Compartir
Publicidad
Motivos por los que Movistar, Vodafone y Orange deberían entrar a competir, o no, con Netflix y otros OTT
Mercado

Motivos por los que Movistar, Vodafone y Orange deberían entrar a competir, o no, con Netflix y otros OTT

Publicidad
Publicidad

Esta misma semana se ha presentado en Alemania el nuevo servicio OTT de Vodafone que ofrece televisión de pago para ver tanto desde el televisor como desde tablets y smartphones, y que será accesible sin necesidad de contratar ningún otro servicio con el operador.

Más de 100 canales desde 10 euros al mes, permanencia de 12 meses y un coste de alta de 50 euros. Además, el videoclub, las recomendaciones, acceso multidispositivo y el set top box con Android y 1 TB de almacenamiento para grabaciones y descargar aplicaciones, completarán el servicio.

¿Necesita España reforzar los OTT con contenido en directo?

En España, plataformas como Netflix, cuyo servicio de vídeo bajo demanda son un éxito y los suscriptores ya superan más de 2 millones de usuarios, no son alternativa para quien también está interesado en los canales en directo u otro tipo de contenidos como cine de estreno y todo tipo de deportes.

La antigua YOMVI, ahora conocida como Movistar+ en dispositivos, había sido uno de los referentes pero desde la integración de Canal+ en Movistar, su accesibilidad si no eres cliente de otro producto de la operadora es muy poco atractiva. El servicio en casa se recibe mediante satélite, tiene un coste de alta de 100 euros, una cuota mensual desde 45 euros, el descodificador no ofrece acceso a los últimos siete días y faltan algunos canales..

Algunos servicios como Sky entraron a competir, incluso a través de un acuerdo con Yoigo, pero su oferta de canales y contenidos sigue siendo escasa en comparación con las plataformas de televisión de Movistar, Vodafone y Orange, por lo que de momento no es un gran competidor.

Con la apertura del servicio Giga TV de Vodafone Alemania se abren nuevas posibilidades que sin duda los operadores estarán estudiando para exportar a otros países. ¿Sería España un buen lugar para hacerlo?

¿OTT de VOD mejores candidatos para los contenidos en directo?

Ya hemos visto como los operadores con red en España tienen estructuradas sus diferentes marcas del mismo grupo para dirigirse a objetivos más concretos y las marcas principales han sido las elegidas para abanderar el servicio de televisión de pago. Pero Movistar, Vodafone y Orange no consiguen frenar el éxodo hacia marcas más baratas y muchos usuarios prefieren combinar su oferta de fibra y móvil más barata con servicios OTT independientes como Netflix, HBO, BeIN Connect o Fubo TV entre otros muchos más disponibles.

Frente a otros OTT, los operadores unificarían bajo una misma plataforma/interfaz todos los contenidos.

Con esta tendencia que sigue en alza según los resultados de portabilidad, que Movistar, Vodafone y Orange ofrezcan sus servicios de televisión de manera independiente y a precio competitivo tal vez no sea tan mala idea.

El riesgo inicial para los operadores dueños de las plataformas podría ser un desincentivo más para que los usuarios acabaran apostando por una marca blanca más barata en lugar de por la marca premium, pero también sería una manera de incrementar el número de usuarios de televisión con el consiguiente incremento de ingresos a los que aspiran si consiguen no hundir el ARPU de la marca premium.

Encontrar la manera de no canibalizar los ingresos de las marcas premium sería el objetivo pero habría que saber encajar a las plataformas OTT marcando distancias. La diferencia de la ausencia de ventajas como el acceso a los contenidos de los últimos siete días o el control del directo podrían no ser suficientes frente a las plataformas IPTV y restringir lo contenidos tampoco tendría mucho sentido si de lo que se trata es tener una misma plataforma desde la que gestionar todos los contenidos. Una sola app que debería estar a la altura de la experiencia ofrecida por los mejores OTT.

El interés de OTTs más asentados por los contenidos en directo podría ser todo un incentivo para que los operadores relajasen las condiciones de acceso a sus plataformas de televisión. Además, los operadores tienen la infraestructura montada para los contenidos en directo y la decisión de abrirse como OTT debería ser mucho más sencilla que la contraria, la de OTTs preparándose para los contenidos en directo.

Por otro lado, dejar escapar parte del pastel que pueden robar los OTT a los operadores podría compensar si acabasen llegando a un acuerdo con estos OTTs a través de apps disponibles desde los descodificadores de los operadores y deshacerse del lastre económico que supone adquirir los derechos de emisión de deportes como el fútbol.

¿Crees que hay motivos para que veamos a algún operador abriéndose a todo el mercado español a través de un nuevo servicio OTT? Y si llegara, ¿preferirías seguir apostando por plataformas independientes o primaría el acceso desde una única interfaz, siempre que estuviera a la altura?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio