Compartir
Publicidad
Publicidad

Reabierta la demanda colectiva que acusa a Apple de monopolizar el mercado de las aplicaciones

Reabierta la demanda colectiva que acusa a Apple de monopolizar el mercado de las aplicaciones
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Apple y las demandas colectivas, las demandas colectivas y Apple, es la historia que se repite y que ya a casi nadie pilla por sorpresa. En este caso se trata de una demanda que viene de lejos, concretamente de 2011, cuando los abogados de la acusación (usuarios de iPhone) la presentaron inculpando a los de Cupertino de mantener un monopolio con la App Store sobre las aplicaciones de iOS.

La acusación argumenta que existe un monopolio por parte de Apple puesto que, si un usuario de iPhone no quiere pagar lo que cobran los desarrolladores de aplicaciones disponibles en App Store, no tiene otra posibilidad para adquirirla fuera de ella. Esta demanda fue desestimada por el juez de primera instancia que llevaba el caso en 2013 pero ahora, cuatro años después, un tribunal de apelaciones ha dictaminado que Apple deberá enfrentarse a estos cargos por monopolio.

Los jueces pertenecientes a esta corte de apelaciones dictaminaron que, el juez que en su día llevó el caso, cometió un error al desestimar la demanda de los consumidores despojándoles de su legitimidad como compradores directos de las aplicaciones. Además, añaden que la acusación no tiene ninguna otra alternativa a la hora de adquirir aplicaciones, puesto que Apple monopoliza el mercado prohibiendo a los desarrolladores la venta de sus aplicaciones fuera de App Store.

En su defensa Apple sostiene que ellos no venden las aplicaciones sino que no son más que un punto de distribución

En su defensa, Apple sostiene que ellos no venden las aplicaciones, sino que no son más que un punto de distribución en el que los desarrolladores son libres de poner el precio que quieran para obtener beneficios restando el 30% que la compañía les cobra por el alquiler del "espacio" dentro de la tienda. Apple alude así a un fallo pronunciado por el Tribunal Supremo en 1977, que impide a los consumidores a solicitar indemnizaciones si la compañía no es responsable directa del producto.

Apple App Store 623x410

Por su parte, la corte de apelaciones ha rechazado esta alegación de la defensa, considerándola poco convincente y afirmando que los propietarios de dispositivos de Apple son consumidores directos de App Store sin ninguna otra alternativa, puesto que los desarrolladores no tienen ninguna vía legal para vender sus productos.

Proteger a los usuarios

Por el momento la compañía no se ha pronunciado sobre la reapertura de la demanda, aunque el argumento de Apple sobre estos temas siempre ha sido que, impidiendo la descarga fuera de su tienda oficial, protege a los usuarios de posibles vulnerabilidades, al igual que sucedía con su DRM de iTunes, por el que también fue demandada pero salió indemne.

Claramente, que las aplicaciones pasen el "filtro" de Apple antes de pasar a los dispositivos de los clientes sí que es una medida de profilaxis que ayuda a prevenir ante vulnerabilidades, pero ¿realmente es éste el único interés de Apple? Quizás la compañía debería permitir que cada uno arriesgue su dispositivo como quiera pero claro, con ello perdería el 30% de muchos desarrolladores.

En Xataka Móvil | Samsung puede marcarse un "Apple" poniéndole doble cámara sólo al Galaxy S8 Plus

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos