Publicidad

Realme 7, análisis: sin destacar poderosamente en nada mantiene uno de los mejores equilibrios entre la calidad y el precio
Análisis

Realme 7, análisis: sin destacar poderosamente en nada mantiene uno de los mejores equilibrios entre la calidad y el precio

HOY SE HABLA DE

Tras su estreno en india el Realme 7 ya es oficial en España. Y lo hemos analizado: este móvil se afianza en la gama media para ofrecer una experiencia que trasciende dicha gama. Y es justo lo que hemos sentido tras la semana que pasamos con él: tiene todo lo necesario para cualquier persona, incluso para quienes busquen un móvil apto para juegos 3D.

Con el Realme 7 uno tiene la sensación de que no se necesita mucho más en un smartphone. Y es que, tras el tiempo que hemos pasado con él, descubrimos un móvil más que decente para el precio que posee, todo un logro hace unos años que hoy ya no nos parece tan ajeno. Teniendo esto en cuenta, toca enfrentarse al teléfono para profundizar en la experiencia que puede arrojar. Bastante positiva, lo anticipamos.

Ficha técnica del Realme 7

Realme 7

Pantalla

6,5 pulgadas
FullHD+ a 2.400 x 1.080
Ratio 20:9
Refresco a 90Hz
Refresco táctil a 120Hz
Gorilla Glass

Procesador

MediaTek Helio G95

Versiones

8GB/128GB
MicroSD

Cámaras frontales

16 megapíxeles f/2.1
Vídeo FullHD@30fps
Vídeo a 120fps

Cámaras traseras

48 megapíxeles f/1.8
8 megapíxeles f/2.3 super gran angular
Lente macro f/2.4
Lente blanco y negro f/2.4
Vídeo 4K@30fps
Vídeo HD@240fps

Batería

5.000 mAh
Carga rápida Dart a 30W

Sistema operativo

Android 10

Conectividad

Dual 4G
WiFi 5
Bluetooth 5.0
GPS
NFC
Conector de auriculares
USB tipo C

Dimensiones y peso

162,3 x 75,4 x 9,4 milímetros
196,5 gramos

Otros

Lector de huellas lateral

Precio

249 euros

Diseño atractivo a pesar de su grosor

Realme 7

El Realme 7 mantiene la elegancia en el diseño con una parte posterior de bordes curvados, un contorno suave de esquinas muy redondeadas y un frontal con la pantalla recta que se ve aprovechada en gran medida por esta. El tacto es muy agradable y facilita que no se resbale ya que el plástico del cuerpo y de la cara trasera aporta mucha seguridad. Y sin que dé una mala apariencia: los colores están muy bien elegidos, también los acabados.

En la mano es algo pesado, también grande (no al extremo, eso sí). Nada más sostenerlo por primera vez llama la atención el grosor: el Realme 7 acusa la gran batería de 5.000 mAh que alberga en el interior. No es malo, sólo hay que acostumbrarse, pero no cabe duda de que es un detalle que marca las sensaciones con el diseño.

Realme 7 5

Realme coloca el botón de encendido en el costado derecho del teléfono mientras aprovecha para anclar ahí el lector de huellas capacitivo. No nos hemos encontrado con inconvenientes: la posición es correcta (el dedo pulgar cae justo en el sensor), el desbloqueo es inmediato y también la fiabilidad del lector de huellas es buena. Dicha posición la guardan igualmente los botones de volumen, aunque en el costado contrario, el izquierdo: muy cómodos de pulsar y de encontrar al tacto. Además, justo sobre los botones de volumen se encuentra la bandeja triple para la doble SIM y la tarjeta SD. En el Realme 7 pueden funcionar todas las tarjetas a la vez.

Altura (milímetros) Anchura (milímetros) Grosor (milímetros) Peso (gramos) Pantalla (pulgadas) Batería Superficie (cm2) Volumen (cc)
Realme 7 162,3 75,4 9,4 196,5 6,5 5.000 122,37 115,03
Realme 6 162,1 74,8 8,9 191 6,5 4.300 121,25 107,91
Xiaomi Poco X3 165,3 76,8 9,4 215 6,67 5.160 125,41 117,88
OPPO A91 160,2 73,3 7,9 172 6,4 4.025 117,43 93,77
Samsung Galaxy A51 158,5 73,6 7,9 172 6,5 4.000 116,66 92,16
Xiaomi Redmi Note 9 Pro 165,8 76,7 8,8 209 6,67 5.020 127,16 111,91
Huawei P40 Lite 159,2 76,3 8,7 183 6,4 4.200 121,47 105,68

En el borde inferior se observa el conector USB C en el centro flanqueado por la salida del altavoz externo a la derecha (muy potente) y el jack de 3,5 mm para los auriculares a la derecha. Pese a que disponga de este conector el Realme 7 carece de radio FM.

Realme 7

La cara posterior del Realme 7 presenta el módulo fotográfico rectangular con espacio para la cuádruple cámara y el flash LED. Este no abulta en exceso y queda bien colocado, tampoco sobresale demasiado del cuerpo: aproximadamente un milímetro. Y con un acabado para la cara trasera muy elegante, al menos en el móvil que tenemos a revisión: blanco azulado muy suave con reflejos nacarados. También está disponible en azul oscuro.

Agradable en mano, de tacto suave, un poco grueso y ligeramente pesado; sin que estos detalles impidan un uso suficientemente cómodo del teléfono

El Realme 7 se siente muy bien en la mano a pesar de que en los acabados la marca no utilice el metal o el vidrio (seguro que se agradece si el móvil se precipita al suelo). El peso y el grosor penalizan ligeramente, el diseño no: es un móvil que aporta categoría, incluso pese a pertenecer a la gama media 'accesible'.

Buena pantalla para su categoría

Realme 7

Las 6,5 pulgadas del panel incluido en el Realme 7 hacen que el móvil eleve sus dimensiones, como ya hemos visto en el apartado de diseño. Esto no resulta extraño dadas las tendencias actuales ya que asimilamos las seis pulgadas como algo 'corriente'. Tampoco es extraño el aprovechamiento del frontal al que llega el teléfono (tres milímetros de marco contando la curva y falta de simetría con respecto a la 'barbilla del teléfono', que pasa de los cinco milímetros) o que Realme haya apostado por agujerear el panel para colocar la cámara delantera en la esquina superior izquierda. El agujero es notorio: cinco milímetros de diámetro.

Realme 7

En términos de tecnología, el Realme 7 apuesta por una pantalla LCD IPS con resolución Full HD+ (1.080 x 2.400 píxeles y 405 PPP), está protegida por Corning Gorilla Glass, posee un ratio 20:9, ofrece 480 nits de brillo (según Realme), llega a una tasa de refresco de 90 Hz (puede ajustarse también a 60 Hz) y la respuesta a los toques es de 120 Hz. No es un mal teléfono para aquellos que busquen un dispositivo para jugar y dispongan de un presupuesto ajustado.

Realme 7

La pantalla posee bastante calidad, los ángulos de visión son buenos, no viene demasiado saturada de serie (puede configurarse desde las opciones de pantalla), la respuesta al toque está al nivel y el hecho de incluir los 90 Hz es un detalle que se agradece. No obstante, tampoco hemos notado demasiada mejora con esa tasa de refresco, incluso hemos sentido 'tirones' al desplazar los menús de configuración o las páginas web. El 'scroll' no es 100 % suave, aunque también es culpa del procesador elegido.

La sensación con la respuesta táctil no siempre es buena, en especial cuando toca hacer scroll: el desplazamiento tiende a dar tirones, tanto en apps como en los menús de sistema

El brillo automático mantiene un funcionamiento adecuado: se adapta muy bien a los cambios de iluminación, incluso aunque sean constantes. En términos de brillo máximo el Realme 7 ofrece un nivel decente: la pantalla se visualiza de manera correcta en exteriores por más que tenga dificultades bajo la luz directa del sol. Y el brillo mínimo podría ser algo más bajo ya que en completa penumbra sigue molestando la vista.

Realme 7 11

El Realme 7 permite configurar distintos parámetros del panel, como la temperatura, la frecuencia de actualización (60 Hz, 90 Hz o automática) o el filtro para lectura nocturna denominado como 'Confort visual'. También ofrece un modo de reposo que se adapta a las necesidades del teléfono y un efecto visual que refuerza la saturación en contenido multimedia: OSIE. Como es lógico, también dispone de modo oscuro: Realme UI lo tiene muy bien integrado.

Rendimiento adecuado para cualquier tarea

Realme 7 16 Genshin Impact funciona sin problema con calidad media. incluso permite subir la calidad de las texturas sin ofrecer excesivos tirones

El Realme 7 es de los primeros en estrenar el MediaTek Helio G95, un SoC desarrollado para potenciar el uso de juegos que está fabricado en 12 nm. La elección de este MediaTek está clara: ajustar el precio final del teléfono sin que se sacrifiquen en exceso las prestaciones. Por nuestras pruebas el Helio G95 no se comporta mal, aunque se le nota algo corto en determinadas tareas, sobre todo cuando ha de gestionar la multitarea.

La interfaz fluye de manera rápida con algún 'lag' puntual que no resulta demasiado molesto. Sí hemos de incidir de nuevo sobre los 'tirones' del desplazamiento en pantalla, también hemos notado cierto calentamiento durante la ejecución de juegos a alto rendimiento. Nada que haga molesto sujetar el teléfono, por otra parte.

Realme 7 De izquierda a derecha, Geekbench 5, 3D Mark y PCMark

A continuación tienes las distintas pruebas de 'benchmark' enfrentadas con otros contrincantes d ella misma categoría del Realme 7.

REALME 7

REALME 6

XIAOMI POCO X3

OPPO A91

SAMSUNG GALAXY A51

XIAOMI REDMI NOTE 9 PRO

HUAWEI P40 LITE

PROCESADOR

Helio G95

Helio G90

Snapdragon 732G

Helio P70

Exynos 9610

Snapdragon 720G

Kirin 810

RAM

8 GB

8 GB

6 GB

8 GB

4 GB

6 GB

6 GB

GEEKBENCH 5.0(single/multi)

528 / 1.600

512 / 1.670

566 / 1.787

297 / 1.327

347 / 1.338

571 / 1.793

-

3D MARK (Sling Shot)

3.649

3.145

3.780

1.249

2.031

-

-

PCMARK WORK

14.065

10.840

8.299

7.396

5.399

8.040

7.808

El modelo que se encuentra en esta review dispone de 8 GB de memoria RAM (DDR4X) y de 128 GB de almacenamiento (UFS 2.1). Además, permite expandir el almacenamiento con tarjetas SD sin prescindir del uso de la doble tarjeta SIM. Tampoco prescinde de la conectividad NFC, perfecta para los pagos móviles.

Gran volumen para el altavoz y sonido muy personalizable

Realme 7

El Realme 7 no posee mal sonido, ni en calidad ni en volumen. Mucho menos lo segundo ya que el altavoz externo, situado en la parte baja del teléfono (una zona algo complicada dado lo fácil que es tapar la salida con la mano), ofrece una potencia que sorprende a máximo nivel. Eso sí, más allá del 70 % la reverberación es bastante molesta, un hecho que se aprecia especialmente en recintos cerrados (el audio llega a ser hasta molesto).

Realme 7

Uno de los aspectos más positivos, y que concuerda con la gama media a la que se dirige, es la inclusión del conector de auriculares. Este jack de 3,5 mm evita prescindir de los auriculares de siempre por más que también ofrezca una calidad más que aceptable por Bluetooth. Además, el Realme 7 posee multitud de mejoras por software, incluidos distintos modos de ecualización y compatibilidad con Dolby Atmos, tanto para el uso de juegos y la reproducción de contenido multimedia como para música.

Autonomía más que de sobra para no preocuparse

Realme 7

Los datos sobre el papel auguran un gran desempeño en autonomía, y así termina ocurriendo: los 5.000 mAh del Realme 7 dan mucho de sí. No todo son ventajas, ya hemos visto que el móvil termina pagando la capacidad con el grosor y el peso, pero siempre es de agradecer el librarse de las preocupaciones relacionadas con la batería.

Según nuestro uso, el protagonista de este análisis se basta y se sobra para dar dos días de uso más o menos intensivo (consulta de redes sociales, mucho 4G y un par o tres de horas de juego). Conteniendo el uso no resulta extraño extender la vida útil más allá de los tres días; siempre con un mínimo de seis o siete horas de pantalla.

Realme 7

Hemos quedado suficientemente contentos con la gestión de la batería. No puede decirse que el consumo sea comedido con la pantalla apagada, tampoco exagerado. Sí se nota que el móvil exprime mAh cuando se arrancan juegos con alta carga gráfica, como ocurre con Genshin Impact: en una hora de juego puede beberse más del 20 % de batería. También puede calentarse durante dicho uso exigente, en especial si la sesión de juego se extiende (el calentamiento nunca ha sido excesivo).

En términos de carga, el Realme 7 incorpora carga rápida SuperDart de 30 W. Este sistema es exactamente el mismo que el que incorporan los OnePlus (de hecho, el cargador y cable son idénticos). Durante la carga no hemos notado calentamiento en ninguno de los elementos que intervienen en el proceso. Y los tiempos quedan tal que así:

  • 5 minutos: 11 % de batería.
  • 10 minutos: 22 % de batería.
  • 20 minutos: 42 % de batería.
  • 30 minutos: 59 % de batería.
  • 50 minutos: 84 % de batería.
  • Total: una hora y 18 minutos.

Software con grandes posibilidades y de aspecto limpio

Realme 7

El Realme 7 parte con la última versión de la capa personalizada de la marca además de mantener Android 10 bajo el capó. Como es habitual, Realme UI dispone de una gran cantidad de ajustes, personalizaciones y funciones añadidas, lo que aporta cierta pesadez al sistema. Aun así, el aspecto de la interfaz es bastante limpio ya que el diseño se mantiene muy cercano a 'Android stock'. Incluso añade Google Discover a la izquierda de los escritorios.

Realme 7

No posee excesivo bloatware más allá de algunas aplicaciones propias (galería, reproductor de música, administrador de archivos, modo de juegos, optimizados de sistema...), permite ajustar el rendimiento del procesador, dispone de diversos modos con los que economizar el gasto de batería, ofrece personalización de los ajustes de pantalla con un excelente modo oscuro, trae de serie un menú lateral escondido en el que anclar apps y acciones a las que acceder con un gesto y hasta se puede programar el encendido y apagado de manera automática. Realme UI añade una notable cantidad de opciones a las propias de Android, todo sin alejarse demasiado de su estilo estético.

Realme 7

La experiencia con Realme UI es positiva ya que el móvil añade notable valor con el software sin que la capa se aprecie demasiado pesada. No obstante, sí que recarga el rendimiento del sistema, algo que se nota al arrancar aplicaciones cuando otras andan funcionando en segundo plano. No lastra en exceso el uso, eso sí.

Multiplicar las cámaras no es sinónimo de buenos resultados

Realme 7

En la trasera del Realme 7 sobresale el módulo fotográfico rectangular, y nunca mejor dicho: dicho módulo aporta algo más de un milímetro al grosor de esa zona. Como es habitual, el móvil dispone de diversos sensores y objetivos donde destaca una cámara principal y una elección secundaria que, en el caso del teléfono que nos ocupa, apuesta por un gran angular en vez de por un telefoto. Dado que el Realme 7 es un móvil de gama media, el resto de hardware fotográfico es más un relleno que una llamada a la versatilidad: macro y sensor monocromo.

Realme 7

En términos de características brutas, el sensor principal ofrece un tamaño para las imágenes de 48 megapíxeles. Es un Samsung S5KGM1ST de 1/1.73” con apertura f/1.8 y tamaño de 0,8 um para cada píxel. En el caso del gran angular, el sensor elegido es un OmniVision OV8856 de 12 megapíxeles con apertura f/2.3, tamaño de 1,12 um para cada pixel y amplitud de 119º. Completan el módulo un objetivo macro con sensor de 2 megapíxeles, enfoque a 2,4 cm y apertura f/2.4; con un cuarto sensor monocromo de 2 megapíxeles y apertura f/2.4 que debería de servir como apoyo para el desenfoque de fondo.

Por delante el Realme 7 ofrece un agujero en la pantalla para alojar la cámara frontal de 16 megapíxeles. Es un sensor Sony IMX471 con 79,3º de amplitud, apertura f/2.1 y tamaño para cada píxel de 1.0 um.

Realme 7

En términos de resultados el Realme 7 mantiene el tipo con buena iluminación y en exteriores, las fotos durante el día no suelen entrañar demasiado problema. Dispone de HDR automático con un desempeño muy forzado: el rango dinámico tiende a flojear mientras el procesado aplica un excesivo contraste. Esto es más notorio en el gran angular que con el sensor primario. Con otro agravante: la pérdida de nitidez de la cámara secundaria es apreciable casi a simple vista, incluso en exteriores. Por contra, la corrección de la deformación de lente en los extremos de la imagen es muy acertada.

Las cámaras prescinden de estabilización óptica de imagen (OIS), pero Realme sí incluye estabilización digital (EIS) en la grabación de vídeo. El modo, denominado 'Ultra stable' logra buenos resultados en todas las condiciones. E incluye un nivel más de estabilización con el que se evitan las trepidaciones a costa de subexponer el resultado (mucho). De noche este modo es casi inútil ya que no se aprecia demasiado en el vídeo.

Realme 7

Se nota que el Realme 7 sufre de noche, incluso a pesar de que dispone de modo nocturno. Este puede sacar luz si no existe ningún punto de iluminación dominante. En el caso de que sí existan luces el procesado tiende a arrojar ciertas aberraciones de color, a menudo hasta se pasa de creativo aplicando las distintas tomas. Como es habitual, para utilizar el modo noche hay que mantener sujeto el teléfono mientras este dispara varias tomas a distinta exposición.

La aplicación de cámara dispone de multitud de funciones con las que completar la versatilidad en la captura multimedia. Modo profesional con opción a guardar las imágenes en bruto (RAW), modo retrato con un recorte y desenfoque de buena calidad (incluso de noche), el Realme 7 permite disparar al máximo de tamaño del sensor primario (48 megapíxeles), permite grabar vídeo en 'time lapse' y cámara lenta, ofrece captura panorámica y, dado que ha de aprovechar una de las cámaras 'de relleno', también dispone de modo súper macro con el que sacar fotos de muy cerca. Los resultados con dicho modo son más anecdóticos que de calidad.

Realme 7

El procesado corrige la deformación en los extremos del gran angular. En términos de correspondencia de color, la cámara primaria y la secundaria mantienen suficiente equivalencia, aunque el HDR no es tan efectivo en el objetivo de mayor amplitud.

Realme 7

Los resultados con el sensor principal y buena iluminación no son malos, sí faltos de cierto detalle (a veces se aprecia a simple vista). El HDR mantiene un rango dinámico aceptable a fuerza de saturar y aplicar demasiado contraste.

Realme 7

De noche (y sin modo nocturno) el sensor principal salva las fotos perdiendo notable calidad. Si existe iluminación uniforme las tomas son bastante decentes a costa de subir la ISO manteniendo la exposición. Lógico teniendo en cuenta que el Realme 7 carece de estabilizador óptico.

Realme 7

El modo nocturno es muy dado a crear composiciones casi surrealistas. Aberraciones de color, acuarelas en primer plano e, incluso, notable pérdida de detalle hasta en las zonas iluminadas. El sensor principal en automático suele sacar mejores tomas.

Realme 7

Modo retrato con la cámara trasera y de noche. El Realme 7 se defiende muy bien pese a que la toma está subexpuesta. El efecto de recorte es de notable calidad, también el desenfoque aplicado al fondo.

Realme 7

Retrato con la cámara delantera de día y de noche. La calidad del sensor es bastante buena, también aplica un buen recorte y bokeh de fondo.

A continuación tienes una completa galería de fotos tomadas con el Realme 7.

En términos de grabación de vídeo el Realme 7 mantiene los resultados algo justos que también muestra en el apartado fotográfico. La estabilización de vídeo no es mala pese a que sea electrónica (en 1080p), el autoenfoque puede mostrarse algo errático y grana a un máximo de resolución 4K. La grabación nocturna acusa especialmente la pérdida de detalle.

Realme 7, la opinión de Xataka Móvil

Realme 7

La gama media más o menos accesible se ha vuelto cada vez más competitiva, para fortuna de quienes queremos un buen móvil sin gastar demasiado dinero. Y claro, con tantas opciones resulta complicado decidirse: tener a nuestro alcance teléfonos tan equilibrados en prestaciones, diseño y hasta en software es cada vez más habitual, incluso en la línea de los 250 euros. Con esto en mente, ¿en qué destaca el Realme 7 para elegirlo por delante de la competencia? Es muy buena opción para cualquiera, incluso para aquellos que necesiten un smartphone apto para jugar o para llevárselo a una excursión fotográfica, pero no termina de despuntar en ningún aspecto concreto. Además, con la generación anterior a pocos meses de distancia, el Realme 7 pierde atractivo.

Realme 7

No tiene mala pantalla, su autonomía es buena, el rendimiento fotográfico está al nivel de su categoría, su potencia es suficiente a pesar de que sufra ciertas ralentizaciones, la carga rápida está a muy buen nivel y hasta el diseño es muy agradable: no se nota la utilización de materiales plásticos en lugar del metal y vidrio (hasta se agradece ya que mejora el agarre disminuyendo el peso). El problema es que da la sensación de ser un móvil más que no destaca en exceso ni siquiera en el propio catálogo de Realme.

El equilibrio en hardware es muy positivo, también ofrece un buen diseño y software que se mantiene al mismo nivel. El equilibrio es lo más notorio en el Realme 7: este no ofrece una característica que pueda remarcarse poderosamente sobre el resto

Apostar por el Realme 7 no es una mala idea: a cambio se obtiene un móvil que mantiene a raya la relación entre la calidad y el precio. Eso sí, dicha relación ya no es un motivo único para recomendarlo: el móvil tiene gran competencia en la línea de los 200/300 euros. Para fortuna de todos, por otra parte.

8.2

Diseño8,25
Pantalla8
Rendimiento8,75
Cámara7,5
Software8
Autonomía9

A favor

  • Un móvil muy equilibrado para su precio.
  • Muy buena carga rápida.
  • Realme UI se acerca a Android 'stock' sin perder características.

En contra

  • Rendimiento fotográfico mejorable.
  • Algo pesado incluso pese al empleo del plástico.
  • El grosor es notorio.

El terminal ha sido cedido para el análisis por parte de Realme. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios