Compartir
Publicidad
Como solucionar la NAT doble al conectar una consola por WiFi
Wi-Fi

Como solucionar la NAT doble al conectar una consola por WiFi

Publicidad
Publicidad

Las conexiones, aunque funcionan bastante bien, no son perfectas. Los fallos ocurren y, en algunas ocasiones, encontrar la causa puede ser algo complicado. Es el caso de la NAT doble y las videoconsolas, un problema que suele aparecer cuando en lugar de conectar la consola al router principal lo has conectado a un router secundario.

Por ello, vamos a ver qué es el NAT, cómo nos afecta a la hora de jugar y qué podemos hacer para evitar el doble NAT en la consola. Vaya por delante que solucionarlo es bastante sencillo, si bien no existe una "solución única y perfecta" para todos los usuarios. Pero empecemos por el principio.

¿Qué es la NAT?

Router

La NAT, siglas de "Traducción de Direcciones de Red" por su nombre en inglés, es un sistema que permite que varios dispositivos usen una IP privada para conectarse a Internet con una única dirección IP pública. En otras palabras, la NAT sirve para que tu PS4, tu móvil y tu ordenador tengan una IP privada única y se conecten a Internet con una única IP pública.

Esto se debe a que en los inicios de Internet se reservaron 32 bits para direcciones, es decir, unas 4.294.967.296 direcciones únicas. Sin embargo, el número de dispositivos conectados a ido aumentando con el paso del tiempo, y la cifra de direcciones IPv4 empieza a quedarse corta. La NAT sirve para que varios dispositivos tengan una IP privada pero, a efectos de direcciones, cuenten como una al conectarse a la misma red.

El sistema NAT se usa para "parchear" la falta de direcciones IP públicas

Cuando hablamos de videoconsolas solemos hablar de tres tipos de NAT: tipo 1 o abierta, tipo 2 o moderada y tipo 3 o estricta. Lo idóneo es tener la tener la tipo 1, pero generalmente, por la configuración de red de los equipos domésticos, lo más común es tener la tipo 2. Nuestros compañeros de Vida Extra las resumen de la siguiente forma:

  • NAT tipo 1 (abierta): con esta modalidad no hay problemas a la hora de establecer conexión entre nuestra plataformas y los servidores de juego, de forma que es la opción ideal para que todo vaya como la seda.
  • NAT tipo 2 (moderada): es la opción más habitual al emplear un router para la conexión y aquí ya pueden empezar a surgir trabas como una experiencia de juego lenta, la incapacidad de hablar con determinados usuarios o de actuar como anfitrión en una partida.
  • NAT tipo 3 (estricta): bajo esta configuración, solo podremos tener un canal de comunicación directo con los jugadores que tengan una NAT abierta, lo cual nos deja un margen de maniobra bastante reducido y a cambio nos entrega innumerables momentos de desesperación.

¿Y qué es la doble NAT?

Ahora que sabemos qué es el NAT, podemos intuir qué es el doble NAT. El doble NAT sucede cuando conectamos la consola a un router secundario que, a su vez, está conectado al router principal, que es el que se encarga de dar acceso a Internet. Es decir, si la consola no está conectada al router principal, posiblemente sufras NAT doble.

En realidad, lo que sucede es que el router secundario no recibe una dirección IP pública, por lo que no es visible para los servidores del juego y causa problemas. A esto se le conoce como "doble NAT". Esto puede pasarte si usas un router para ampliar o mejorar la señal WiFi en tu casa o si juegas desde un hotel, hospital o cualquier sitio con instalaciones de red más avanzadas que las domésticas.

¿Tiene solución la doble NAT?

Consolas

Sí y no. Sí, se puede arreglar, pero no, no existe una solución fantástica. Yendo al grano, la forma más sencilla de solucionar la doble NAT es conectar la consola al router principal y no a un router secundario. Eso puedes hacerlo vía WiFi si tienes suficiente alcance y potencia o, en su defecto, con una conexión Ethernet.

La solución más sencilla es conectar la consola al router con un cable Ethernet

En términos generales, la experiencia gaming mejora mucho cuando se usan conexiones cableadas. La latencia se reduce, la velocidad aumenta y los juegos online se disfrutan más. Aun así, si no puedes acceder a un cable Ethernet por la ubicación del router y la consola, siempre puedes optar por un router más potente.

Si prefieres aventurarte, puedes configurar el router secundario como un switch, asegurarte de que tienes activada la opción UPnP o, si todo falla, asignar una IP estática a la consola y abrir manualmente los puertos de red, aunque es mucho más tedioso.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio