Compartir
Publicidad

Bluetooth: un problema de privacidad

Bluetooth: un problema de privacidad
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No descubriremos nada nuevo al decir que el Bluetooth puede resultar un riesgo para nuestra privacidad. Hoy en día prácticamente todos los teléfonos incluyen esta modalidad de conexión inalámbrica, que en una gran mayoría de casos resulta muy útil.

El problema se centra en la posibilidad de identificar patrones de uso y movimiento mediante sensores externos, tal y como ha demostrado Vassilis Kostakos, un investigador de la Universidad de Bath, que realizó un experimento instalando diversos sensores en el centro de la ciudad durante varios meses.

Estos sensores permiten detectar los dispositivos con Bluetooth que hay alrededor sin que el usuario se de cuenta. De hecho, esta es una de las características de Bluetooth, que nos permite explorar dispositivos y avisarnos solo cuando alguien se conecte al nuestro.

Como cada dispositivo Bluetooth tiene un identificador único (que no tiene nada que ver con el nombre con el que viniera de fábrica, que suele ser el del modelo, o con el que le asignemos nosotros) es posible crear patrones de comportamiento de los poseedores de los dispositivos.

Por ejemplo, instalado en un bar es posible saber cuando una cierta persona está allí, a que horarios suele ir, cuanto tiempo está e, incluso, si habitualmente se encuentra con alguien allí. Todo esto, claro, siempre que tenga el teléfono móvil con el Bluetooth activado.

Bluetooth conexion

¿Nos debe preocupar esta intromisión en nuestra privacidad? Pues depende de cuanto la valoremos, pero incluso si esto nos preocupa poco, el desactivar el Bluetooth mientras no lo necesitemos puede ser una buena opción.

Desactivándolo evitamos que este consuma batería de forma innecesaria mientras no lo estamos usando. Además, también dificultaremos el vernos infectados por un virus. Es habitual, especialmente en sitios con mucha afluencia de usuarios, recibir avisos de transferencias de ficheros, que casi siempre son virus que se envían de forma automática.

Finalmente, y aunque es poco probable que tengamos algún dispositivo al que le suceda esto, algunos de los primeros modelos de teléfonos con Bluetooth tenían problemas de seguridad que permitían que un atacante se pudiera conectar a ellos sin necesidad de contraseña o PIN y sin dar aviso al usuario, pudiendo controlarlos, realizar llamadas, enviar SMS,... En principio esto ya no debería suceder, pero nunca se sabe cuando pueden aparecer nuevos problemas de seguridad.

Así que, como recomendación: desactiva el Bluetooth mientras no lo uses.

Vía | Engadget.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos