Compartir
Publicidad
La lenta muerte del número de información telefónica
Móvil y sociedad

La lenta muerte del número de información telefónica

Publicidad
Publicidad

¿Quién no se acuerda de aquella época en la que no veíamos más que anuncios de los números de información telefónica? Esos números que empiezan por 118 tuvieron su punto álgido en aquel momento en el que se les asignó esa numeración y entraron más empresas a competir en un mercado muy rentable, sobre todo por el precio de las llamadas.

Y ahora otra pregunta, ¿cuándo fue la última vez que llamasteis a un número de estos para pedir información sobre una empresa o un teléfono de contacto? La respuesta será similar a la de la última vez que usasteis una cabina, años. A pesar de ello, estos números siguen existiendo, pero como vamos a ver continuación con cifras, el negocio ha caído en picado. Internet y las mismas empresas los han matado.

Del 1003 al 118. Un poco de historia

Los números que hoy empiezan por 118 no son otra cosa que los hijos del mítico 1003. Ese fue el teléfono de información sobre abonados único, atendido por Telefónica, hasta que en 2002 se decidió liberalizar ese mercado. Entonces la extinta CMT les asignó la mencionada numeración, en uso también en otros países europeos, para que cualquiera que llamase a ese tipo de números supiese que no estaba llamando a un número cualquiera, sino a uno en el que nos podían proporcionar el número de otras personas o empresas.

A pesar de la apertura a cualquier empresa de este negocio, dentro del Servicio Universal el regulador estableció que Telefónica tendría que seguir prestando el servicio del 1003 en un nuevo número, el 11818, con condiciones especiales: las llamadas a él serían gratuitas desde cabinas telefónicas, asequibles desde fijos o móviles y solo se podría dar información (teléfonos) de abonados. Al eliminarse del Servicio Universal la obligación de la existencia de un número gratuito, éste dejó de funcionar el 1 de enero de 2012 y actualmente el 11818 no está asignado (no podrá asignarse hasta 2017).

Coste medio de las llamadas a 118AB Coste medio y extremos de las llamadas a los 118

Para la prestación de los servicios por este tipo de números, el regulador creó una base de datos central. A ella tendrían que enviar los datos de los suscriptores (siempre que den su autorización) todos los operadores de telefonía fija, y de ella se podrían aprovechar todas las empresas con un 118, aunque también se les autorizaba a proporcionar otro tipo de servicios (información adicional de empresas por ejemplo).

En 2008 la regulación que rige estos números fue modificada, para mayor protección de los usuarios ante la picaresca de algunas empresas. Por un lado se prohibió que estos números derivasen a sus clientes con números de tarificación adicional (803, 806, 807 y 905) y por otro se establecía la obligación de informar del coste de la llamada en caso de que se fuese a conectar con otro número (que podría seguir siendo el de la llamada al 118).

Números de atención al cliente falsos Captura tomada de Security By Default

A pesar de ello, son numerosos los casos en los que empresas tras estos números los han usado con fines no demasiado lícitos. Uno de los timos más habituales fue el de los mensajes enviados a usuarios haciéndose pasar por su operador, indicando que llamen a ese número para consultar un mensaje urgente. Estos números también se han hecho pasar por números de atención al cliente de compañías, incluso pagando las empresas por anunciarse en los resultados de búsqueda de Google.

Su declive en cifras

Y estos números, que tan famosos fueron en su momento (¿quién no se acuerda del anuncio de los "pelochos"?), a día de hoy siguen existiendo, pero para nada tienen el éxito que tuvieron en su día. Los españoles llegamos a tener a nuestra disposición hasta más de 50 números 118 en los que solicitar números de teléfono u otro tipo de información, y en su día eran muy usados.

Desde 2008 las llamadas a números 118 han descendido un 90%

Las estadísticas más antiguas que ofrece la CNMC, del primer trimestre de 2008, nos dejan ver que entonces se realizaron 17,73 millones de llamadas a estos números, que les reportaron a sus dueños casi 26 millones de euros en ingresos. Pero salvo trimestres muy concretos, desde entonces hasta hoy ambas cifras no han hecho más que bajar. En el último trimestre de 2015 las llamadas se quedaron en 1,7 millones y los ingresos se redujeron a 5,23 millones de euros.

¿Quién ha matado a los 118?

Visto el anterior gráfico se puede dar por prácticamente muerto este tipo de servicio, es hora de buscar al "asesino". La respuesta fácil es la del crecimiento de las conexiones móviles a Internet. Seguramente, la mayoría de las llamadas a estos números se producía durante vacaciones (los repuntes se daban en los terceros trimestres del año, principal periodo vacacional) pero la popularización de los smartphones nos ha permitido prescindir de las llamadas, buscando la información mediante Internet.

Pero además del factor Internet en el móvil, hay otro claro culpable del declive de este negocio: las empresas que hay (o ha habido) tras él. Ya hemos hablado de los timos de varios de estos números, lo que hizo que todas las empresas con un 118 se ganasen la mala fama. Y el coste de las llamadas (cuatro euros de media para dos minutos llamando desde un móvil) acabó definitivamente con el negocio.

De hecho, lo más curioso es que a medida que ha pasado el tiempo el ingreso medio por llamada ha ido creciendo. Puede haber dos razones para ello: o las empresas han subido los precios de las llamadas (tienen total libertad para establecer los precios) o han logrado que las llamadas sean más largas que antes de alguna manera, timos mediante por ejemplo. La respuesta la encontramos a continuación:

Como podéis ver en el anterior gráfico, el ingreso medio por llamada ha pasado de 1,5 euros a más de tres, pero ese fuerte incremento no se ha debido a una mayor duración de las llamadas, que sí han crecido pero no en la misma proporción. Por lo tanto, queda claro que ese aumento de los ingresos es debido a que las empresas han subido sus precios para intentar compensar la bajada de tráfico.

Internet pero también las propias empresas tras estos números han matado el negocio de los 118

Así que con los datos en la mano, y visto que los números siguen yendo a la baja, el negocio de los 118 parece haber llegado a su fin. Lejos queda la época en la que recurríamos a estos números (o a las Páginas Blancas y/o Amarillas) para buscar un número, y entre Internet y las malas prácticas y abusos de las empresas tras estos números el negocio está tocando a su fin.

En Xataka Móvil | La cabina de teléfono no morirá nunca

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio