una app propia llamada eStar Energy Saver.

Tuvieron en cuenta también la variación de consumo atendiendo a las dimensiones y la evolución del hardware, así como la de Android y de las apps. El S4 con Jellybean consumía un 11,3% más que el S3 con el mismo sistema (tenía mayor gasto de CPU), y las versiones con KitKat de ambos consumían un 9,7% y un 8% más respectivamente.

Las particularidades de la pantalla

Las pantallas de estos teléfonos son AMOLED, con lo cual el análisis del consumo se ha de ver teniendo en cuenta dos aspectos principalmente: el brillo y el contenido en pantalla, lo cual tenía que simplificarse dado lo que ello abarca y tomaron las 10 apps más populares con los ajustes de brillo más habituales. Observaron que el consumo variaba alrededor del 18% según el contenido, una variación mucho menor que la debida al brillo, entre el 45 y el 77% (sin variar el contenido en pantalla).

Por ello decidieron centrarse en el brillo, para lo cual usaron una selección de fondos pantalla de varios colores (desde el negro hasta el blanco) y midieron en cada uno el consumo según el nivel de brillo. De este modo, el gasto medio por nivel de brillo es una media de los resultados obtenidos en cada color.

¿Qué apps tienen la culpa?

Los resultados mostraron que la media de gasto energético por las apps es de n 38,1%. Como hemos comentado, el test se basó en 800 apps con al menos 10 usuarios y con 10 minutos de uso en primer plano como mínimo, cubriendo un 67% del top 100 de apps de la Google Play.

Se vio que en cuanto al uso de CPU la media es del 10,2% en pantalla encendida y del 14,4% en pantalla apagada, con lo cual ya se observa cómo afectan los servicios en segundo plano. De hecho, atendiendo al total de 800 apps estudiadas, en el 22,5% de los casos ocasionaban un 50% del gasto energético en reposo (un gasto medio del 27,1% si tenemos en cuenta todas las apps). En primer plano, el consumo medio era mayor, llegando al 62,3%.

En cuanto a los mAh, el 5% de las apps consumían una media de 133,6 mAh, mientras que un 80% consumía un 6,8%. Obviamente, cuanto más tiempo esté en uso una app, más consumirá, y no por ello sea la que per se genere un mayor gasto, por eso se partió del ratio de gasto energético en primer plano (EDR) de cada app para tener una idea más justa. Se observó que hacia el 93% de las apps tienen un consumo medio de 200-400 mAh, siendo 4 apps las responsables de picos de consumo de hasta 832 mAh: Deezer, Speedtest.net, BBC iPlayer y Kill Shot.

En cuanto a la categoría de las apps, lo que se ha visto es que las apps pertenecientes a las categorías Juegos y Personalización (como Cover Lock Screen) consumen mucho más que el resto, aproximadamente el doble que las de Redes sociales. No se corresponde con el consumo en segundo plano, en el cual destaca la categoría de Tiempo.

Por su parte, en las apps se ha de tener en cuenta que tienen un ritmo de evolución mucho mayor que el sistema operativo y que existen muchas más versiones. Pero cogiendo como ejemplo Facebook y Chrome (por su popularidad), su consumo medio en primer plano estaba aproximadamente por el 150,8%.

Ni es oro todo lo que reluce ni es brillo todo lo que consume

Algo que se comprobó, además, es el consumo debido a las continuas conexiones y desconexiones de red, así como a los pings recibidos. Hasta un 27,1% del gasto de batería diario se debe a estos periodos, siendo el 59,8% con la pantalla encendida y el resto apagada, es decir, casi la mitad del consumo se produce con el terminal en reposo (aparente, al menos).

Se comprueba pues con este detallado estudio que teniendo un control de las apps puede obtenerse un mayor ahorro de batería que sólo ajustando el brillo, ya que éstas son parte importante en el consumo en segundo plano e independientemente de que la pantalla esté encendida, lo contrario de lo que muchos usuarios podrían pensar.

Imagen | Martin Albegglen
Vía | Scientific American
En Xataka | El consumo de batería de su smartphone también se puede usar para saber por dónde has estado moviéndote

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir