Por qué hay que trazar un ocho con el móvil para calibrar la brújula en Google Maps

Por qué hay que trazar un ocho con el móvil para calibrar la brújula en Google Maps
1 comentario

El hecho de encontrarnos con tantas funciones en Google Maps hace que se convierta en una de las apps de navegación móvil más populares. Sin embargo, no es perfecta y exige de calibrar la brújula del móvil cada cierto tiempo para que nos identifique bien la ubicación.

Es posible que alguna vez hayas escuchado o leído eso de tener que hacer un ocho para calibrar la brújula. Y por absurdo que pueda parecer, lo cierto es que tiene todo el sentido hacerlo y encima funciona. A continuación te contamos a qué se debe y qué acciones son las que debes hacer exactamente para que tu móvil y Google Maps detecten tu posición de forma precisa.

Los sensores del móvil se descalibran hasta sin querer

Para entender mejor el funcionamiento de la brújula en el móvil hay que empezar diciendo que esta existe en los móviles gracias al magnetómetro. Este es un pequeño sensor integrado en el interior de los dispositivos y que, con ayuda de otros sensores como el giroscopio y el acelerómetro, es capaz de detectar la orientación exacta del móvil.

Esta suma de sensores son capaces de detectar hacía que punto cardinal está orientado el móvil. Más en concreto, la parte superior de este. Así, la flecha de Google Maps (y otras apps) se muestra acorde a ello y resulta de utilidad cuando nos estamos moviendo, sabiendo detectar con precisión en qué posición estamos.

¿Cuál es el problema del magnetómetro? Pues que se puede descalibrar por campos electromagnéticos. Y no hace falta que esté expuesto a un gran campo, sino que se puede alterar por pequeños procesos que ocurren en la circutería interna del dispositivo, al estar cerca de superficies de metal u otros dispositivos electrónicos.

También cabe decir que la alteración de estos sensores es más frecuente en móviles antiguos o de menor gama. Cuanto más reciente y de más alta gama es un dispositivo, mejores sensores incorpora, por lo que en algunos casos es posible que ni siquiera sea necesario realizar una calibración de la brújula. O al menos no de forma frecuente.

Cómo calibrar la brújula trazando un 8

Calibrar de nuevo el magnetómetro y el resto de sensores encargados de proporcionar las funciones de brújula no exige de tener que desmontar el dispositivo o tener conocimientos técnicos muy precisos en la materia. Basta con dibujar un 8 en el aire con el móvil agarrado. Sí, tal cual lo lees.

Debes agarrar el teléfono en la mano y hacerlo bien fuerte para evitar que se te resbale y caiga al suelo. Después, será cuestión de ir girando la muñeca a la par que dibujas un 8 en el aire. Deberás hacerlo durante unos 20-30 segundos. Cabe decir que si haces esto con Google Maps abierto, la app te dará un aviso de que ya está calibrada.

El motivo de que esto sea efectivo se debe a que es la forma en la que los sensores pueden realizar lecturas de los tres ejes de espacio (X, Y y Z). Así se eliminan posibles posicionamientos erróneos derivados del contacto con campos electromagnéticos comentados previamente y se restablece la brújula.

Ahora bien, tampoco es que sea necesario realizar este gesto de forma habitual. No porque sea malo, sino porque no tiene sentido hacerlo si los sensores ya detectan bien la posición. Así pues, hazlo solo si observas que no se determina bien esa posición o si alguna app como Google Maps te lo pide.

Temas
Inicio