Compartir
Publicidad

La conectividad según SIGFOX: los objetos no necesitan bandas anchas, sino pequeños mensajes

La conectividad según SIGFOX: los objetos no necesitan bandas anchas, sino pequeños mensajes
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El "cuanto más, mejor" es la tónica habitual al hablar en la evolución de la tecnología, dado que por norma general la superación implica un crecimiento, ya sea en potencia, velocidad o cualquier otra magnitud. No obstante, hay una empresa que no comparte la misma visión de cara a la dirección que está tomando la tecnología en general hacia el internet de las cosas (IoT): para SIGFOX, lo que falta en nuestra realidad, es la conectividad en cantidades pequeñas.

Una compañía que nace en 2009 de la mano de Ludovic Le Moan y Cristophe Fourtet cuyo fundamento se basa en una red alternativa enfocada al IoT pero con las máximas de reducir el coste al máximo posible así como el consumo de energía. Su propuesta: una red de baja potencia y bidireccional por la que enviar pequeñas cantidades de datos de un punto a otro del planeta. Algo que nos explicó en detalle Ana María Giménez, portavoz de la empresa en su stand en el MWC'16.

Una propuesta "de locos"

Para esta compañía el desarrollo de IoT y su evolución en la actualidad se ven frenados por varios factores, entre los cuales se encuentran el coste, el consumo energético o el hecho de que haya zonas aún desprovistas de la infraestructura necesaria para las conexiones actuales. De ahí que éste sea su principal campo de acción y que se centren en la difusión de pequeños mensajes a nivel mundial.

Se autodefinen como pioneros en la conectividad efectiva, eficiente y económica para el IoT

Así, se autodefinen como pioneros en la conectividad efectiva, eficiente y económica para el IoT, tres aspectos que de hecho son sus máximas y principales características. Esto, lo de ser los primeros, se entiende conociendo su historia y en qué contexto nacieron, algo que nos relata Ana María.

Los fundadores pensaron que se necesitaba otra red. Una idea cuya recepción no fue muy buena en un principio por lo que significaba en ese momento el planteamiento de una red complementaria: se veía como algo descabellado, algo de locos. Era una idea opuesta a lo que se tenía (y se mantiene): la lucha por tener la banda más ancha, con más capacidad.

Botón SIGFOX

Es por ello que su crecimiento se dividió en dos fases: evangelización y aceleración, en la que se encuentran actualmente. En cuanto a sus inicios, el hecho de proponer algo que va en contradirección a lo existente supuso una gran barrera de escepticismo que la empresa tenía que eliminar haciendo ver que su idea tenía su nicho y cuál era éste.

La primera etapa fue una evangelización: había que hacer entender para qué queríamos crear una nueva red (alternativa a la existente) y poder obtener financiación. Posteriormente vino la etapa de aceleración en la que buscamos un crecimiento con el fin de conseguir una cobertura global, y de hecho seguimos en esta etapa.

Actualmente se encuentran en 14 países, entre los cuales está España, que tiene tiene una cobertura muy buena a nivel nacional. De hecho, junto a Francia (cuna de la empresa), empezaron más temprano (hace unos tres años) y fueron los primeros países en tener una cobertura más extendida.

El tamaño importa también en los mensajes

A nivel técnico, las diferencias de la red de SIGFOX con las bandas actuales es que se trata de transmisiones de pequeñas cantidades, concretamente mensajes de 12 bytes, pudiendo enviar 140 mensajes al día. Algo que parece muy reducido a priori pero que nace tras años de estudio del uso y las necesidades de los objetos.

Se hicieron estudios de mercado y se vio que las necesidades de comunicación de la gran mayoría de objetos que quieren comunicar (un porcentaje entorno al 80%) son mínimas en términos de la información que se transmite.

la tecnología de SIGFOX se basó en el sistema que se utilizaba en los submarinos de la Segunda Guerra Mundial para enviar mensajes cortos a todo el mundo

Es por ello que la base de su tecnología sea también sencilla. Nos cuenta Ana María que la tecnología de SIGFOX se basó en el sistema que se utilizaba en los submarinos de la Segunda Guerra Mundial para enviar mensajes cortos a todo el mundo. Con el posterior desarrollo se llegó al sistema actual con el que realizan transmisiones bidireccionales de baja potencia y coste a largas distancias.

Tecnología SIGFOX

Así, basándose en los tres pilares fundamentales que ennumerábamos antes, las características más destacables de lo que ofrecen a sus clientes son las siguientes:

  • Frecuencias libres (ISM) resistentes frente a interferencias
  • Conectividad Ultra Narrow Band (UNB) bidireccional
  • Compatibilidad con los chips existentes
  • Conforme con ETSI y FCC
  • Sin royalties
  • Eficiencia energética: han logrado que la autonomía de algunos productos se prolongue hasta 15 años
  • Conexión sencilla (plug & play)
  • Gestión basada en la nube
  • Cobertura internacional

Para la fabricación de los chips, la empresa cuenta con socios como Texas Instruments, Atmel, Silicon Labs y otros fabricantes, con el fin de ofrecer distintos tipos de SOC, transceptores y componentes de conexión a su red. De hecho, los móviles actuales aún no son compatibles con su red al no incluir los chipsets en los que se instala su protocolo, pero su intención es que al ponerlos a disposición sin licencias se vayan incluyendo en los dispositivos.

¿Para quién va dirigida esta tecnología?

Según nos explica Ana María, hay dos tipos de clientes para SIGFOX: aquellos en los que su red es la conectividad principal del sistema, y en otros casos son un complemento a otras redes. Entre los usos que cubren se encuentran los detectores de humo, la detección de sonidos específicos (para enviar alertas), el tracking o la localización de paquetes, containers o pales, y la protección contra la intrusión.

Mando

De hecho, uno de los principales clientes con el que trabajan en España pertenece a este último campo, concretamente a la instalación de alarmas. Se trata de Securitas Direct, un cliente que se encuadra en el segundo tipo, es decir, para el que SIGFOX es un complemento en cuanto a sus redes. Nos explican que tienen las centrales de alarma conectadas al GSM al tener que transmitir vídeo y cantidades de datos demasiado grandes, y que la aportación de SIGFOX tiene dos partes:

  • Mejorar la eficacia en el mantenimiento: les permite tener una red independiente si hay un corte de electricidad o algún error de tarjetas SIM.
  • Dar una seguridad complementaria: aquí Ana María nos habla de los jams, unos dispositivos que se obtienen de manera relativamente fácil y que se ha demostrado que pueden bloquear la conexión GSM. De este modo, la empresa de alarmas conecta antijammers a la red de SIGFOX dado que según afirman ésta requiere una tecnología mucho más compleja para ser bloqueada. Representa pues una manera de saber cuándo hay un intento de bloqueo y de esta manera prevenir los robos que se intentan mediante inhibición de las alarmas.
Consola de Securitas Direct

Otros ejemplos de aplicación son los medidores de agua o de cualquier otro parámetro sencillo de transmitir que se encuentran en localizaciones poco accesibles, dado que la eficiencia representa una ventaja a la hora de la autonomía. Para estos medidores estiman una autonomía de 12 años, por ejemplo. Un caso parecido al de los medidores de temperatura en los cruces de las redes ferroviarias, que envían información valiosa a la hora de aplicar medidas preventivas según la situación.

Un dispositivo para cada caso: de las residencias a la Antártida

En cuanto a los dispositivos hay variedad según el uso, yendo de detectores a lectores de tarjetas o simples botones. En el caso de los lectores de tarjetas nos citan el ejemplo de una asociación francesa que financia el cuidado de personas mayores. Aplicando estos lectores y las tarjetas para residentes y trabajadores, se tuvo un mayor control de los pacientes así como de la facturación. De hecho se ahorraron unos 3,5 millones (el 10% de la inversión del año anterior), debido a que antes había sobrefacturaciones, etc. Además ahora este dispositivo incorpora un termómetro, de modo que también sirve para monitorizar este dato.

Lector de tarjetas y detector de humo

Otro caso que nos pareció curioso es el de los científicos que trabajan en regiones inhóspitas como la Antártida. Es un claro ejemplo de caso en el que se necesitan baterías duraderas, conexiones sencillas y, sobre todo, localización. Nos explican que en ocasiones, cuando las condiciones climatológicas se complican los científicos han de dejar sus equipos para resguardarse de éstas. Volver a encontrarlos sería muy complejo sin un localizador GPS, y aquí es donde interviene la red de SIGFOX. En este caso se trata de trackers con una batería de 10 años y resistencia al agua IP65.

Estación

La fundación SIGFOX

Como ocurre (afortunadamente) con otras empresas tecnológicas, a medida que van creciendo van dedicando algo de esfuerzo e inversión a las zonas que están más faltas de tecnología y recursos en general. Les preguntamos a SIGFOX si, dado que uno de los puntos principales de su producto es la poca inversión requerida, si tienen dedicación a los mercados emergentes.

Por la Fundación SIGFOX, creada hace dos meses, buscan inversores para financiar proyectos más altruistas

Es entonces cuando nos hablaron de la Fundación SIGFOX, una organización de nacimiento reciente (hace dos meses) por la que buscan inversores para financiar proyectos más altruistas. Actualmente se encuentran activos ya algunos proyectos como el de los científicos que mencionábamos antes, así como para la protección de bosques contra incendios o el control de especies protegidas como los rinocerontes. Y de cara a los mercados emergentes se hallan buscando socios con el fin de responder a las necesidades locales en cuanto a conectividad y disponer de la infraestructura necesaria.

Detector de monóxido de carbono

Todos queremos ser escuchados, y también los objetos

Así, el planteamiento de SIGFOX busca atender de una manera específica al IoT. Un modo, según su criterio, mejor adaptado a las necesidades y características del tipo de comunicación que se requiere en estos casos y que busca ser, sobre todo, algo sencillo y económico que conviva en paralelo con las necesidades de conexiones de banda más ancha.

SIGFOX es muy simple: ni códigos, ni configuración, ni peering. Huimos de las conexiones difíciles. Buscamos algo sencillo y que el usuario no tenga que estar insertando códigos, PINs o claves complejas, por ello se adapta tan bien al hogar inteligente.

Dispositivos de posicionamiento

Tras haber llegado a 14 países, con sus tres pilares (bajo coste, eficiencia y alcance global) siguen expandiéndose y en el horizonte ven a Alemania (que piensan cubrir de manera nacional en 2017), planteándose como objetivo para 2016 multiplicar por tres el número de países a los que llegan. En tres años quieren estar presentes en 60 países, por lo que se muestran optimistas en cuanto a su futuro. Desde esta empresa francesa tiene claro su lugar en la conectividad y que su aportación es un empuje para el establecimiento global del IoT, veremos si sus objetivos se acaban cumpliendo.

Hay cantidad de objetos que quieren hablar, pero no tienen la red adecuada que los escuche.

Más información | SIGFOX
En Xataka Móvil | Tecnologías y tendencias de conectividad móvil que nos traerá 2016

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio