Publicidad

Noticias de Meizu MX 4-core en Xataka Móvil

Hoy es un gran día para Meizu, después de bastantes retrasos por motivos que desconocemos, el MX 4-core se ha empezado a vender en sus tiendas de China y Hong Kong, generando - como ya viene siendo habitual en los productos de esta marca - gran expectación. Como ya comentamos hace unos días, los chicos de Zhuhai (que es donde tiene la sede Meizu) nos dejaron una unidad de prueba que pasamos a analizar a continuación, os avanzo que nos ha dejado gratamente sorprendidos. Aunque hasta no hace mucho decir "móvil chino" era sinónimo de teléfono de dudosa calidad, esto está cambiando y los culpables son cinco marcas en concreto. Dos que ya comercializan sus productos de forma internacional: Huawei y ZTE; y tres o cuatro que de momento solo venden en China (aunque algunas tienen planes de expansión): Meizu, Xiaomi (MIUI), Oppo y - bastante relegada - Coolpad. Un poco de historia... Meizu Technology es conocida y reconocida por, en sus inicios (en 2006), haber sacado al mercado dos reproductores de MP3 con una altísima calidad de sonido a unos precios extremadamente competitivos: el Meizu M6 MiniPlayer y el Meizu M3 Music Card. Aunque estos gozaron de bastante popularidad sobretodo en foros de audiófilos, la distribución fuera del gigante asiático no fue muy fluida. Un año después la compañía se embarcó en el negocio de la telefonía móvil con el Meizu M8 MiniOne, un teléfono táctil basado en Microsoft Windows CE 6 con una interfaz gráfica altamente personalizada que recordaba - junto al diseño exterior del teléfono - al primer iPhone, tanto que en el 2010 tras una demanda de Apple tuvieron que detener la producción y la venta del mismo. Aunque se esperaba que el stock sobrante pusiese en riesgo la viabilidad de la compañía, el 1 de enero de 2011 Meizu anunció su primer terminal con Android (actualizado hasta Gingerbread 2.3.5, aunque fuertemente personalizado), el Meizu M9, un teléfono con características - una vez más - muy similares internamente a las del iPhone 4 y que actualmente se vende reacondicionado por 1299 yuanes (162€ con el cambio actual). Es así como llegamos finalmente al lanzamiento, el 1 de Enero de este año, del Meizu MX en su versión bi-núcleo y la presentación del MX tetra-núcleo (su modelo estrella - el que hoy analizamos -) con fecha estimada de lanzamiento para marzo, pero que no ha visto la luz hasta el día de hoy. Meizu MX 4-core, el desempaquetado La caja, de un blanco inmaculado, solo muestra dos logos en color gris: MX en la cubierta frontal y Meizu en el costado inmediatamente inferior. Una cinta de color azul nos confirma de qué versión se trata (China, Hong Kong o Internacional) en el lado izquierdo, mientras que en el derecho nos muestra el slogan que usan para la nueva versión: Más rápido, más inteligente. Sueño mejorado. Nuevas sorpresas te esperan a partir de aquí. Haciendo clara alusión a las letras que dan nombre al modelo del terminal MX, que representan las iniciales de la palabra soñar en chino (梦想, cuya romanización sería MengXiang). Acostumbrados al aprovechamiento de espacio por parte de Apple a la hora de usar sus paquetes y el minimalismo usado por Meizu para la del MX dual-core, sorprende el tamaño de la caja del MX. Una vez abierta, en su interior econtraremos a la derecha el cargador de pared, cuadrado y ciertamente compacto; a la izquierda, incrustado dentro de una especie de librito con algunas de las características más destacadas del nuevo terminal de los de Zhuhai, encontraremos el Meizu MX 4-core y, debajo suyo, en el mismo hueco, unos manuales con instrucciones y el papel que nos explica las condiciones de la garantía. Si abrimos este mismo libro por el final, en otro hueco nos encontraremos un pequeño paquete que contiene el cable USB y una pieza de plástico que más adelante explicaremos para qué sirve. Como viene sucediendo con cada vez más asiduidad, no se incluyen auriculares, cosa que se puede ver como algo en contra, pero si pensamos en la calidad de los que se suelen incluir ultimamente en los teléfonos móviles, casi es mejor que se lo hayan (ellos y nosotros) ahorrado. Cabe aclarar que desde Meizu se nos ha enviado la versión del MX 4-core hongkonesa (aunque el ribete azul en la caja diga Engineering Sample, hemos podido confirmar que es exactamente el mismo modelo que se está vendiendo en la ex-colonia británica), que es esencialmente la misma que ellos denominan internacional pero con el cargador de tres patillas británico. A por las tres B: Bueno, bonito y barato Mientras la competencia apuesta por el "no-design", se nota que Meizu ha dedicado sus horas a confeccionar y perfeccionar el diseño de su buque insígnia, el MX 4-core. A primera vista lo más nos llama la atención es la sencillez de sus líneas y la combinación de colores: negro en la parte frontal y "blanco cristal" en la posterior (aunque se puede comprar también con la carcasa trasera en beige, verde, morado y rosa -nombres oficiales: blanco marfil, lima, violeta liloso y niebla rosa) que si bien, a excepción del blanco, no son colores demasiado comunes en el mundillo de la electrónica de consumo, seguro harán las delicias de los compradores asiáticos. El frontal, como decíamos en negro, presenta un único botón físico en la parte inferior (el botón de Inicio o Home), pero para diferenciarse del resto de terminales que hay en el mercado actualmente, éste sobresale ligeramente. Tanto a su derecha como a su izquierda encontraremos dos botones táctiles que se iluminan gracias a 10 pequeños LED situados en forma de cruz (5 para cada botón) según convenga en cada aplicación. Seguimos en la parte frontal del teléfono, pero ahora vamos hasta arriba, donde podremos apreciar en el centro un pequeño agujero rectangular de apenas tres milímetros, que nos hará de auricular durante nuestras conversaciones telefónicas. A su derecha, nos encontramos con la cámara frontal (calidad VGA). A la misma distancia pero a la izquierda del auricular, si aplicamos una luz bastante potente podremos ver el sensor de proximidad y el de luminosidad. Si le damos la vuelta al teléfono, nos encontramos con la carcasa trasera, fabricada en dos finísimas capas de plástico (una blanca en la cuál está impresa Meizu MX y la capacidad de nuestro teléfono en color gris, y una transparente que le da un toque brillante y ligero). La textura de esta tapa posterior no es de gomosa o rugosa, si no que es completamente rígida y lisa, consiguiendo una sensación bastante cercana a la del cristal que compone la parte posterior de los dos últimos iPhone. En la parte superior de la carcasa podemos apreciar el flash LED que acompaña a la cámara de 8 megapíxeles, que se encuentra justo debajo -ambos centrados si pensamos en un plano horizontal-. En la esquina inferior izquierda se encuentra el altavoz. Fijándonos ahora en el contorno y, también formando parte de la funda, se encuentran tres botones (si miramos de frente): uno en la parte superior derecha para apagar, encender y bloquear el teléfono y dos más a la izquierda, los del volumen, fabricados en una única pieza de plástico. Así mismo, en la parte superior pero a la izquierda nos encontramos con el conector jack de 3.5mm al que se le pueden conectar auriculares con micrófono. Un poco más a la izquierda podremos apreciar un minúsculo agujero para el segundo micrófono que ayudará a minimizar el ruido ambiental en las conversaciones. Si bajamos, resiguiendo el contorno del teléfono hasta la base del mismo, nos encontraremos con el agujero para el conector Micro-USB, a su derecha un pequeño agujero para el micrófono principal del teléfono y a ambos lados y relativamente alejados del conector Micro-USB, dos agujeros más que son los que nos servirán para - con ayuda de la pieza de plástico que habíamos descrito al inicio - quitar la cubierta posterior del teléfono. Sus medidas y peso no destacan especialmente quedándose en 121.3×63.3×10.3 milímetros y 139 gramos, algo que entra dentro de lo normal para un terminal con una pantalla de 4 pulgadas. Sharp se encarga de la pantalla La pantalla del Meizu MX 4-core, como acabamos de decir, es de 4 pulgadas, con una resolución de 960×640 píxeles, la misma que trae el iPhone - siendo el segundo media pulgada más pequeño -, y por lo tanto dando una densidad de 292 píxeles por pulgada. Una pantalla fabricada por Sharp usando su tecnología ASV (Advanced Super View). La tecnología ASV de Sharp permite obtener mayores ángulos de visión sin sacrificar el contraste en la imagen, dando la sensación - como en su día pasó con la Pantalla Retina - de que las imágenes que se nos muestran están impresas. En comparación con las pantallas de sus competidores chinos como el Xiaomi M1, esta es la mejor con diferencia en cuanto a brillo, resolución y calidad de los colores. Para proteger la pantalla, los de Zhuhai no se la han querido jugar y han contratado los servicios de Corning, así que, como la mayoría de terminales de alta gama, este también trae Gorilla Glass, lamentablemente tanto el botón de Inicio como la parte trasera no vienen protegidos contra ralladuras, por lo que sigue sin ser recomendable meter el teléfono en el mismo bolsillo que las llaves de casa o que las monedas del cambio de la compra. Hardware a la altura del Galaxy S3 Después de pelearnos un rato con la pieza de plástico y la carcasa trasera podremos acceder al interior del teléfono, no sin antes haber comprendido que el teléfono no está diseñado para ser abierto, a menos que queramos cambiarle la MicroSIM, que se aloja - con una bandeja metálica - en la parte superior izquierda. No hay ranura para microSD y, desgraciadamente - aunque parezca lo contrario -, la batería no puede/no debe ser reemplazada por los usuarios. Si dejamos de lado estos inconvenientes y nos centramos exclusivamente en el hardware que trae el nuevo Meizu veremos que sobre el papel el teléfono poco le tiene que envidiar al Samsung Galaxy S3, puesto que son - internamente - prácticamente iguales: procesador Exynoss Quad-core a 1.4 GHz, GPU Mali-400MP, 1GB de RAM, 32 o 64GB de ROM, cámara trasera de 8 megapíxeles con sensor retro-iluminado y cámara frontal VGA. A continuación podéis apreciar el rendimiento ofrecido con un juego exigente como Shadow Gun y otro no tan exigente pero tremendamente popular como puede es Angry Birds: Como es de esperar en cualquier teléfono de gama alta, tenemos el apartado de conectividad listo para viajar alrededor del mundo con soporte para redes GSM/GPRS/EDGE/WCDMA/HSPA+, conectarnos a redes WIFI/WAPI(802.11 b/g/n) y transferir datos de un teléfono a otro o conectar unos auriculares o altavoces a través del Bluetooth 2.1 + EDR. Así mismo, el puerto Micro-USB puede actuar de USB Host y es compatible con MHL y S/PDIF. Además, como no podía faltar en un teléfono como este, a parte de los sensores de proximidad y luminosidad, tenemos giroscopio, acelerómetro y, para que nunca nos perdamos brújula digital y GPS/GPS-Asistido. Aunque no nos vamos a explayar con el apartado de benchmarks, los números ofrecidos son realmente buenos y están a la altura de los componentes que integran este fantástico terminal: AnTuTu, test de rendimiento general. El resultado obtenido: 11.910, por encima incluso del Galaxy SIII que se queda a 40 puntos de distancia si nos fijamos en los tests realizados por GSMArena. Vellamo, rendimiento del navegador web, cuanto más alto es el número, mejor. El resultado obtenido: 1.482, posicionándose en cuarta posición detrás del Lava XOLO X900 de Intel. Quadrant, rendimiento gráfico de Qualcomm en OpenGL-ES 1.1. El resultado obtenido: 5.271, superando al HTC One X y al Asus Transformer Prime. NenaMark2, rendimiento gráfico en OpenGL-ES 2.0. El resultado obtenido: 50.7fps, por delante del Transformer Prime de ASUS (47fps) y justo por detrás del Galaxy SII de T-Mobile (con 53.1fps). Neocore, rendimiento de CPU, I/O y GPU. Resultado obtenido: 58.9fps, quedando un poco por detrás del Galaxy SIII (con 60fps). Con tan solo 1.700mAh y viendo que los competidores empiezan a montar baterías más y más grandes (la del Xiaomi es de 1.930mAh, la del HTC One X es de 1.800mAh, la del Galaxy S3 de 2.100mAh), la del MX 4-core se nos antoja un poco corta si usamos el modo "Alto" de CPU, aunque usando el modo "Medio" o "Bajo" - entraremos en detalle más adelante, cuando hablemos de FlyMe OS 1.0, la personalización de Android ICS de Meizu - puede llegar a estirarse varias horas más, eso sí, sacrificando notablemente la velocidad del procesador. Si os interesa el dispositivo o el análisis que estamos realizando, os invitamos a esperar a una segunda parte donde hablaremos de su batería de forma más exhaustiva, de su cámara y de la personalización FlyMe OS, basada en Ice Cream Sandwich. Meizu MX 4-core, análisis Meizu MX 4-core, cuatro núcleos y buen gusto desde China Meizu MX 4-core: FlyMe, batería, cámara y conclusiones El teléfono ha sido cedido para la prueba por parte de Meizu. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas. Más información | Meizu (Haz click en una imagen para ampliarla)

Publicidad

Inicio