Sigue a Xataka Móvil

Robo de smartphone

Los smartphones se han transformado en una herramienta muy valiosa en nuestro día a día. Como sabéis, los utilizamos para muchas cosas: navegar por Internet, acceder a nuestras redes sociales, gestionar el correo electrónico, comunicarnos, ubicarnos y un larguísimo etcétera. Además, muchos de nosotros almacenamos en ellos información importante, como fotografías, documentos y datos de acceso a cuentas bancarias, entre muchas otras opciones.

Si a la importancia de los datos almacenados en nuestros smartphones sumamos el valor del propio terminal, que puede ser muy elevado si se trata de un teléfono móvil inteligente de alta gama, es evidente que su pérdida puede ser un trastorno tremendo capaz de ocasionarnos un enorme quebradero de cabeza.

Gracias a las apps de acceso remoto podemos localizar, rastrear, bloquear, e, incluso, eliminar los datos de nuestro smartphone

Como podéis imaginar, es imposible garantizar que en el futuro no tengamos un despiste puntual y lo perdamos, o algo aún más difícil de evitar: que nos lo roben sin que nos demos cuenta, o, peor aún, que nos lo arrebaten a la fuerza. Afortunadamente, lo que sí podemos hacer es ser previsores y minimizar el daño si se presenta alguno de estos problemas, incrementando, de paso, la probabilidad de recuperar nuestro smartphone e impidiendo el acceso a nuestros datos. Veamos cómo hacerlo.

Cómo prevenir y minimizar los daños

La mayor parte de los consejos que os vamos a proponer a continuación son bastante evidentes, y es muy probable que ya los hayáis tenido en cuenta. Aun así, merece la pena repasarlos para estar seguros de que no nos hemos dejado nada importante «en el tintero» que más adelante podamos lamentar. Como vais a ver, este «protocolo de actuación» no garantiza que no nos vayamos a llevar un disgusto más adelante, pero puede resultar decisivo a la hora de minimizar el problema. Vamos allá.

  • Activa el bloqueo por PIN. Aunque resulta engorroso vernos obligados a introducir este código cada vez que encendemos nuestro smartphone, puede dificultar el acceso al terminal si cae en malas manos y el «caco» lo apaga, que probablemente es lo que hará para evitar que lo localicemos. Cuando se crea a salvo y lo vuelva a encender, si no dispone del PIN le resultará más difícil utilizarlo.
  • Habilita la protección por contraseña o patrón. Esta medida, al igual que el PIN, es engorrosa porque bloquea el terminal automáticamente y nos obliga a introducir la password o el patrón que hemos definido previamente. Pero, aunque no es en absoluto infranqueable, dificultará que alguien con malas intenciones utilice nuestro smartphone de forma inmediata para realizar llamadas, navegar por Internet o acceder a nuestros datos.
  • No mantengas información relevante «a la vista». Si almacenas en tu smartphone datos importantes, como perfiles de acceso a cuentas bancarias, redes sociales, documentos del trabajo o cualquier otro archivo que sea relevante para ti, no permitas que sea fácil encontrarlo. La estructura del sistema de archivos de un teléfono móvil inteligente es simple y no permite ocultar demasiado un determinado fichero, pero, al menos, utilizando un explorador de archivos podemos colocar los más importantes anidados en varias carpetas más difíciles de localizar, y también podemos darles un nombre que no revele con claridad su contenido.
  • Haz copias de seguridad con frecuencia. Este apartado no requiere que expliquemos gran cosa. Es muy aconsejable que, con cierta regularidad (como mínimo una vez a la semana), hagamos una copia de seguridad de los datos de nuestro smartphone conectándolo directamente a nuestro ordenador, o, al menos, transfiriendo la información más importante a la nube.
  • Instala y configura una app de localización. Android, iOS, Windows Phone y BlackBerry cuentan con herramientas que nos permiten no solo localizar remotamente nuestro smartphone si nos lo roban (y no lo apagan), sino también enviar mensajes al «caco» y, si es necesario, eliminar la información y bloquear el terminal. Tenemos la opción de utilizar cualquiera de estas apps, o bien, si lo preferimos, usar algún paquete de protección, que también nos permite llevar a cabo esta tarea, como los de Panda Security o Kaspersky Lab, entre otros.
  • Ten a mano el código IMEI. Este número de 15 cifras es algo así como el DNI de nuestro smartphone, lo que significa que es único y permite a nuestro operador identificar el terminal cuando se conecta a su red de servicio. Habitualmente podemos encontrarlo indicado en una pegatina de la caja original del smartphone, y también en la factura de compra emitida por nuestra operadora, si lo hemos adquirido en una promoción, o una tienda de telefonía. No es necesario que llevemos apuntado este número siempre encima, pero, al menos, es aconsejable que tengamos localizada la factura o la caja del dispositivo para encontrar el IMEI rápidamente si necesitásemos recurrir a él. Un truco: también podéis averiguar este código fácilmente tecleando en la aplicación desde la que hacemos llamadas telefónicas el comando *#06#
Robo de smartphone

Pasos a seguir si te roban el smartphone

Ahora llegamos al momento más peliagudo. Si tenemos mucho cuidado quizás nunca nos dejemos olvidado nuestro smartphone, pero, aun así, no podemos estar seguros de que no nos lo van a robar por descuido (todos sabemos que hay personas muy habilidosas capaces de desviar nuestra atención y quitarnos la cartera o el smartphone sin que nos demos cuenta) o recurriendo a la intimidación. Si os sucede esto, intentad mantener la calma y seguid estos pasos:

  • Llama a tu smartphone desde un teléfono fijo u otro teléfono móvil prestado. Aunque creas que te lo han robado sin que te des cuenta, quizás lo hayas olvidado en algún lugar. Si llamas cabe la posibilidad de que alguien con buenas intenciones responda y pueda devolvértelo. Incluso cabe la posibilidad de que la persona que te lo ha robado responda y podáis llegar a un acuerdo. Merece la pena intentarlo.
  • Si el paso anterior no ha funcionado, intenta localizar y rastrear tu smartphone lo antes posible utilizando herramientas como Buscar mi iPhone en iOS, Device Manager en Android, Encuentra mi teléfono en Windows Phone o Protect en BlackBerry. También hay aplicaciones de terceros que podemos utilizar si previamente las hemos instalado en nuestro smartphone, como los paquetes de seguridad de Panda Security y Kaspersky Lab que hemos mencionado antes, Cerberus o LookOut, entre otras. Tenéis más información sobre estas herramientas en este otro post que publicamos hace varios meses. Si conseguís localizarlo, enviad un mensaje al «caco» intentando llegar a un acuerdo con él que os permita recuperar vuestro smartphone, bloqueadlo, y, si lo creéis necesario, eliminad remotamente toda la información del dispositivo y la tarjeta de memoria.
  • En Internet no te costará encontrar el número de atención al cliente de tu operadora de telefonía. Localiza el código IMEI de tu smartphone y llámales para pedirles que lo bloqueen. De esta forma, cuando la persona que tiene tu terminal intente conectarse a la red de telefonía, la operadora impedirá el acceso y no podrá ni realizar llamadas ni navegar utilizando el enlace 3G o 4G. Eso sí, para llevar a cabo este proceso tendrás que identificarte como el propietario legítimo del terminal, por lo que probablemente tendrás que aportar tu DNI, y, si quieres inhabilitar también la tarjeta SIM, quizás te pidan los códigos PIN y PUK originales. Las compañías de telefonía comparten sus bases de datos de códigos IMEI bloqueados por robo, por lo que el smartphone no podrá ser utilizado en ninguna red de servicio, a menos que el ladrón consiga cambiar el IMEI del terminal, que, desafortunadamente, puede hacerse. Pero tenemos que ponérselo lo más difícil posible.
  • Lo siguiente que debes hacer es dirigirte a la comisaría de policía más cercana y tramitar una denuncia tanto si lo has perdido como si te lo han robado. Deberás identificarte y acreditar que eres el propietario del smartphone presentando, a ser posible, la factura de compra, en la que aparecerán el código IMEI que previamente habrás bloqueado y el número de serie del smartphone. Este paso es importante no solo por si la policía consigue detener al ladrón e identifica tu smartphone; también te acredita para llevar a cabo el último paso.
  • Si tienes un seguro de vida u hogar, consulta las condiciones de tu póliza. Algunas ofrecen cobertura frente a robos y atracos con intimidación fuera del domicilio, por lo que merece la pena que te pongas en contacto con ellos y compruebes si pueden reparar económicamente tu pérdida. Para llevar a cabo este proceso tendrás que presentar la denuncia que previamente habrás tramitado en la comisaría de policía.

En Xataka Móvil | ¿Cómo localizar mi smartphone robado? Conozcamos las distintas posibilidades en cada plataforma

Deja un comentario

Ordenar por:

34 comentarios