Publicidad

Los móviles con cámaras de 108 megapíxeles ya están aquí: qué ventajas tienen y cuáles son sus debilidades

Los móviles con cámaras de 108 megapíxeles ya están aquí: qué ventajas tienen y cuáles son sus debilidades
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Ahora parecen muy lejanos los tiempos en que las cámaras de 12 megapíxeles marcaban el paso a seguir, no sólo en calidad sino también en cantidad. Desde entonces han ocurrido muchas cosas, como que el número de cámaras ha aumentado, o el crecimiento desmesurado en el número de megapíxeles de las mismas. Hoy ya tenemos aquí sensores de 108 megapíxeles, por si nos parecían pocos antes, y el Xiaomi Mi Note 10 es el primero en ponerlos en circulación.

Llegados a este punto cabe preguntarse si realmente son necesarios tantos píxeles cosidos a un sensor fotográfico, y la respuesta es bastante larga aunque puede resumirse en algo parecido a "sí y no, pero con matices". Pues como en todos los avances, hay puntos a favor y en contra de sensores con esta capacidad de captura. Y recordemos que la calidad fotográfica no depende únicamente del sensor, aunque influye.

Qué hacer con más de cien millones de píxeles

Camara

Como hemos dicho, el Mi Note 10 de Xiaomi es el primer teléfono del mundo en estrenar un sensor fotográfico de 108 megapíxeles. Eso supone que tenemos más de cien millones de píxeles adheridos al sensor principal. No es la única cámara del teléfono, claro está, pues tenemos otras cuatro de acompañamiento, pero la principal, la primaria, es la que más llama la atención por la capacidad de captura, y no es para menos.

El problema aquí es que el espacio en el interior de los teléfonos móviles es limitado, mucho, y los sensores de lás cámaras de los mismos no crece con el tiempo. Aumenta el número de megapíxeles con el paso de las generaciones pero el sensor sigue siendo más o menos del mismo tamaño y eso tiene una consecuencia obvia: los píxeles son cada vez más pequeños. En el caso del Xiaomi Mi Note 10 nos topamos con un sensor con píxeles de 0,8 micrones. No es el primero en tener píxeles de ese tamaño, pero es relevante.

Los píxeles son la unidad mínima de captura en fotografía, y de su tamaño depende cuánta luz (información) son capaces de capturar. A menos tamaño, menos luz. Así que podemos tomar fotografías de 108 megapíxeles a costa de sacrificar capacidad de captación de luz por el camino. Esto nos generará buenas fotografías cuando haya buena luz, porque sobrará, pero el sensor sufrirá cuando ésta disminuya pues su capacidad para capturarla es más baja. Fotografías grandes pero para momentos puntuales si no queremos sacrificar su calidad. Es un precio que hay que pagar.

Los píxeles son pequeños en sensores de este calibre, pero la opción de fusionarlos aporta versatilidad al conjunto

También existe la opción de fusionar los píxeles, algo en lo que los fabricantes de sensores trabajan desde hace tiempo y que se ofrece en no pocos productos que hay en circulación. El sensor de este Xiaomi Mi Note 10 tiene 108 megapíxeles efectivos, pero toma fotografías corrientes de 27 megapíxeles a no ser que le indiquemos lo contrario. ¿Cómo? Fusionando los píxeles en bloques de cuatro. Así tenemos píxeles virtuales de 1,6 micrones de lado, y por tanto más luz a costa de sacrificar resolución. Aunque si no vamos a imprimir la fotografía y sólo la queremos en digital, 27 megapíxeles representan mucho más tamaño del necesario.

Si tenéis que contarme en un grupo, hacedlo en el de "a favor de los megapíxeles"

A no ser que queramos jugar con los recortes, por supuesto, que allá cada uno el uso que le dé a las fotografías. Así que a efectos prácticos, tener un sensor con más de cien millones de píxeles nos sirve para tomar fotografías muy grandes cuando hay buena luz, para sacrificar la resolución cuando necesitamos más información y los fusionamos entre sí, y para poder hacer recortes siempre que sea necesario. Porque lo dicho, el sensor mide lo que mide y en el terreno del hardware no se producen milagros.

Así que, a la hora de la verdad, cuantos más píxeles tengamos mejor porque nos ofrecen mayor versatilidad, pero sabiendo bien qué podremos hacer con ellos. Lo ideal sería contar con sensores mayores y píxeles aún mayores pero un móvil permite el espacio que permite, no hay más. Pero mientras podamos fusionarlos, todo irá bien porque tendremos más opciones sobre la mesa. Eso sí, tened en cuenta que las lentes y el procesado de las fotografías influye, y mucho, en su calidad. Los sensores sólo son los que capturan la fotografía, hay más partes implicadas en el proceso.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir